PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 23 de diciembre de 2014

688.- CUCUTEÑOS TAMBIEN VIERON EL ALUNIZAJE



Jennifer Rincón Peña



En Cúcuta se invitó a ver el alunizaje en pantallas gigantes por la calle 13 del Centro.


La llegada del hombre a la luna el 20 de julio de 1969 paralizó al mundo, no solo por el avance científico y tecnológico que representaba, sino porque permitió a los hombres soñar con un lugar más allá de las estrellas a donde también se podía llegar.

Nadie se quería perder el viaje estadounidense que pasaría a la historia, y los cucuteños no fueron la excepción.

Los  nombres de Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, los tres astronautas a bordo del Apolo 11, estaban de boca en boca semanas antes de que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa) anunciara el lanzamiento de la nave al espacio.

Mientras que en Estados Unidos, Canadá, Rusia, o cualquier otra parte del mundo, las personas estaban sentadas en sus casas a la expectativa de la travesía lunar, en Cúcuta se acomodaban pantallas gigantes, que en ese entonces eran de 23 pulgadas a blanco y negro, en las esquinas más concurridas de la ciudad.

Tener televisión era un lujo de muy pocos, por lo que los dueños de los almacenes aprovecharon la misión espacial para aterrizar a sus clientes en la misión lunar. 

Avianca y el Club Tenis pusieron avisos en los periódicos locales invitando a los cucuteños a reunirse en torno al espectáculo trasmitido en la televisión.

La calle 13 con avenidas 4, 5 y 6 se convirtió ese domingo 20 de julio, en una especie de teatro a cielo abierto.

La película del día: la más grande hazaña del hombre hasta la fecha. El hombre pisaba por primera vez su satélite natural, la luna.

“Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, fueron las palabras de Armstrong, el capitán del Apolo 11,  que marcaron el histórico momento, y que aún siguen presentes en la memoria de los que siguieron, desde la distancia,  este hecho.

Esta fue una de las primeras grandes trasmisiones  televisivas que conectaron por 3 horas a cerca de 530 millones de televidentes alrededor del mundo.

La periodista Cristina Bayen calificó ese día como apoteósico. Escribió la columna ‘Alunizaje’, para el desaparecido Diario La Frontera, detallando el acontecimiento que fue traducido por Rodrigo Castaño para radio y televisión.

“La transmisión era en inglés pero los periodistas colombianos traducían el acontecimiento en paralelo. Ese fue un día único”, recordó Bayen.

El médico Pablo Emilio Ramírez recordó como la gente veía con curiosidad, asombro e incredulidad la llegada del hombre a la luna.

“El alunizaje marcó nuestra época. Todo el mundo hablaba en torno a esa hazaña”, dijo.

Por su parte, Pedro Jáuregui, otro cucuteño que recuerda esa fecha con claridad, lo vio desde la ventana de una vecina, en el barrio   El Contento, porque le parecía más divertido verlo con sus amigos que en su casa.

“Tenia 9 años y recuerdo que me trasnoché viendo el alunizaje. Nadie quería perderse esa hazaña, y yo pude vérmelo desde mi cuarto”,  recordó el profesor Miguel Palacios.

A Carmenza Osorio, que en ese entonces tenía 10 años, le impactó ver como el hombre flotaba sobre la superficie lunar. Tampoco olvida cuando Armstrong plantó la bandera norteamericana en la luna.

En 1969, nació una nueva y mágica profesión para los niños de la época: ser astronauta,  término desconocido meses atrás.

Durante dos horas, la humanidad siguió paso a paso el recorrido de la tripulación. Desde que Armstrong salió lentamente del módulo lunar Eagle, tomó las fotografías del lugar, recogió 22 kilos de piedras para traer a la tierra, puso placas en honor a los astronautas que murieron durante la misión, hasta que dejó un CD con mensajes de 73 países.

Hasta los propietarios de la Lotería de Cúcuta se unieron a la fiebre espacial. Consignó en el Banco del Comercio tres billetes de su sorteo en nombre de los tres astronautas norteamericanos. Los números 4318, 4646 y 8473, fueron los escogidos.

Por su parte, la Licorera de Norte de Santander aprovechó la hazaña lunar para promocionar sus productos. Un astronauta sujetando una caja con botellas de licor con la leyenda ‘Lleve sabor a donde vaya’, fue una de las piezas publicitarias.

Hoy, 45 años después del alunizaje, los cucuteños siguen evocando la magna hazaña.

Los que no tuvieron la oportunidad de presenciar en vivo y en directo el histórico paso, pueden revivir estos instantes gracias a la tecnología.

La Nasa emitirá en su canal divulgativo los fragmentos de la grabación televisada del descenso de Armstrong y Aldrin sobre la Luna, restaurado en alta definición, sin embargo, no podrá compararse con la emoción del instante, aseguran los que siguieron el hecho ese inolvidable 20 de julio.

La historia



El alunizaje le permitía a Estados Unidos,  contrarrestar la ventaja que la Unión Soviética le había sacado en la primera década de la carrera espacial.

Los éxitos de los soviéticos con el lanzamiento del primer satélite al espacio, el Sputnik (en 1957), y el primer vuelo tripulado por un hombre (Yuri Gagarín, en 1961) hicieron que  el expresidente John F. Kennedy fijara como objetivo nacional, el envío de un hombre a la Luna.

El 17 de julio de 1969 la nave Apolo-11 fue lanzada con destino a la luna con Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins. Parte de su misión era recoger muestras de la superficie lunar.

El 20 de julio de 1969 el hombre pisa la luna. La misión fue retransmitida en todo el mundo y en varios países de América y Europa declararon Día Cívico.

La Opinión también vivió la llegada a la luna

Esta foto de archivo proporcionada por la NASA muestra astronauta del Apolo 11 Neil Armstrong en la superficie lunar. Apolo 11 astronautas entrenados en la tierra para tomar fotografías individuales en sucesión con el fin de crear una serie de cuadros que podrían ser montadas en imágenes panorámicas. Este marco de panorama de Aldrin del sitio de alunizaje del Apolo 11 es la única buena imagen de comandante de la misión Neil Armstrong en la superficie lunar. Armstrong y su compañero astronauta Edwin. Desde la hazaña de Armstrong y Aldrin a 2014, sólo diez hombres han pisado la Luna.


Con nueve años de funcionamiento, el diario de los nortesantandereanos no estuvo ajeno a este magno evento que quedó plasmado en la memoria de una generación, al ser un hecho que revolucionó la manera de pensar de la humanidad.

Ese 20 de julio de 1969, Cicerón Flórez Moya, el periodista más antiguo de este medio y hoy asesor emérito, recuerda algunos detalles que acompañaron la publicación de la noticia más importante del momento.

“En ese entonces se escuchaban las informaciones internacionales por radio y de ahí surgían los escritos para el diario impreso, por eso seguimos minuto a minuto este hecho”, dijo Moya.

Una pantalla a blanco y negro acompañó la expectativa de más de un periodista que se encontraba pendiente del momento crucial, por un lado registrando cada detalle emitido y por el otro saciando su curiosidad ante un acontecimiento considerado por muchos años, imposible para un ser humano.

En las esquinas la gente esperaba ansiosa, “mientras que en el diario nosotros aguardábamos la primer fotografía de agencias para poder registrarlo”, concluyó.

Tres días esperaron los cucuteños, pero ese 20 de julio, se comprobó que la imaginación del hombre no tiene límites y que lo imposible es posible.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario