PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 15 de diciembre de 2014

680.- ALGUNOS CALIFICATIVOS DE CUCUTA



Fernando Vega Pérez


San José de Cúcuta, a través del tiempo, ha recibido distintos calificativos que han mostrado los rumbos que ha tomado.

Se la llamó inicialmente “Cruce de caminos”, cuando ya fundadas Pamplona, Mérida, Salazar de las Palmas, Ocaña, San Cristóbal y Maracaibo, coincidían en el uso de las rutas para unirse entre sí: de Maracaibo a Santa Fe, de Caracas a Bogotá pasando por Mérida; de Pamplona a Ocaña en busca de una salida al mar; de Bogotá, Tunja, San Cristóbal y Mérida para buscar una salida rápida al mundo por el Lago de Maracaibo. Este cruce de caminos fue la iniciación de un comercio estable para nuestra ciudad.

Fue llamada “Muy Noble, Leal y Valerosa Villa” por el rey Carlos V, al elevarla a la categoría de municipio en 1792, reconociendo con ello su auge en el comercio, su valor de frontera entre el mundo de España de la Colonia y el mundo libre de los Motilones, quienes no se resignaban a perder sus dominios y ser subyugados.

Fue llamada “Cuna de la Gran Colombia”, cuando en 1821 fuera escogida por el libertador para conformar el sueño grancolombiano y redactar y aprobar la primera Constitución.

Fue llamada “Ciudad Cosmopolita” por don Manuel Ancízar, en 1850, en su Peregrinación de Alpha, al comprobar que sus puertas fueron abiertas para quienes quisieron asentar sus reales en ella, haciéndola la ciudad más pujante del oriente.

Don Luis Febres Cordero la llamó “Ciudad Vencedora”, luego del atroz terremoto de 1875, cuando logró vencer a la misma naturaleza y surgió con mayores bríos y mayor belleza, trabajando en grandes proyectos como el primer ferrocarril de Colombia, el cual permitió suscribir los primeros acuerdos comerciales para la apertura económica.

Fue llamada “Ciudad Industrial”, porque fue la primera en montar una fábrica de vinos, en aquel sitio, los Llanos de Carrillo, donde años atrás el Gral. Santander fuera vencido por Bartolomé Lizón. Además, se instalaron los primeros telares por don Pedro Felipe Lara, que posteriormente fueron vendidos a los antioqueños. La industria tabacalera dio sus primeros pasos, se inició el cultivo del café, se sembró a gran escala el cacao, que tanto complaciera a la reina de Inglaterra, que fuera conocido como el cacao de La Magdalena, por la vía utilizada para su exportación.

Fue llamada “Ciudad del Progreso” porque se dieron con anticipación a otras ciudades, la luz eléctrica y el teléfono inalámbrico; porque construyó grandes puentes, como el de San Rafael en 1850; porque en ella el general Virgilio Barco refinó por primera vez en Suramérica el petróleo, produciendo el kerosene y que fuera llamado La Luz América; porque fue pionera de la aviación colombiana y una de las primeras ciudades en establecer un verdadero sistema de correos.

Ha sido llamada el “Primer puerto comercial de Colombia”, porque al abrir la vía Río Zulia-Río Catatumbo para llegar al Lago de Maracaibo, dio la oportunidad para entrada y salida de mercancías. Así fue llamada porque desde la Colonia fue utilizada para surtir a Pamplona, Tunja y Bogotá, y por ella estas regiones exportaban sus productos como los sombreros de jipi japa, la quina, el cacao y el café.

Ha sido llamada “Ciudad Comercial” y “Primera Vitrina Colombiana” por su vecindad con Venezuela; si bien esta circunstancia la ha atrasado industrialmente, ha permitido que las grandes factorías colombianas muestren al exterior sus productos y comercien con otros países.

Ha sido la primera ciudad en preocuparse por el medio ambiente, sembrando árboles y prados; por ello el Inderena le concedió el nombre de “Ciudad Verde de Colombia”.

Es la “Ciudad de la integración y del amor” porque a ella acudió el príncipe Guaimaral, hijo del cacique Mara, dueño y señor del Lago de Coquivacoa, hoy Lago de Maracaibo, en solicitud de la ayuda y apoyo del cacique Cúcuta, cuando Ambrosio Alfinger invadió sus dominios y subyugó a su raza. En esos dominios conoció a la princesa Zulia, hija del cacique Cínera, de quien se enamora y se une en matrimonio y con quien combate el español hasta la muerte de Zulia en pleno combate en la ciudad de Pamplona.

Cúcuta es “Ciudad Histórica” porque guarda en ella recuerdos de grandes hitos históricos: La Batalla de Cúcuta, 1813: el sacrificio de Mercedes Ábrego; la muerte de Florentina Salas en el Llano de Carrillo. En nuestra ciudad recibió El Libertador el título de Ciudadano Granadino y fue ante el Concejo de la Ciudad donde juró lealtad a la nación; desde Cúcuta inicia Bolívar la Campaña Admirable; en Cúcuta conoce al General Santander, sin cuya cooperación habría sido imposible lograr la libertad de cinco naciones; en Cúcuta en el Templo de Villa del Rosario, se firma la primera Constitución; nuestra ciudad es sitiada durante la Guerra de los Mil Días y durante esta guerra se expiden en Cúcuta sellos de correos y se emiten billetes hoy de gran valor para los coleccionistas.

Fue llamada “Ciudad Bonita” por el abogado, poeta e historiador, Dr. José Luis Villamizar Melo, en la letra del pasodoble “Cúcuta Bonita”, por la armonía de sus calles, su precioso paisaje, la frondosidad de sus árboles que con su brisa abanican a propios y extraños a impulsos de las brisas del Pamplonita, haciéndonos la vida más agradable y placentera.

Es una “Ciudad Turística”, porque posee la infraestructura necesaria, por su situación geográfica, sus posibilidades comerciales, sus atractivos naturales, sus monumentos históricos, por ser una ciudad cosmopolita. Porque sus gentes son de trato sencillo, desprevenidas, amistosas y prontas a ofrecer desinteresadamente sus servicios, porque en cada esquina se encuentran esperanzas para el futuro, porque su presente lo cimenta en su pasado, porque está trabajando en procura de un mejor porvenir.

Parodiando palabras de nuestro primer obispo Monseñor Luis Pérez Hernández, oriundo de Cúcuta, podemos decir que es turística por el fruto de un esfuerzo continuado desde su creación, porque nació pequeña y creció en fortaleza y gloria, porque trabó los nudos de su historia bajo los azotes de sus luchas y al precio de sus triunfos, porque es un haz de corazones unidos por la vida, para vivir, porque ha sido el germen regado al soplo de un ideal con cada hijo que se desprende, porque sus gentes morirán para germinar, se volverán polvo para sembrar el amor en la tierra con la sepultura de sus mayores, sus padres y sus héroes, porque se alzará siempre airosa en sus leyes y en su civismo, porque abrirá la bandera a los cuatro vientos como símbolo del triunfo de una raza sin miedo ni vergüenza ante el resto del país y ante extraños.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

2 comentarios:

  1. Increíble, la grandeza y fama de pioneros. Muy buen artículo.

    ResponderEliminar
  2. También ha sido llamada "perla del norte", "ciudad de los almendros" y "primer puerto terestre y turístico de Colombia"

    ResponderEliminar