PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 11 de agosto de 2017

1170.- PRIMERA MISS NORTESANTANDEREANA



Gerardo Raynaud


El mundo estaba, apenas en reconstrucción, tras la cruenta guerra y Colombia comenzaba a recomponer sus actividades, sin olvidarse de sus costumbres tradicionales suspendidas a raíz del conflicto mundial.

Por esta razón, en Cartagena de Indias, se recuperaba aquel reinado nacional comenzado en 1934 y que fue suspendido por diversos eventos que habían impedido su continuidad pero que ahora, cuando la calma había retornado, nuevos vientos soplaban y era necesario retomar esas agradables acciones que distraían las preocupaciones del pasado y hacían olvidar las dificultades que se avecinaban.

En aquel año, 12 candidatas habían disputado el cetro y la corona que finalmente ganó la representante de Bolívar, Yolanda Emiliani Román, constituyéndose en la primera reina de belleza del país. Para el departamento, era la primera vez que se participaba en este episodio, que en el futuro será la mayor demostración de colombianidad y orgullo de su nacionalidad.

En 1947 había causado un extraordinario entusiasmo en los círculos sociales el torneo para elegir la señorita Norte de Santander, que ese año iría a competir, por primera vez, con las demás representantes a la corona de señorita Colombia. Serían 14 aspirantes de los departamentos de la nación.

Con este fin, se conformó un comité integrado por los presidentes de los clubes sociales de la ciudad, el alcalde y secretario de educación del departamento quien actuaba en nombre y representación del Gobernador y el presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas, quienes se encargarían de organizar la campaña, además, se definió que le escogencia se haría por votación el sábado 25 de octubre en los salones del Club Tennis y que la coronación sería el día 30 del mes, en un suntuoso baile de gala que se realizará en los elegantes salones del Club del Comercio.

Desde el mismo día del anuncio, comenzaron a barajarse los nombres de las más bellas mujeres de la ciudad y  de las principales poblaciones del departamento, toda vez que la convocatoria incluía localidades como Pamplona, Ocaña, Chinácota y Salazar.

En ese tiempo, la selección y escogencia se formalizaba a través de los clubes sociales y eran sus asociados quienes las escogían. En realidad, las candidatas representaban las ciudades por intermedio de sus clubes sociales que eran las instituciones que agrupaban lo más selecto y representativo de sus pobladores.

En torno a cada postulante se conformaban “comités pro-candidatas” que llevaban su nombre y que eran los encargados de la logística que la llevaría a su elección. Recibidas las invitaciones, los clubes sociales de Cúcuta, Ocaña y Pamplona, se dispusieron a organizarse para enviar sus más hermosas mujeres al magno evento.

En Cúcuta lo hicieron, Olga Marciales, Leonor Gómez, Elvira Escalante, Nena Marciales, Ligia Ramírez Soto, Blanca Victoria Hernández Duplat, Cristina Soto, Ana Luisa Colmenares, Cecilia Vargas y Lucila Lara. Por Ocaña, fueron seleccionadas, Ligia Martínez, Elvira Perdomo, Mary Roca, Ofelia Gómez y Fanny Zurek Mesa; por Pamplona, Marina Villamizar, Elena Valencia y Leonor Canal.

Los clubes de Chinácota y Salazar de las Palmas no enviaron candidatas, pues aseguran que la invitación fue tardía y no alcanzaron a prepararse adecuadamente para un certamen de esa magnitud.

A medida que pasaban los días, candidatas salían e ingresaban a la baraja, por diversas razones, pues aunque los requisitos no eran tan exigentes como los actuales, motivos de índole personal, social o cultural eran manifestados por las aspirantes para retirarse de la contienda. También eran evidentes las inclinaciones o preferencias de algunos “jurados” por algunas participantes, lo que generaba malestar entre las propias concursantes y sus seguidores.

El trabajo de las comitivas era arduo y se enfocaban básicamente, a buscar el apoyo popular mediante las actividades propias que realizan las reinas de belleza, como las visitas a los asilos, con entrega de presentes, verbenas populares en las plazas o bailes en los clubes, todas actividades que también tenían como objetivo recaudar recursos que servirían para sufragar los gastos requeridos para una decorosa participación.

Avanzaban los días y se presenciaban los actos destinados a elegir la representante de la belleza, la distinción, la cultura y la hidalguía del departamento y naturalmente, no era una tarea fácil, especialmente cuando se trata de llegar a un acuerdo y de poder cristalizar deseos de conjunto en torno a una sola dama, que sea el símbolo de la raza rebelde y altiva, apasionada y noble del nortesantandereano.

Por momentos, la situación se ponía más tensa, pues los “comités” que actuaban en defensa de sus candidatas a veces  asumían posiciones que reñían con la decencia y la cultura. Y es que respaldar con criterio unánime a una sola candidata que reúna física, espiritual, social e intelectualmente, cualidades y virtudes que representen a los habitantes de una región, es un quehacer de cuidado, máxime si se quiere alcanzar el éxito.

Llegado el día de la elección y cuando todo parecía consumado, ninguna candidata se presentó, pues horas antes del baile habían enviado su renuncia, causando un inusitado revuelo entre la ciudadanía que esperaba la elección de una figura de indiscutible belleza, de exquisita distinción y cultura que representara la raza regional.

Ahora la queja era por la ausencia del departamento en la fiesta de la belleza nacional y la culpa se endilgaba a nuestra falta absoluta de entusiasmo como consecuencia del medio ambiente que nos absorbe y que por esa misma razón “siempre nos lamentamos que estemos casi desconocidos hasta de nuestros hermanos del resto del país.”

Sin embargo, el clamor ciudadano fue escuchado, debido a la tesonera campaña emprendida por la prensa hablada y escrita para que el departamento no quedara sin representación, de manera que reunido nuevamente el Comité Organizador, esta vez con la presencia adicional del personero municipal Manuel Guillermo Cabrera, se decidió oficiar a la señorita Carmen Meoz Canal, quien vivía entonces en la capital de la república y trabajaba en los laboratorios de su familia, nombrándola como representante de la belleza nortesantandereana, distinción que fue aceptada sin dilación.

Carmencita, según rezaban las informaciones locales era “verdadera honra y prez de su amada tierra cucuteña y cuya belleza, distinción y simpatía se une a la más refinada cultura.”

El mismo comité remitió al alcalde de Cartagena, la nota de participación de nuestra candidata y el alcalde de Cúcuta, giró a la Ciudad Heroica la suma necesaria para la construcción de la carroza en la que desfilaría la Reina de la Belleza del Norte de Santander.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario