viernes, 17 de noviembre de 2017

1219.- ANDRES B. FERNANDEZ



Portal cucuta.tunorteturistico.com


Nació en Cúcuta, el 13 de febrero de 1872. Gerente insigne de la Compañía Eléctrica del Norte, elemento de gran importancia en el comercio y la política del departamento, y uno de los hijos de mayor dinamismo y consagración para el progreso de la Perla del Norte, en las primeras décadas del Siglo XX.

El Decreto 15 del 7 de septiembre de 1910, lo designó junto a Miguel Reyes, Francisco Hernández y Ramón Ordóñez, miembro de la Junta de Catastro del Municipio. Su misión consistía en la elaboración de las listas del censo de fincas urbanas y rurales con sus avalúos.

El 18 de noviembre de 1915, participó en la fundación de la Cámara de Comercio de Cúcuta. Integró junto a Agustín Berti, Alberto Camilo Suárez, Arístides Osorio, José Antonio Marciales, Manuel Guillermo Cabrera, Arturo Cogollo, Luis Francisco Soto, Octaviano Bautista y los extranjeros Federico Haltermann, Tito Abbo y Miguel Vélez, la primera junta directiva.

Fue en varias ocasiones concejal, diputado y secretario de Hacienda Departamental. Durante la Guerra de los Mil Días intervino con actividades en la organización del ejército liberal en la ciudad, ocupando puestos de confianza e importancia en los comandos revolucionarios. Fue proveedor General del Ejército Liberal del Norte.

Fue un elemento de desvelado interés en la mayoría de los acontecimientos que generaban progreso en la ciudad.

El embellecimiento del parque Cristóbal Colón (La Victoria), tuvo en Andrés B. Fernández al más firme gestor. A mediados de 1923, inició los trabajos y los que terminó en 1924, invirtiendo $ 2.850.

Como político fue un irreductible convencido de las ideas liberales. Fue presidente del Directorio liberal de Norte de Santander, en una etapa en que su nombre era respetado y acatado por las abiertas alas de la división liberal.

Ocupó por muchos años la gerencia de la Compañía Eléctrica del Norte, empresa de vitalidad progresista que supo ensanchar hasta formarla como una de las más respetables del departamento. El 16 de julio de 1927, la Compañía, bajo su gerencia, inició los trabajos en el Alto de los Compadres, con el fin de montar una nueva planta hidroeléctrica de 1.000 kilovatios, aprovechando la corriente hídrica del río Peralonso.

El 16 de abril de 1932, el gobernador Luis Augusto Cuervo, por medio del Decreto 134, lo integró la Junta Patriótica de la Paz, cuya misión era trabajar por la paz.

Admirado y respetado por los cucuteños, falleció en su Cúcuta del alma, el 27 de septiembre de 1946. Su hijo Andrés Augusto Fernández fue elegido, el 19 de octubre del mismo año, gerente de la Compañía Eléctrica en su remplazo.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

jueves, 16 de noviembre de 2017

1218.- POR ESTAS CALLES HAY UNA CUCUTA SOLIDARIA



Juan Pablo Cohen

Una joven venezolana da a sus hijos un vaso de avena, en la Plaza Fundadores.

En la frontera, dos pueblos hermanos unen esfuerzos para darle una mano a quienes salieron de Venezuela por la grave crisis en el 2017.

La tertulia a su alrededor, en el parque Los Fundadores, no interrumpió su andar por el mundo onírico. ¿Qué puede soñar esta niña de tres años? Eliángela estaba en un coche, mientras su madre Rosángela Magdanel cargaba sobre sí algo más que los 21 años de vida que tiene: su otro hijo Emanuel Isaac, de un año aproximadamente.

Junto a su esposo Edinsson Guillén, dejó todo en Valencia, una de las principales ciudades venezolanas, a unos 690 kilómetros, para tratar de encontrar en Cúcuta un futuro diferente al que les ofrecía su país, en medio de la crisis económica, social y política. Pero, ¿qué hacer sin papeles? ‘La Perla del Norte’ fue el lugar más accesible ante la falta de pasaporte.

 “(Allá) no hay medicinas y mi hija tiene un soplo en el corazón. (Aquí) Mi esposo vende chocolatinas y dulces para pagar el cuartico en el que estamos, cerca de la terminal –de transporte-. No tenemos colchonetas, estamos tratando de salir adelante. Es complicado, pero hemos encontrado gente buena”, indicó la delgada mujer, antes de sentarse al pie de un árbol a amamantar a su pequeño, aprovechando la escasa luz de una bombilla.

Esta venezolana, que estaba rodeada por otros coterráneos, esperaba pacientemente el tan anhelado ‘pan de cada día’, ese que aquí recibe desde hace semanas, cada jueves y martes, luego de las 7:00 de la noche, gracias al apoyo de venezolanos residentes y colombianos que con un plato de comida intentan mitigar tanta necesidad.

A este parque,  los connacionales arriban con sus manos llenas de dulces, galletas, artesanías, trabajos manuales, termos de café, cajas de cigarros y hasta instrumentos musicales o elementos para hacer malabares; objetos que cuidan con esmero pues en ellos se encuentra la esencia de su rebusque diario. Así se ganan algunos pesos en las calles de Cúcuta para subsistir, y es por eso que agradecen la calidez y solidaridad que han recibido en este terruño.

Y aunque son fáciles de identificar por su acento al hablar, no falta el colombiano también necesitado, que se suma a las filas para recibir un sustento alimenticio, quizás el único del día. Aquí ya no importa la nacionalidad, lo indispensable es traer hambre y paciencia.

Luego de la repartición de unos tickets, entre 150 y 180 en cada jornada, y la entonación de las notas del ‘Gloria al bravo pueblo’, los asistentes a esta gran cena avanzan lentamente. Incluso, a algunos que parecieran estar ‘fuera de este mundo’ por alguna sustancia psicoactiva, tampoco los dejan con la mano estirada.

“Una que otra persona -colombiana- aprovecha, pero son muy pocas. Sin embargo, lo que queremos hacer es ayudarnos como hermanos que somos”, señaló Eduard Parra, de la comunidad Venezolanos en Cúcuta.

“Ninguno de los que estamos aquí somos mendigos”, dijo con fuerte voz Eduardo Espinel, coordinador de ese movimiento de migrantes, y quien ataviado con la bandera venezolana y una gorra, ambas con las ocho estrellas, informó a los presentes que iniciarán un nuevo censo, pues el fin principal es capacitarlos para que tengan herramientas laborales. 

Este joven también salió de la patria de Simón Bolívar en busca de un mejor futuro y la capital de Norte de Santander se lo está brindando. Él hace parte de la comunidad Venezolanos en Cúcuta, integrada por unos 15 profesionales que llevan en cada plato de comida “un mensaje de fe y esperanza” para personas como William José Pino, quien desde hace un mes se vino de Barquisimeto y ahora vende por las calles de Cúcuta manillas o pulseras amarradas a un tubo, pero no olvida su patria pues en un extremo del mismo siempre está presente el tricolor venezolano. 

A sus 42 años mantiene un espíritu de lucha, que contrasta con la mirada triste, imposible de ocultar aunque lo intente. Después de disfrutar la avena y el pan repartidos, se le vio con una bolsa plástica recogiendo la basura, un comportamiento que habla bien del comensal.

¿Pánico? No, es solo un carro con comida

Empresas, organizaciones y ciudadanos del común les dan una mano a los venezolanos que llegan a Cúcuta.

Y un tropel se escuchó…muchos corrieron, como cuando hay un tiroteo, un robo o cualquier situación de emergencia. Al llegar al lugar, una larga cola se formó en pocos segundos desde un taxi cargado de comida.

Eran miembros del Club Fénix de Cúcuta, un grupo de moteros que se han unido a muchos otros altruistas para brindar su solidaridad. “Por favor, organicémonos, vuelvan todos a donde estaban…es verdad que necesitan comida, pero no se desesperen”, les dijo Espinel, quien conversó con Fénix para unir todos los alimentos y hacer una sola entrega.

Escenas como esa, de gente desesperada por un sándwich y un jugo, se han evidenciado en el emblemático parque Santander, convertido en dormitorio de venezolanos. “Los colombianos también han ayudado con ropa y calzado”, agregó un lánguido muchacho de unos 20 años, muy animado después de haber comido.

Algunos de estos migrantes reconocen que la vida en esta metrópolis es difícil. 

“Si no hay empleo para la gente de Cúcuta, mucho menos para nosotros que venimos de tan lejos”, palabras que salieron de la boca de un joven de poca carne, cara ‘chupada’ y que no articulaba claramente los sonidos del castellano con su lengua, fácil de recordar por los tatuajes de varias estrellas negras en su brazo derecho y quien tiene como uno de sus nuevos amigos a la estatua del ‘Hombre de las Leyes’, la cual comparte con las reinas del lugar: las palomas.

Y entre los buenos venezolanos que huyeron de su país, hay otros no tan buenos por su mal comportamiento, así lo lamentó uno de ellos, Jhon Neomar Díaz, que lleva meses en Cúcuta con su esposa y su hijo, y quien instó a sus paisanos a ser ciudadanos de bien. 

“Nosotros mismos tenemos que dar ejemplo. A los papeles búscale una papelera…Coño, si vas a hacer tu cola –por un plato de comida- hazla normal y no insultes a otros, porque con groserías no vamos a salir adelante. Hay que buscar que la gente te aprecie”, dijo este muchacho que ha ayudado a repartir las ayudas y a recoger la basura que queda regada.

Así están las calles de Cúcuta por estos días; pulula la solidaridad en medio de las difíciles condiciones económicas de la frontera. Aquí, a  diferencia de la canción del venezolano Yordano, que dice “por estas calles la compasión ya no aparece…”, tema de la popular telenovela ‘Por estas calles’ trasmitida por RCTV, y que relató la difícil situación venezolana al inicio de los 90, los venezolanos han encontrado una tierra que, a pesar de su propia tragedia, les abre sus puertas con lo que poco que aún le queda para dar...



Nota 1.- Sin embargo la administración local inició una campaña pedagógica con el comercio y fundaciones de la ciudad para regular la entrega de alimentos preparados en los parques y terminal de transportes y evitar así problemas de salud pública.


La Iglesia Católica, a través del Banco de la Diócesis, será la encargada de la preparación y entrega de las comidas para los venezolanos en las diferentes parroquias, centro de migración y casa de paso en el corregimiento La Parada.


Nota 2.- Situación  migratoria del venezolano  (cucuta7dias.com)

Venezuela ya no es solo esa porción de tierra entre Colombia, Brasil, Guyana y el Caribe. Venezuela es España. Venezuela es, también, Estados Unidos o México. Si los países son sus habitantes y de Venezuela ya se han ido tantos, ¿dónde está Venezuela? El portal de noticias del diario español El País reseñó la historia de distintos venezolanos que desde el inicio del chavismo en 1999 han sido forzados a emigrar.

“En todo el mundo. Los venezolanos se han expandido tanto que están construyendo una nueva geografía. Una geografía que no se ve en el mapa tradicional”, reflexiona el sociólogo Tomás Páez, coordinador de La voz de la diáspora venezolana (Catarata, 2015).

El País reporta que el primer informe global sobre este fenómeno migratorio, elaborado por el Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana con cifras de los institutos de estadística de los países de acogida, concluye que más de dos millones de ciudadanos han dejado Venezuela en los últimos 18 años, desde la llegada del chavismo al poder.

La mayoría se ha marchado a Estados Unidos (entre 400.000 y 450.000) y España (300.000). El éxodo empezó en el gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) y se ha acelerado, en distintas oleadas migratorias, al calor de la crisis. “El ritmo de crecimiento de la emigración es tan rápido que es casi imposible mantener los datos actualizados”, matiza Páez. “Pero la gente lo puede percibir en el metro o en la calle: no hay lugar donde no escuches el acento venezolano”.

La diáspora se ve empujada, principalmente, por los altísimos niveles de inseguridad —28.479 muertes violentas en 2016, según el Observatorio Venezolano de Violencia— y el cada vez más grave deterioro económico —con una inflación del 720%, según la proyección del FMI para 2017—. Lo confirma el estudio, pero también lo dice cualquier venezolano al que se le pregunte.

Páez resume las razones del exilio: “En el cuestionario que hicimos en más de 40 países preguntamos por qué se iban; decían, por ejemplo, que la única nevera que estaba llena en Venezuela era la de la morgue o que preferían despedir a sus hijos en el aeropuerto y no en el cementerio”.

Los países a los que los venezolanos emigran más son Estados Unidos, España, Colombia y México.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.