PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 5 de abril de 2017

1103.- FRATERNIDAD CON EL FERROCARRIL DEL TACHIRA

Gerardo Raynaud

Estación La Fría del Ferrocarril del Tachira, sirvió para poner a la región en los bordes del comercio internacional a través del lago de Maracaibo, y fecundar el primer proceso de integración con Colombia, por la vía Boca de Grita-Puerto Santander.

Cuando los lazos de amistad entre los dos países bolivarianos eran sinceros, por los años treinta del siglo XX, no había actividad comercial o social que no se compartiera en beneficio de ambas naciones.

Desde comienzos de la conquista, uno de los caminos expeditos hacia el interior del continente fue la ruta del Lago de Maracaibo, incluso desde antes de las incursiones por el río Grande de la Magdalena.

Por esta razón, se estableció que la recién establecida población de  San José de Guasimal sirviera de cruce de caminos entre la Nueva Granada y la Capitanía General de Venezuela, pues su posición geográfica establecía un punto equidistante entre sus capitales y su cercanía a las aguas del Lago, le permitía facilidades de trasporte tanto a las personas como a las mercancías que entraban y salían del continente.

Con el paso del tiempo y el advenimiento del progreso, los empresarios de ambos lados de la frontera fueron diseñando fórmulas que les permitiera un uso más racional de esta ventaja y por ello, tanto en el Táchira como en Cúcuta, se promovió la creación del más moderno medio de trasporte de la época, el ferrocarril.

En 1888 se dio al servicio el Ferrocarril de Cúcuta en el trayecto de nuestro interés, Cúcuta-Puerto Villamizar y desde allí, por vía fluvial hasta el puerto de Encontrados en el estado Zulia venezolano, para continuar por las aguas del lago hasta la población de Maracaibo.

Entre tanto, del lado venezolano, se trabajaba en el mismo sentido, buscando la forma de construir una línea férrea que conectara el puerto del sur del lago con el estado Táchira. En ambos casos se contrataron ingenieros franceses para el diseño y la construcción de ambos ferrocarriles y fue en 1895 cuando se inició la operación del Ferrocarril del Táchira, desde Encontrados hasta la población de La Fría en el Táchira.

Ambas regiones se beneficiaron con estas obras porque las exportaciones tuvieron una ruta que facilitaba su salida de manera pronta y económica, especialmente por el café, el mayor renglón de exportación de esa región venezolana, antes del descubrimiento del petróleo. 

Los viajes  entre Cúcuta y Maracaibo, sede de la mayoría de las grandes empresas de comercio, constituían una aventura en dos etapas; la primera en las chalupas y bergantines que navegaban, primero por el lago y luego por el río Catatumbo hasta Puerto Villamizar y finalmente, en tren hasta la estación Cúcuta, viaje que tenía una duración de unos tres días cuando no se presentaban inconvenientes ni problemas en el trayecto. 

En 1926, con motivo de la celebración de un aniversario más del natalicio del Libertador, se formalizó el empalme de las dos líneas férreas en Puerto Santander, de manera que los 160 kilómetros que separaban a Cúcuta del puerto de Encontrados ahora se haría en sólo ocho horas.

Como la mayor duración del viaje continuaba siendo el trayecto entre Maracaibo y el puerto de Encontrados, la compañía del Gran Ferrocarril del Táchira buscó la manera de hacer más agradable esta travesía, así que después de algunas propuestas presentadas a su Junta Directiva, se optó por contratar la construcción de un moderno barco a vapor que reemplazara las anticuadas embarcaciones a vela para que transportara, con todas sus comodidades y modernos dispositivos y que hiciera más rápido y placentero el itinerario para todos los pasajeros que se dirigían, tanto a  San Cristóbal como a Cúcuta.

El viernes 8 de abril de 1937 fue el viaje inaugural del lujoso y moderno vapor Los Andes, construido en su casi totalidad entre Maracaibo y el puerto de Encontrados. Esta embarcación, de propiedad de la compañía del Gran Ferrocarril del Táchira, fue una propuesta planteada por su gerente, el ingeniero francés Benoit Roncajolo, quien buscaba mayor eficacia y seguridad en el trasporte de pasajeros y mercaderías; objetivo que esperaba lograr toda vez que la velocidad de desplazamiento que tenía el barco era de diez millas náuticas por hora, que le restaba buena parte del tiempo a la navegación por el lago.

En la noche de ese mismo día fue recibido con todos los honores y en su puerto de destino, en el sur del lago, se prepararon los festejos propios de un estreno digno de una de las más rutilantes estrellas. A bordo se efectuó un solemne acto, en el que sonaron los himnos de Colombia y Venezuela, y se ofreció una copa de champaña y las correspondientes palabras y discursos en los que se dijeron frases de fraternidad internacional y felicitaciones muy efusivas para el gerente de la empresa. Las presentaciones inaugurales fueron hechas por el gerente Roncajolo y respondidas en agradecimiento por el gerente de la empresa del Ferrocarril de Cúcuta, Alfredo Azuero Arenas.

A los actos fueron invitadas las personalidades más destacadas del comercio de Cúcuta, sus mayores beneficiarios, junto con los miembros de la Junta Directiva del ferrocarril de la ciudad, quienes además de su gerente integraban la delegación Alberto Camilo Suárez, Jorge E. Soto, Efraín Ramírez, Revan Peralta, Alejandro Salvino, Rafael Luzardo y José Manuel Villalobos, en ese momento director del diario Comentarios; esta comisión fue recibida por el cónsul de Colombia en la capital del estado Zulia, don José Antonio Faillace, quien ofreció un banquete en honor.

Al día siguiente, por invitación de las directivas de la compañía tachirense, fueron convidados a conocer las diferentes ofertas de la empresa, en sus flamantes vagones; posteriormente terminaron con un paseo a bordo del vapor Los Andes por los alrededores del lago, aprovechando para conocer todas las características del barco y evaluar los beneficios de su utilización.

En reciprocidad, los cucuteños invitaron a los dirigentes y empresarios de Maracaibo, Encontrados y San Cristóbal, a la capital de Norte de Santander, para que vinieran a bordo del ferrocarril de Cúcuta. Llegaron todos los directivos de la compañía venezolana, entre quienes estaban, el gerente Roncajolo, Samuel Belloso, Rudolph Exner e hijo, Pedro Entrena, Tito Abbo, José Antonio Maldonado, Jesús Ocando y Fritz Muller entre otros muchos que aceptaron la invitación.

La Cámara de Comercio de Cúcuta y la compañía del Ferrocarril de Cúcuta atendieron y explicaron a los asistentes las particularidades de la región y los beneficios que traerían las distintas alianzas que por esos días se estaban tramitando. Al día siguiente y terminado el recorrido, regresaron a sus ciudades de origen, en los mismos términos en que habían venido.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario