PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 2 de noviembre de 2011

95.- CUCUTA: ESTRELLAS DE LOS 60 Y 70

Jorge Enrique Báez Vera

“Que bello es nacer en Cúcuta, vivir en Cúcuta, trabajar por Cúcuta y morir en Cúcuta”. Monseñor  Luís Pérez Hernández, primer  Obispo de la Diócesis de Cúcuta.

Hemos dicho, a lo largo de estos escritos, que los nutre la nostalgia y la lejanía, que todo en Cúcuta, es muy especial y con el pasar de los años, es cuando más apreciamos nuestra particularidad y nuestra forma muy sui-generis de vivir la vida y de sacar provecho a otra principal riqueza natural…nuestro gusto por el goce y la diversión.

Por ejemplo, a Cúcuta, a principios del 60, llegó primero la televisión, antes que a otras apartadas regiones de Colombia, pero llegó la señal venezolana, y no la colombiana que estaba reservada para el centro del país desde la época de Rojas Pinilla.

Gracias a que las puertas de las casas de barrio no se cerraban, como lo dijimos en pasada entrega, fue que tuvimos la oportunidad de conocer y ver televisión, sentados en la puerta de los Osorio, allá en la Cabrera, primero, y después de anfitrión de puerta, porque mi casa fue la segunda con televisión en el barrio, gracias a que en un diciembre, nos llego un tío, con un armatoste grandísimo, que había comprado de segunda en Caracas, y al que primero hubo que instalarle una antena en forma  de pescado, en la punta de una larga garrocha de tubo de agua, que entre más largo, mas señal permitía recibir, tubo que había que asegurar con cuatro alambres, tendidos y templados hasta el techo de teja, que se veía seriamente averiado, cada vez que la señal se dañaba, por las incursiones que para el arreglo había que hacer.

Los primeros programas de TV, que vimos, fueron los emitidos, por Radio Caracas TV y Venevisión…primeros fueron Renny Otolina, Henry Altuve, Amador Bendayán,  animadores venecos de los programas musicales  y variedades, en donde vimos la imagen de los músicos de la Billo’s y Los Melódicos; antes que  a Pacheco los conocimos a ellos. Al finalizar los 60´s  las estrellas  venecas eran Gilberto Correa…el Show del pueblo…el Topo Gigio, estelares  de Venevisión, que entro a hacerle competencia a RCTV.

La influenza de la TV y la radio venezolana, en la rumba cucuteña era innegable…las grandes orquestas de Cúcuta eran muy buenos émulos de las venecas, los temas de la Billo´s  y los Melódicos, eran tocados en muy buena forma por las orquesta locales de Manuel Alvarado, Víctor Manuel Suárez y Edmundo Arias, y los pequeños grupos  venezolanos como Orlando y su Combo de San Cristóbal, y los Blanco de Maracaibo, eran reproducidos por Henry y su Combo y  Orlando Contreras, que tocaban en al Auto-Lunch El Palacio, de la calle 9, avenida cuarta, frente a la heladería del mismo nombre de don Arturo Meza, donde nos deleitábamos con las bananas Split, hamburguesas, y ice cream soda, antes de las primeras costeñitas en el bailadero, ahí frente al Parque Nacional…el de la bola…donde entonces se parqueaban los taxis de la empresa MTC…el padre de mi gran amigo Marco Tulio Contreras.

Los conciertos de hoy, eran en esos deliciosos años, los bailes en los clubes, con La Billo´s, los Melódicos, Pastor López, Nelson Henríquez…que  alternaban con los grupos colombianos, como los Hispanos, Los Graduados, los Black Star. En el colegio no fuimos ajenos a esa moda, y para recolectar fondos para nuestro grado, nos atrevimos a organizar un baile con Los Blanco de Maracaibo, y Los Claves de Medellín, del mismo estilo de los Graduados, baile que para ahorrarnos el alquiler del club hicimos en el patio cubierto del Corsaje y que con las solas entradas pagamos las orquestas, dejándonos libres las ganancias del bar que nosotros mismos administramos.

Todo en Cúcuta, en materia de farándula era muy particular, pues las estrellas a admirar eran de dos lados….cuando llego el único canal colombiano conocimos a Pacheco…Animalandia….Gloria Valencia de Castaño…Cumpleaños Ramo….Julio E Sánchez  Venegas….Musicales JES,  que alternábamos con los programas venecos, dándonos el lujo de tener mejor televisión que Caracas y Bogotá.

Igual sufrieron nuestras mamás con los culebrones venecos, tipo el Derecho de Nacer protagonizada por José Bardina, el mismo de la tal Esmeralda,…Lupita Ferrer…Renzo el Gitano, que nosotros gozamos con la lucha libre de los domingos en la noche por Venevisión, en las que se “mataban a golpes” cada ocho días los técnicos y  buenos: Lin-su…El Santo…contra los malos y rudos…Dragón Chino…Hombre Lobo…

Gozamos la música moderna, con la Cuatro Monedas, cuarteto de morochos, estrellas del RCTV,  del cual recuerdo también a un tal Chucho Navarro, que eran buenos, pero no tanto como Los Speaker’s y Los Flipper’s, pioneros del rock colombiano, que en Cúcuta, imitaban los…The Monark´s

El José Gabriel, pero venezolano, de la época, era  Renny Otolina…y el Show de Renny, su programa musical de los domingos, muy bueno por cierto  y  de variedades todos los días, pero con las mismas tonterías de hoy día Jota Mario.

La programación de la  TV, colombiana entre semana, era lo mas de aburrida,  los sábados, si tenía programación atractiva, que empezaba a las 7.30 pm con los Picapiedra, seguidos a las  8.00 pm con El Santo, Simón Templar, (Roger Moore) detective ingles que como James Bond no perdía una…una vieja y terminaba esa noche  con Mister Solo.

Lo aburrido de la TV, colombiana y la constante  interrupción de la señal venezolana hizo que por muchos años no abandonáramos la radio….como se gozaba con la Escuelita de Doña Rita, Montecristo, Los Tolimenses… Víctor, Mario y Augusto los Chaparrines…Hebert Castro…el genio de las mil voces…se le dijo, se le advirtió….la Hora Phillips….programa musical que lanzo a la fama a nuestro Motilón de Oro…Jesús David Quintana…cuando gano la Orquídea de Plata… y  fue el Repórter Esso… (…que le corten eso…que le corten eso…) el que nos hizo fanáticos  de las noticias radiales.

La radio local, también fue muy especial, recordamos a el Pájaro Madrugador: José Rafael Mogollón…allá estaremos dijo Mogollón…..Radio Guaimaral…la chica para grandes cosas….Trompoloco….Carlos Ramírez Paris…la Voz del Norte…el  Mocho Barreto…Roque Mora….Radio Internacional…Luís Eduardo Mantilla Sanmiguel…Gilberto Maldonado y su Antorcha Deportiva, a las Doce, antes de Suspenso…Principio y fin de la noticia…La Voz de La Gran Colombia…Radio Frontera de San Antonio.

Cúcuta fue,  es y seguirá siendo  muy especial…por esas cosas tan baladíes pero tan agradables como su comida,  tan especiales como su gente…tan particular como sus árboles, tan única, como su avenida cero…tan noble, leal y valerosa como ella misma.



Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario