PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 20 de febrero de 2015

717.- INOLVIDABLES MAESTROS LASALLISTAS



Sergio Entrena López

En esta fotografía tomada en 1966, en la ciudad de Bucaramanga, en la casa de retiros donde tradicionalmente el Colegio llevaba a sus futuros bachilleres antes de la graduación, muestra a los integrantes de la promoción de bachilleres de ese año del Colegio la Salle. De izquierda a derecha aparecen atrás: Oscar Chaustre, Manolo Gereda, Ciro Ramírez Dávila, Guillermo Rodríguez Verdugo, Manuel Moreno, Orlando Villamizar, Carlos Casanova, Álvaro Amaya, Alfredo Tarazona, Carlos Sánchez, Humberto Barrera, Iván Trillos, William Carrascal, Carlos Gereda, Pablo Granados, Sergio Entrena López y Joaquín Echeverría. Sentados al medio: Juan Alberto Gutiérrez, Pablo Muñoz, Jesús Peñaranda, Pedro Lindarte, Pedro Sanabria, el Capellán, Padre Carlos Holguín, el Hermano Camilo, Titular del curso; Manuel Medina, Manuel José Yáñez, Antonio Nieto, Eduardo Ojeda, Carlos Gustavo Entrena López. Sentados en el piso: Sergio Sanguino, Germán López, Germán Durán, Jairo Camacho, Guillermo Sanjuán, Constantino Marín, Jorge Velandia, Iván Uribe, Saniel Olivares, Alfonso Ortega, Ciro Orlando Forero y Francisco Durán


Hay  épocas que marcan y dejan huella en la vida de cada persona, trascendiendo a su familia.  Una de ellas es la del colegio, no solo por la formación integral que se recibe sino por los profesores, compañeros y amigos que allí se hacen, que los serán para siempre.

Pasarán los años y la época escolar nadie jamás olvida, pues quedó fundida en la mente y el corazón.

Sin desconocer la indiscutible idoneidad pedagógica de los miembros de la comunidad de los hermanos cristianos y de los valiosos docentes que en sesenta años de vigencia institucional han participado en la educación de cientos de jóvenes nortesantandereanos en el colegio La Salle de Cúcuta, en los hermanos Rodulfo Eloy y Antonio Camilo personificamos la invaluable gestión de tan eximios maestros.

El primero, como rector visionario en dos épocas durante ocho años (1962 - 1966 y 1969-1971), proyectando la institución (iniciada como Liceo del Santísimo Niño) con acertado liderazgo hacia la educación de jóvenes, muchos de ellos hijos de antiguos alumnos corsajistas domiciliados en sectores diferentes al centro y occidente de la ciudad, quienes disponían del  tradicional y ponderado colegio del Sagrado Corazón de Jesús fundado en abril de 1903 y que con el bicentenario Provincial de Pamplona y la escuela, fundada en 1954 contigua a La Salle, fundamentaron la actividad educativa de la comunidad religiosa en el departamento, de tan arraigada vinculación a nuestra sociedad.

De manera simultánea, el hno. Rodulfo realizó una valiosa actividad investigativa en literatura y gramática, difundida en importantes publicaciones pedagógicas y tiene su nombre ilustre un colegio público ubicado en el barrio Belisario de la ciudadela de Juan Atalaya.




















La foto del grupo de bachilleres del Colegio La Salle de 1967. En ella recordamos, sentados en primera fila de izquierda a derecha, a Miguel Martínez, Jesús Valbuena, Raúl Mora, Carlos Uribe, Álvaro Fuentes A., José Rafael Useche y Jorge Jaimes Jordán. En la segunda fila, Álvaro Rivera M., Jaime Mojica, César Cáceres, José Tarcisio Meneses, Edgar Lara, Sergio Marcucci, Pablo Tarazona M. y Luis Guillermo Cuéllar. En la tercera fila: Manuel Suárez, Sergio Waldo, el Hermano Antonio Camilo, titular del curso, Sixto Tulio Reyes, Juan Soto, Jorge Iván Moreno, Álvaro Ortega, José Eustorgio Colmenares, y Gustavo Sánchez. En la última fila atrás, Juan Francisco Obando, Eusebio Ortiz, Fernando Tapias, Hernando José Castillo CH., Hernando Cuéllar, el Padre Holguín, Capellán del colegio, José Leonardo Riveros L., Alvaro Arámbula P.  y Jorge E. Maldonado.  Faltó en la fotografía solamente Luis Corzo.


El segundo, es el prototipo del infatigable e inteligente educador que realiza su vocación de servicio a la juventud con ejemplar apostolado, responsabilidad y compromiso.

Determinante en la educación de todos los que egresamos del colegio en las décadas de los 60`s y 70`s fue el Hno. Antonio Camilo, como titular de 6º bachillerato (grado 11 hoy).   La vida escolar se divide en dos épocas: antes y después de ser su alumno.

Magnífico docente, justo y exigente como ninguno; de disciplina férrea, metódico, austero,  estricto y culto; de bajo perfil y hombre prudente de pocas palabras, nos enseñó valores con su ejemplo diario y a razonar para la vida en sus clases de química, biología, francés y filosofía.

No existe ningún discípulo lasallista del hermano Antonio Camilo que no lo recuerde con especial gratitud y afecto.  Dejó su impronta en nuestra juventud para toda la vida.
 
La comunidad lasallista está en mora de erigirles un busto a los hnos. Rodulfo Eloy y Antonio Camilo que inmortalicen sus vidas y honren su memoria. 

El solo anuncio  del merecido homenaje, sería motivo para reencontrarnos en el colegio los antiguos bachilleres y renovar nuestra hermandad. 

Gratitud obliga con tan inolvidables y valiosos maestros lasallistas.

Adenda: Recordamos con emoción y afecto a los compañeros que nos antecedieron en el viaje final: Omar Figueredo, Carlos McCormick, Guillermo Sanjuán, José Marciales y Carlos Casanova. Paz en sus tumbas.



Recopilado por: Gaston Bermudez V.

1 comentario: