PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 24 de marzo de 2016

909.- LA PESA, LUGAR DE SABORES EXQUISITOS



Kelly Amaya / Silena Rabelo


‘El Matadero’, localizado en la avenida al aeropuerto Camilo Daza, frente a la Plaza de Ferias ‘Mariano Ospina Pérez, fue cerrado el 3 de octubre del 2000, por insalubre, por no contar con las condiciones necesarias de higiene y por no cumplir con los requisitos exigidos por el Ministerio de Salud Pública para el sacrificio de ganado.

El lugar no tenía la organización adecuada, ni disponía de los servicios que se requieren para ser calificado de primera categoría.

Era antihigiénico e impedía la adecuada manipulación de la carne de las reses sacrificadas. Factores determinantes para que el Departamento Administrativo de Seguridad Social tomara las medidas necesarias y aplicara la Ley de Cumplimiento (Ley 9 de 1979) para sellarlo.

Este hecho, sin embargo, no fue óbice para acabar con el icónico cenadero. El comedero nocturno, conservado, tan casero, tan propio de los cucuteños, lleva cerca de 57 años y se ha mantenido de generación en generación.

Se creía que con la mala imagen que ‘El Matadero’ había generado, ‘La Pesa’ perdería clientela.

Se llegó a pensar que tampoco cumplía con las normas de higiene y que las carnes utilizadas en los exquisitos caldos y bandejas eran las que estaban expuestas a la contaminación ambiental en ‘El Matadero’, pero no pasó así.

‘La Pesa’ se ha caracterizado por ser un lugar dedicado  a permitirles a cucuteños y visitantes que se enamoren de la gastronomía popular de la región. Pues qué mejor que conquistar al estómago.

Euterio Méndez, propietario de este suplidor de sabores, lleva 20 años al mando del cenadero, sitio que se ha convertido en tradición y muestra cultural de la ciudad.

“La especialidad de la casa son los caldos. Tenemos de pichón, de venas, el vigoroso, de costillita, de huevos, de pollo y de pescado, para que las familias vengan a degustarlos”.

Los comensales nocturnos, aquellos que les gusta cenar tarde, prefieren ‘La Pesa’ a la hora de elegir un restaurante para calmar el hambre.

“Aquí es rico, los precios son módicos y atienden bien. Acostumbro a venir a tomarme mi caldo de venas, porque tiene una sazón similar a la de mi recordada madre, que en paz descanse”, comentó Alberto Jaimes, cliente satisfecho por los servicios.

Desde las 3:00 de la tarde se puede ir y darle prioridad al paladar con los estupendos platos, que hasta contienen propiedades curativas, como el de pichón.

Los bebedores que visitan el lugar de madrugada, demuestran en su rostro que los caldos les saben a gloria. Nada mejor para pasar el efecto del trago.

Otros restaurantes populares aledaños son ‘Taiwán’ y ‘Aquí me quedo’, que han crecido con el cierre de la frontera, porque el cucuteño reconoce el sentido de pertenencia y rescata la gastronomía autóctona.

Es sitio turístico para viajeros, taxistas, choferes de larga distancia, personajes de la sociedad, vecinos y familias que acostumbran a cenar fuera de casa.

Euterio, entusiasta y orgulloso, aseguró que además de los excelentes precios, los sabores son incomparables.

Así lo describe Margarita Hernández, feliz de tener en la ciudad un lugar de gastronomía representativo. “Un día pasaba por aquí, vi a mucho pueblo alzar las cucharas de un plato que desde la distancia a la que me encontraba lograba apreciar el vapor que salía. Llevaban los alimentos a la boca y enseguida se me abrió el apetito. Me acerqué a preguntar qué vendían, sin fijarme en el nombre del sitio”.

Si se busca un buen vividero, el valle de Guasimales es el mejor, si busca un lugar de sabores exquisitos, ‘La Pesa’ los tiene todos.

Lo típico, lo autóctono está en Cúcuta, ciudad fronteriza, acogedora y de tradiciones.

Comentario del recopilador.-

Kelly y Silena me hicieron recordar cuando visitábamos La Pesa por ahí entre los años 1963 y 1966, en grupo de amigos casi todos estudiantes y cuando alguno de ellos tenía disponibilidad de carro, porque el programa era terminar la faena en esos comederos después de las fiestas y parrandas. La hora de llegada en grupo, era entre las 11 de la noche y antes del amanecer, y casi siempre estaba muy concurrido.      

Inicialmente no existían restaurantes formales sino que en frente de lo que era el matadero, había un buen espacio todo de tierra donde hoy pasa el canal vehicular hacia Cúcuta, que también servía de estacionamiento para los carros, lugar en que se asentaban 2 o 3 señoras y colocaban sus ollas sobre piedras, con leña y carbón preparaban los caldos, de venas, de costilla y el pichón, y a un lado el asadero de carne y las menudencias, cuyos componentes se obtenían directamente en el matadero, de las reses recién sacrificadas.

A propósito del sacrificio, una de las novedades del sitio era tener la suerte de llegar cuando en el matadero se efectuaba el sacrificio del ganado, porque se tenía la posibilidad de ver desde cierto lugar dicho proceso.    

Una vez servidos los platos de peltre con lo preferido, cada uno buscaba el lugar para degustar la criolla y exquisita comida, ya fuera encima del capó del carro, sentado en una piedra o en algún taburete cedido por las doñas. Recuerdo mucho a Matilde, creo se llamaba, que nos trataba con mucho cariño y por eso siempre la preferíamos, era nuestra amiga.

Unos 2 o 3 años después ya construyeron un salón con unos cenaderos internos para cada una de las señoras, con su fogón, mesón  y bancas, todo construido de cemento recubierto con cerámica blanca (azulejos). Posteriormente creció el sitio y se desarrollaron los cenaderos hasta llegar a la forma típica que existen actualmente. 

Los recuerdos brotan cuando son estimulados por escritos de otras personas.



    

Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario