PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 25 de noviembre de 2014

671.- EL GRITO DEL ¨IGUANA¨ POR EL CUCUTA DEPORTIVO



Areacucuta/elateneista.blogspot.com/


Curiosidad en algunas personas e indignación en otras, causó el ataúd que ingresaron los hinchas de la barra brava del Cúcuta Deportivo al estadio General Santander, durante el juego que empataron con Envigado.

Aseguran los hinchas “motilones” que el cuerpo del “Iguana”, como era conocido el joven, asesinado mientras jugaba fútbol en su barrio, ingresó al estadio sin ningún problema.

"Nosotros llegamos al estadio y ni la logística o la policía nos dijeron nada, y pudimos entrar el ataúd...la idea era entrarlo a la planta baja, y que estuviera un rato con nosotros", comentó uno de los líderes de esa barra.

Al parecer, el último deseo de este hincha era asistir al estadio para “ver” por última vez al equipo que seguía domingo a domingo.

"Él era un 'pelao' que se la pasaba en el estadio porque es hincha del Cúcuta y quisimos que se fuera viendo al Cúcuta. Además nos dio suerte porque apenas entró, empató el Cúcuta", aseguró el hincha.

El último adiós del Cristopher Alexander Sanguino conocido como 'Iguana', fue con el consentimiento de la familia quienes autorizaron a sus compañeros de barra para que los acompañara en la tribuna.

"La familia de él estaba con nosotros en el estadio y ellos dejaron que lo hiciéramos, además nadie nos dijo nada", finalizó.

Las autoridades están investigando quiénes permitieron el ingreso del cuerpo sin vida al estadio.

Un punto de vista  -elateneista.blogspot.com-

El viernes 25/03/2011 en la noche en una destartalada cancha de microfútbol, tres sicarios abalearon a Cristopher Alexander un muchacho de 16 años de la ciudadela de la Libertad, que tenía como única pasión el Cúcuta deportivo.

Su muerte sería como cualquier otra, un joven más que cae bajo las balas asesinas del estado y su círculo paraco, si no fuera porque la barra a la que él pertenecía, decidiera tomar venganza a su atroz muerte.

Lo tuvieron en cámara ardiente todo el sábado, cubrieron su cuerpo maltrecho con la bandera roja y negra, y esperaron el domingo para dar el gran golpe.

La primera idea que se les ocurrió, fue pasear el ataúd por el patio de banderas afuera del estadio y de pronto esperar que alguno de los ídolos motilones, se acercara para darle el último adiós al hincha fiel.

Pero enardecidos por el aguardiente, tuvieron la valentía de ir más allá, y en masa entraron al General Santander con todo y muerto, subiéndolo a la tribuna donde cada domingo alentaba a su equipo.

En la cancha los motilones perdían un gol por cero, en otro de los partidos horribles que ofrecía desde hace un año el gris onceno de Juan Carlos Díez.

Los espectadores aletargados por la amargura del domingo, sintieron que estaban presenciando una alucinación colectiva, al ver que la barra del Indio llevaba sobre sus hombros un ataúd.

Los compañeros de la Iguana, como era conocido Cristopher por su estrafalario corte de pelo, gritaban y lloraban a la vez, el juego era lo de menos, ellos ya habían ganado su partido.

El sol inclemente ayudaba a descomponer el cuerpo y ya el olor empezaba a hacerse insoportable, cuando decidieron sacarlo, justo en ese momento el equipo de la frontera reaccionó y pudo empatarle al Envigado, uno de los amigos de la Iguana abrió el cajón para darle un abrazo de gol al muerto.

Al otro día noticieros de todo el mundo informaban del insólito suceso. Era la primera vez en la historia que un muerto entraba sin permiso a un estadio.

La sociedad civil volvió a sentar su voz de protesta contra estos vándalos que han alejado con su violencia a la gente del estadio, la opinión pública dejó en claro los valores sobre los que se cobija, decían en la esquina de todos los barrios, que a esos hijueputas lo que hay que hacer es agarrarlos a bala, porque en el país del sagrado corazón, la pobreza como casi todos los problemas, se tienen que arreglar a punta de plomo.

Una de las barras bravas menos problemáticas del país es la barra del Indio, yo he estado en esa tribuna fumando marihuana con los muchachos y he podido constatar que son pura pasión roja y negra. Tengo un amigo que viajó a Barranquilla con ellos y pudo constatar que en medio de todo son niños, otros niños más víctimas de esta iniquidad de una sociedad absurda y sectaria que discrimina a los pobres y a los negros.

Pero el domingo en medio de un partido horrible como el que sostuvieron Cúcuta contra Envigado esos pobres, esos desarrapados, los despreciados de la sociedad, probaron la miel de la venganza.

No tuvieron que matar a nadie, ni tuvieron que atracar a ningún ricachón, simplemente se engavillaron y en la entrada del General Santander entraron en tropel con el cuerpo de su amigo para que pudiera gritar el último gol antes de descansar para siempre en el horrendo cementerio de San Luis.

Este acto heroico de la barra sirvió para que el mundo conociera la aniquilación sistemática que le están implantando a estos niños cuyo único delito es alentar fervorosamente a su equipo. Ni la barra del Indio ni ninguna otra barra que entra al General son bandas delincuenciales, no tienen la malicia, ni la organización delictiva de Disturbio Rojo (Barra del América), Angel Azul (Millos) o los del Sur (Nacional).

En Cúcuta solo hay dos razones por las cuales la gente no ha vuelto al estadio, una es la preocupante situación económica de la ciudad, y la otra es el pobre desempeño del equipo, acá las barras por mas canticos argentinoides que canten siguen siendo pacíficas, ingenuas.

Sin embargo los que viven en el valle, los que no tienen que padecer la incomodidad de ser un excluido respiraron aliviados porque los paracos habían extirpado otra mala semilla y el domingo se escandalizaron al ver como esos bandidos profanaban el estadio haciendo entrar a un muerto.

Para mí en cambio fue un acto de amor hacia la amistad, hacia el futbol, poesía pura de esa misma que se dejó de ver en el campo de juego.

Para todos sus amigos la Iguana resucitará los domingos cada vez que el Cúcuta Deportivo convierta un gol. Ese rugido atronador será el grito de Cristopher.

Algo sorprendente

Según el coronel Alvaro Pico  comandante de la Policía Nacional de Cúcuta, reconoció que esta fue sorprendida con la entrada al estadio General Santander del cadáver de un menor de edad en un ataúd por los seguidores de la barra del Indio burlando todos los controles.

Fue una situación verdaderamente insólita y sorprendente, que llevó a reunir a la policía para analizar cómo deben controlar este tipo de actividades, que no se tenía prevista.

El oficial dijo que los militantes de esa barra brava tenía prohibido su ingreso en el estadio, por hechos violentos que ya habían provocado.

Al estadio de Cúcuta, solo entran mayores de edad, sin ningún tipo de trompetas, o palos y mucho menos armas.

Se analizó que de una manera concertada algunos hinchas de esta barra que estaban dentro, tenían todo planeado con los que llegaron con el féretro en el momento en el que se abrieron las puertas del estadio para la salida de la gente. Porque esto pasó en los últimos minutos del partido.

Hubo, "sin lugar a dudas", un descuido por parte de los agentes destacados para la seguridad en el estadio.

Los lograron sorprender. Nunca se imaginaron que algo así iba a pasar. Por eso analizaron el tema y tomaron medidas. Lo que sí concluyeron es que con este tipo de hechos, cada día aprende más la policía.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario