PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 15 de mayo de 2015

759.- UN HUESPED ILUSTRE EN CUCUTA...



Leonardo Molina Lemus


En las diversas oportunidades que la capital de Norte de Santander tuvo la honra de contar como huésped de honor al Libertador, produjo hechos o tomó determinaciones de  gran trascendencia, que ha recogido la historia.

Infortunadamente, la hecatombe de 1875 nos privó del privilegio de contar con las mansiones que le sirvieron de albergue, y hoy apenas se menciona la antigua y también desaparecida “Plazuela del Cují” o “Plazuela de Cortés”, que fue el lugar escogido para instalar el campamento de su tropa en Febrero de 1813.

Esta plazuela –dicho sea de paso-, quedaba en la parte occidental de la actual manzana comprendida entre las calles 14 y 15 con avenidas 4 y 5.

En el plano elaborado por el ingeniero José Miguel Crespo, en 1863, por cuenta del municipio, puede apreciarse claramente el histórico sitio, el que venía a lindar con los extramuros de la parte sur.

En su primera visita Bolívar residió en Cúcuta un poco más de dos meses, pues llegó el 28 de Febrero de 1813 y partió el 14 de Mayo de 1813, tiempo durante el cual reorganizó su ejército aprovechando el armamento que abandonó en su huida el brigadier Ramón Correa y reforzándolo con las tropas y la brillante oficialidad que el Congreso de Tunja puso a su disposición, oficialidad entre la que se encontraban gloriosas figuras de la juventud que hoy brillan en las páginas de la epopeya, como Girardot, Ricaurte, D’Elhuyar y tantos otros.

Cuatro días antes de abandonar la ciudad, el 10 de Mayo, juró obediencia y fidelidad al Congreso de Nueva Granada ante el ayuntamiento del municipio.

Durante esa memorable temporada en tierra cucuteña, el futuro Libertador recibió también el título de Ciudadano de la Nueva Granada y de Comandante en Jefe de las fuerzas unidas de la Costa y Pamplona, por parte del Congreso de Tunja, que presidía Camilo Torres.

En Cúcuta halló todas las facilidades posibles en hombres, en armas, en vituallas y en respaldo cívico y político para dar principio a su acariciado sueño de dar libertar a Venezuela.

En la capital de Norte de Santander, gestó su genio la odisea que en la historia se conoce como Campaña Admirable., la cual concluyó en Caracas victoriosamente el 6 de Agosto de 1813.

Fue también en aquella heroica época en que se conocieron Bolívar y Santander, aquél de 30 años y éste de 21.

Santander militaba en esos días bajo las órdenes del coronel cartagenero Manuel del Castillo; este oficial se oponía a que Bolívar se llevase para Venezuela la totalidad de la tropa, dejando peligrosamente desguarnecidos los valles de Cúcuta.

Por esta circunstancia, entre Castillo y Bolívar se suscitó un delicado enfrentamiento que llevó al Libertador a acusarlo repetidas veces frente al Congreso.

En carta del 12 de Abril, comenta al final:

…”Por último, diré con dolor, que cuando la fortuna parecía abrirme las puertas de la gloria en Venezuela, he venido a Cúcuta a recibir ultrajes y vejámenes por parte de un individuo (Castillo) que por ningún aspecto puede ni debe juzgar mi conducta y sindicar mis operaciones…”

Santander- como era apenas natural- secundó a su inmediato superior Castillo, y esto lo llevó a
una agria desavenencia con Bolívar.


El general irlandés O’Leary dice en sus memorias que ante la negativa de Santander a marchar, Bolívar le increpó públicamente en el patio del cuartel:

“O me fusila usted a mí, o lo más probable es que yo lo fusile a usted”.

Los puntos de vista de los granadinos fueron finalmente aceptados por el inmortal caraqueño, y Castillo y Santander recibieron el encargo de la custodia de estos valles y del territorio del Táchira.

Días después, en la Batalla de Angostura de la Grita, Castillo otorgaba por su temerario arrojo las presillas de teniente coronel a Santander.

Fue asimismo en Cúcuta donde dictó el Libertador su primera disposición sobre pena de muerte.

La proclama del siguiente día de la toma de la ciudad el 28 de febrero contiene dos cláusulas perentorias:

1. Todos los habitantes que anden prófugos o errantes se presentarán en esta Villa dentro de tres días, sin otro objeto que el de protegerlos y ampararlos; pero si en dicho plazo no lo hicieren, serán tratados como enemigos.

2. Todos los ciudadanos que hayan tomado las armas con las tropas españolas, se presentarán con las armas que hayan usado o tengan en su poder, en la inteligencia que por este hecho serán perdonados de este crimen y no se les molestará de modo alguno por él; pero si así no lo hicieren, serán pasado por las armas.

Por medio de esta misma proclama convocó a todos los “magistrados civiles, párrocos y padres de familia de todo el distrito capitular de Cúcuta, a prestar juramento de fidelidad al gobierno”, lo cual fue promulgado por bando.

En las diversas oportunidades en que posteriormente pisó el suelo cucuteño, produjo medidas castrenses o administrativas que resultaría prolijo enumerar…


Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario