jueves, 26 de mayo de 2016

939.- ARTISTA HACE MAGIA EN LA CALLE



Jean Javier García Moncaleano



Ni los pitos de los carros ni el ruido de los vendedores ambulantes, ni siquiera las brigadas de recuperación del espacio público de la Policía sobre la avenida quinta, han impedido que Johan Manuel Contreras, 27 años, pierda la concentración al dibujar los rostros de la gente.

Todos los días, este artista anónimo se sienta diagonal al parque Santander en una diminuta silla plegable, reclina una docena de dibujos de su autoría sobre una sucia pared, como garantía de su trabajo, e impresiona con el realismo de sus obras.

Son cerca de 5 mil retratos de niños, adultos y viejos hechos en carboncillo, en apenas 8 años; para algunos, es una carrera vertiginosa, que solo se aprende tan velozmente con la práctica en la calles; para otros, simplemente es el resultado de un talento innato.

Algunos no dudan en llamarlo mago.
  
Cuando apenas era un niño y estudiaba en el colegio, Jhoan Manuel se caracterizaba por ser un joven introvertido, que siempre estaba con un papel y un lápiz pintando dibujos animados, recuerdan su excompañeros de colegio en Los Patios, de donde es oriundo.

Esa característica, aunque  hoy día no lo tienen vistiendo de lino en las mejores exposiciones de arte, le han dado el reconocimiento popular: en las calles le dicen el Da Vinci cucuteño.

Cuando no se le ve en la avenida quinta con calle 11, está en su aposento en Los Patios, donde vive con su pareja y dos hijas.

Vive en una pequeña habitación, en la primera  de una hilera de puertas de una vieja pensión, donde la propietaria tiene un restaurante no muy bien cuidado, pero donde le permiten vivir por 160 mil pesos mensuales...

(“Estas obras pueden lograrse si concentramos 7 cualidades: disciplina, conocimiento, práctica, humildad, paciencia, aplicación y determinación”, dice Johan Manuel Contreras, dibujante callejero de la ciudad.)

Aprendió a dibujar por pura voluntad

Un día, cuando caminaba por la avenida 5 con calle 9, frente a la droguería Coromoto, quedó hipnotizado cuando vio por primera vez un dibujo realista, que realizaba Freddy Sanguino, un artista callejero bogotano que luego fue su mentor.

“Fue una cadena de coincidencias, porque ese día yo caminaba y cuando vi esas obras, quedé impactado”, dijo Contreras. “Le pedí al maestro que me enseñara y desde ese día empecé a aprender con él en la calle; lo primero que hice fue  ojos, narices y bocas”.

Aunque tuvo un maestro, el joven artista se considera un autodidacta, pues fue a través de libros de técnicas de dibujo y de tutoriales en Youtube donde mejoró su técnica, la cual difícilmente puede encontrarse en la ciudad.

Inspirado en los tutoriales de los que él considera la generación renacentista del dibujo en el mundo, como el brasilero Charles Lavesso o la estadounidense Linda Huber, este patiense puede ser catalogado uno de los representantes callejeros de las mejores muestras de arte en su género.

Aunque nunca ha pisado una universidad o instituto de bellas artes en su vida, el artista tiene proyectado presentar un libro que consiste en enseñar a las personas a hacer un retrato realista desde los huesos del cráneo, pasando por los tipos de músculos y luego yendo a la piel y la anatomía exterior como ojos, nariz, boca, barba...



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario