PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 12 de mayo de 2017

1123.- EL PADRE JUAN, toda una vida de servicio

Patrocinio Ararat Díaz

El padre Juan y Patrocinio Ararat con su patrono San Juan Bosco.

Lo conocí en 1958. Llegó a nuestra ciudad para unos ejercicios religiosos. Después fue mi profesor en el Salesiano. Para ser razonables, desde 1963, somos amigos. Cincuenta y cuatro años. Toda una vida.

Usted seguramente lo ha visto caminando rápido y muy erguido bajo el inclemente sol de las mañanas por las calles del barrio Popular. Tiene pinta de galán, tiene estilo, es de buen genio y aun cuando cuenta con 87 años cumplidos, pocos podrían “cogerle el paso” por la energía que le coloca a su caminado.

Hace pocos días, le propuse que habláramos de su vida y aceptó. Con lujo de memoria, me contó muchas cosas “con pelos y señales”.

Me dijo que nació en Junín (Cundinamarca) y que ha vivido en Cúcuta unos 30 años, sumando tiempos de las décadas de los cincuentas, los sesentas, los noventas y los años del siglo XXI. Se considera de esta tierra y aspira a vivir lo que le resta de vida en nuestra ciudad, donde tiene muchos amigos que lo quieren.

Se llama Juan de Jesús Urrego Ladino, hijo de Hermenegildo y Virginia, campesinos cundiboyacenses que criaron a sus ocho hijos en medio de un ambiente religioso y finquero, con río incluido y cultivos de café, plátano, aguacate y frutas. Los Urrego Ladino, murieron todos y solo supervive él, que es más conocido como el Padre Juan.

Inició su carrera religiosa a los siete años cuando entró al Colegio María Auxiliadora de Gachetá. Luego pasó al Instituto San Juan Bosco de Bogotá, después hizo aspirantado y noviciado en Mosquera. Se ordenó como sacerdote salesiano en 1961, es decir que actualmente cuenta con 55 años de carrera sacerdotal. Cree que es un regalo maravilloso de Dios que le haya concedido esta dicha.

En la academia de algunos colegios salesianos del país, donde enseñó, siempre estuvo dedicado a las Ciencias Naturales y era profesor de Biología, Botánica y Zoología. Me dice que todo esto lo aprendió en Irlanda, Estados Unidos y la Universidad Javeriana. Yo doy fe de que era exigente y cumplidor de su trabajo. Por esos buenos resultados se granjeó la estimación de sus alumnos. En sus labores académico-administrativas fue Director de Estudios, Consejero y Prefecto de Disciplina.

También fue Párroco en muchas localidades de EEUU con gran éxito y en Cúcuta, estuvo mucho tiempo como Párroco en la Iglesia de María Auxiliadora. Aprendió perfectamente el inglés y gracias a él ha disfrutado de sus viajes por EE.UU., Europa y el Medio y Lejano Oriente.

Un selfie familiar:  Patricia Ararat, el padre Juan Urrego y Patrocinio Ararat.

Como por el Colegio pasaron varios sacerdotes inolvidables, “le tomé el pulso” sobre algunos. Aquí están sus conceptos:

Del padre Miguel Muller, dijo que fue quién más propagó la devoción por María Auxiliadora, por ello construyó siete templos en su honor. Impulsó el Técnico Salesiano y trajo a Cúcuta varios alemanes a enseñar.

Del padre Eduardo ‘El Negro’ Martínez, manifestó que era admirable y polifacético. Manejaba todas máquinas del Instituto Técnico. Pero su sangre “hervía” por la música. Formó mucha gente en las bandas de guerra y de música.

Del padre Eladio Agudelo anotó que era una figura salesiana muy especial para los alumnos y para la comunidad cucuteña. Era una persona que gozaba del aprecio general por su mística. Me dijo que él confesaba a los demás curas. Y anotaba una cosa de la cual me preció de haberla escuchado. Que en su participación de los lunes salesianos en un programa que se llamaba “las buenas tardes”, el padre Agudelo siempre hablaba del Cúcuta Deportivo e hilaba este tema con algún mensaje religioso.

Del Padre Pedro León Reyes, me dijo que era un verdadero prefecto de disciplina, por lo vertical y exigente. Muy buen catedrático y excelente administrador.

Pasamos a otro campo, entonces habló de su devoción por la Eucaristía y por María Auxiliadora. Me anotó que a él Ella nunca le había fallado y que la Virgen se esmera mucho por resolverle las solicitudes a la comunidad. Agrega que a Ella hay que buscarla con confianza y con toda seguridad, se la encuentra.

En seguida, yo lo saqué de lo parroquial y me lo llevé a lo general y el primer tema que salió fue el del Papa Francisco. Expresó que es una figura que le ha dado a la Iglesia una imagen diferente que él comparte mucho, pese a “que tengo muchos noviembres encima”. Está de acuerdo conmigo en que la Iglesia se había retrasado respecto a la evolución del mundo y de la tecnología y que con Francisco es preciso acortar distancias.

Anota que hace falta actualización a la Iglesia en muchos sentidos. Por eso, aun cuando se necesita mucha prudencia, se requiere más debate de los problemas, más compromiso y de pronto, más valentía y arrojo, para plantear con firmeza y fuerza los cambios que se necesitan en nuestra sociedad.

Le “toqué” el punto del desarrollo político y social de la ciudad y me manifestó que ve a Cúcuta como una ciudad de avanzada y que aprecia mucho los cambios en infraestructura y urbanismo. Piensa que hace falta mucho en lo que respecta al desarrollo social y cultural y con tristeza nota mucha pobreza y falta de instalaciones y programas de arte y cultura.

Después lo “metí en cintura” con el proceso de paz y dijo que esperaba algo más del Gobierno para que por fin se acabe la violencia y podamos vivir armónicamente. Coincidió otra vez conmigo en que “no cree” mucho en la guerrilla por sus constantes inconsistencias. Pero considera que debemos darles la oportunidad.

Como dicen los muchachos “fue muy bacano” hablar con el padre Juan, con mi amigo de muchos años. Con el hombre que a pesar de sus últimos quebrantos de salud, vive feliz sirviéndole a la gente y viviendo por y para la comunidad. Con una persona que está siempre dispuesta a aprender y que cree que lo que se hace en esta vida, tiene eco en la eternidad. Con un señor que como anota Pablo Picasso, “Cuando le dicen que es demasiado viejo para hacer una cosa, procura hacerlo bastante rápido” o haciendo eco de Gabriel García Márquez manifiesta “El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.




Recopilado por Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario