martes, 23 de diciembre de 2014

688.- CUCUTEÑOS TAMBIEN VIERON EL ALUNIZAJE



Jennifer Rincón Peña



En Cúcuta se invitó a ver el alunizaje en pantallas gigantes por la calle 13 del Centro.


La llegada del hombre a la luna el 20 de julio de 1969 paralizó al mundo, no solo por el avance científico y tecnológico que representaba, sino porque permitió a los hombres soñar con un lugar más allá de las estrellas a donde también se podía llegar.

Nadie se quería perder el viaje estadounidense que pasaría a la historia, y los cucuteños no fueron la excepción.

Los  nombres de Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, los tres astronautas a bordo del Apolo 11, estaban de boca en boca semanas antes de que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa) anunciara el lanzamiento de la nave al espacio.

Mientras que en Estados Unidos, Canadá, Rusia, o cualquier otra parte del mundo, las personas estaban sentadas en sus casas a la expectativa de la travesía lunar, en Cúcuta se acomodaban pantallas gigantes, que en ese entonces eran de 23 pulgadas a blanco y negro, en las esquinas más concurridas de la ciudad.

Tener televisión era un lujo de muy pocos, por lo que los dueños de los almacenes aprovecharon la misión espacial para aterrizar a sus clientes en la misión lunar. 

Avianca y el Club Tenis pusieron avisos en los periódicos locales invitando a los cucuteños a reunirse en torno al espectáculo trasmitido en la televisión.

La calle 13 con avenidas 4, 5 y 6 se convirtió ese domingo 20 de julio, en una especie de teatro a cielo abierto.

La película del día: la más grande hazaña del hombre hasta la fecha. El hombre pisaba por primera vez su satélite natural, la luna.

“Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, fueron las palabras de Armstrong, el capitán del Apolo 11,  que marcaron el histórico momento, y que aún siguen presentes en la memoria de los que siguieron, desde la distancia,  este hecho.

Esta fue una de las primeras grandes trasmisiones  televisivas que conectaron por 3 horas a cerca de 530 millones de televidentes alrededor del mundo.

La periodista Cristina Bayen calificó ese día como apoteósico. Escribió la columna ‘Alunizaje’, para el desaparecido Diario La Frontera, detallando el acontecimiento que fue traducido por Rodrigo Castaño para radio y televisión.

“La transmisión era en inglés pero los periodistas colombianos traducían el acontecimiento en paralelo. Ese fue un día único”, recordó Bayen.

El médico Pablo Emilio Ramírez recordó como la gente veía con curiosidad, asombro e incredulidad la llegada del hombre a la luna.

“El alunizaje marcó nuestra época. Todo el mundo hablaba en torno a esa hazaña”, dijo.

Por su parte, Pedro Jáuregui, otro cucuteño que recuerda esa fecha con claridad, lo vio desde la ventana de una vecina, en el barrio   El Contento, porque le parecía más divertido verlo con sus amigos que en su casa.

“Tenia 9 años y recuerdo que me trasnoché viendo el alunizaje. Nadie quería perderse esa hazaña, y yo pude vérmelo desde mi cuarto”,  recordó el profesor Miguel Palacios.

A Carmenza Osorio, que en ese entonces tenía 10 años, le impactó ver como el hombre flotaba sobre la superficie lunar. Tampoco olvida cuando Armstrong plantó la bandera norteamericana en la luna.

En 1969, nació una nueva y mágica profesión para los niños de la época: ser astronauta,  término desconocido meses atrás.

Durante dos horas, la humanidad siguió paso a paso el recorrido de la tripulación. Desde que Armstrong salió lentamente del módulo lunar Eagle, tomó las fotografías del lugar, recogió 22 kilos de piedras para traer a la tierra, puso placas en honor a los astronautas que murieron durante la misión, hasta que dejó un CD con mensajes de 73 países.

Hasta los propietarios de la Lotería de Cúcuta se unieron a la fiebre espacial. Consignó en el Banco del Comercio tres billetes de su sorteo en nombre de los tres astronautas norteamericanos. Los números 4318, 4646 y 8473, fueron los escogidos.

Por su parte, la Licorera de Norte de Santander aprovechó la hazaña lunar para promocionar sus productos. Un astronauta sujetando una caja con botellas de licor con la leyenda ‘Lleve sabor a donde vaya’, fue una de las piezas publicitarias.

Hoy, 45 años después del alunizaje, los cucuteños siguen evocando la magna hazaña.

Los que no tuvieron la oportunidad de presenciar en vivo y en directo el histórico paso, pueden revivir estos instantes gracias a la tecnología.

La Nasa emitirá en su canal divulgativo los fragmentos de la grabación televisada del descenso de Armstrong y Aldrin sobre la Luna, restaurado en alta definición, sin embargo, no podrá compararse con la emoción del instante, aseguran los que siguieron el hecho ese inolvidable 20 de julio.

La historia



El alunizaje le permitía a Estados Unidos,  contrarrestar la ventaja que la Unión Soviética le había sacado en la primera década de la carrera espacial.

Los éxitos de los soviéticos con el lanzamiento del primer satélite al espacio, el Sputnik (en 1957), y el primer vuelo tripulado por un hombre (Yuri Gagarín, en 1961) hicieron que  el expresidente John F. Kennedy fijara como objetivo nacional, el envío de un hombre a la Luna.

El 17 de julio de 1969 la nave Apolo-11 fue lanzada con destino a la luna con Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins. Parte de su misión era recoger muestras de la superficie lunar.

El 20 de julio de 1969 el hombre pisa la luna. La misión fue retransmitida en todo el mundo y en varios países de América y Europa declararon Día Cívico.

La Opinión también vivió la llegada a la luna

Esta foto de archivo proporcionada por la NASA muestra astronauta del Apolo 11 Neil Armstrong en la superficie lunar. Apolo 11 astronautas entrenados en la tierra para tomar fotografías individuales en sucesión con el fin de crear una serie de cuadros que podrían ser montadas en imágenes panorámicas. Este marco de panorama de Aldrin del sitio de alunizaje del Apolo 11 es la única buena imagen de comandante de la misión Neil Armstrong en la superficie lunar. Armstrong y su compañero astronauta Edwin. Desde la hazaña de Armstrong y Aldrin a 2014, sólo diez hombres han pisado la Luna.


Con nueve años de funcionamiento, el diario de los nortesantandereanos no estuvo ajeno a este magno evento que quedó plasmado en la memoria de una generación, al ser un hecho que revolucionó la manera de pensar de la humanidad.

Ese 20 de julio de 1969, Cicerón Flórez Moya, el periodista más antiguo de este medio y hoy asesor emérito, recuerda algunos detalles que acompañaron la publicación de la noticia más importante del momento.

“En ese entonces se escuchaban las informaciones internacionales por radio y de ahí surgían los escritos para el diario impreso, por eso seguimos minuto a minuto este hecho”, dijo Moya.

Una pantalla a blanco y negro acompañó la expectativa de más de un periodista que se encontraba pendiente del momento crucial, por un lado registrando cada detalle emitido y por el otro saciando su curiosidad ante un acontecimiento considerado por muchos años, imposible para un ser humano.

En las esquinas la gente esperaba ansiosa, “mientras que en el diario nosotros aguardábamos la primer fotografía de agencias para poder registrarlo”, concluyó.

Tres días esperaron los cucuteños, pero ese 20 de julio, se comprobó que la imaginación del hombre no tiene límites y que lo imposible es posible.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario