PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 27 de julio de 2016

978.- CONSPIRACION LIBERAL DE 1953 EN CUCUTA



Gerardo Raynaud

Desde finales de 1951 cuando el presidente Laureano Gómez hubo de retirarse de la presidencia en razón de su precaria situación de salud, el ambiente político del país se hacía cada día más tenso y los dos partidos tradicionales trataban de mantener una armonía que no les resultaba fácil.

A pesar de su estado de salud, Laureano Gómez seguía siendo el “poder tras el trono” y Urdaneta acataba sus órdenes, bueno, la mayoría de ellas.

La cercanía entre el designado presidente Urdaneta y el líder de las fuerzas armadas era  considerada por Laureano como un gran riesgo para mantener el control del poder y esta coyuntura era aprovechada por la oposición para tratar de adueñarse de las riendas del poder.

En Cúcuta, pareciera que hubiera florecido el germen de esta revolución que se le atribuía al partido de oposición y durante buena parte de los primeros meses de ese año, se fueron presentando casos que pasaban a manos de las distintas autoridades, sin que a fin de cuentas se hubiera podido establecer la verdad de estas aseveraciones.

Hubo varias circunstancias no muy claras desde el principio en las que siempre estuvo involucrada la representación de la “Seguridad” seccional, que era la institución encargada de las investigaciones judiciales de la época y que estaba a cargo de Pedro Medina Jácome, su director.

Claro que por entonces, cualquiera aprovechaba el desorden reinante para crear un caos que garantizara beneficios políticos o económicos y lograr las renuncias o los derrocamientos que finalmente no se dieron, por lo menos en los ámbitos locales y regionales.

Y fue precisamente esta situación de coyuntura política, la que aprovechó un tinterillo liberal para librarse, por lo menos transitoriamente, de los “sumarios” que se le seguían en varios de los juzgados de la región.

Conociendo los pormenores de lo sucedido con Felipe Echavarría, urdió toda una tramoya con unos paquetes que diera a guardar a un amigo, quien receloso le dio por abrirlos y al ver que se trataba de armas y algunas municiones, le dijo que se las llevara, que él no se comprometía a esos encargos.

El tinterillo, temeroso que su amigo lo denunciara, se adelantó y lo denunció ante el Jefe de la Seguridad Nacional, agregándole algunos detalles adicionales para recrear una escena más creíble y a la vez, eludir responsabilidades, así como en ella involucraba, como ya dijimos, dirigentes que por su filiación al partido de oposición, serían considerados posibles cómplices y hasta autores del complot, que ahora tomaba tintes mediáticos importantes.

Esta demanda le tocó en turno al juez 20 de Instrucción Criminal al servicio de la Quinta Brigada, Gabriel Muñoz López, por cierto, homónimo del conocido locutor deportivo que nada tenía que ver en el asunto, quien para llevar una concienzuda investigación, comenzó por citar a indagatoria a varios reconocidos personajes de la ciudad, alborotando el cotarro y poniendo en serios aprietos la honorabilidad y el buen nombre de estas personas.

Mientras esto sucedía, ríos de tinta corría en los medios impresos de la ciudad. Cada día que pasaba traía su sorpresa.

El diario ‘El Trabajo’ era el más dedicado y sus reporteros estaban tras las pistas de los personajes involucrados y de los investigadores, para mantener al día su numerosa audiencia.

Conocedores de las circunstancias, los avezados periodistas comenzaron a desenredar la maraña fraguada por el tinterillo, que a propósito, era de apellido Salinas y cuando discutían sobre el tema, en pleno consejo de redacción, les entregaron una carta, en la que se ampliaban los detalles de la famosa conspiración.

La nota era remitida por un ciudadano,  Luis R. Parada y llevaba su firma e identificación. En ella reiteraba y confirmaba lo dicho por Salinas en su declaración, en la que mencionaba a un grupo de “tres o cuatro locos” que planeaban dinamitar la línea del ferrocarril y volar los puentes de Pamplonita y la Floresta. Que ese era el motivo de la aparición de los explosivos, según la versión de Salinas, pues los investigadores no hallaron vestigios de tales bombas.

En otro aparte, hacía mención que tales artefactos explosivos habían sido probados en el cerro Tasajero, según lo denunciaron obreros de la compañía petrolera Texas, que por esos días tenía un campamento en las faldas de esa montaña y agregaba que una pareja había dejado en una casa del barrio Carora una caja con cien tacos de dinamita para que le fueran entregados a un sujeto que era técnico en explosivos y que al mismo sujeto le entregaron la suma de $300 para la compra de granadas de mano y fulminantes.

Además, dentro del plan terrorista se tenía planeado incendiar los depósitos de café y dañar el acueducto y la termoeléctrica del barrio Sevilla.

En la misma misiva aclaraba que las personas que estaban siendo llamadas  a interrogatorio por el juez Gabriel Muñoz “son gente inofensiva y que aman la paz, pero que se vieron obligadas a contribuir porque existía una Legión encargada de obligarlos mediante el sistema de la amenaza y del terror.”

Termina el escrito argumentando que se debe dejar a la justicia que diga la última palabra y que “en verdad no hubo tal revolución, pero qué tal que se hubiera permitido poner en práctica los famosos planes; yo creo que hasta usted –se refería al director del diario- hubiera sufrido las consecuencias.”.

Antes de firmar, remataba con un “puede usted hacer el uso que a bien tenga de la presente y ojalá la publique en su prestigioso periódico.”

Luego de las discusiones y del análisis que le hicieran a la carta en mención, llegaron a la conclusión que ésta había sido escrita y enviada por el mismo Salinas, que se había convertido en experto para desviar las pesquisas, particularmente en aquellas en las que se hallaba comprometido, toda vez que en épocas anteriores se vio inculpado como falsificador de sellos de las autoridades colombianas y venezolanas y falsificación de documentos.

Finalmente y luego de escuchar las declaraciones de los liberales a quienes se les había inculpado falsamente, se cerró la investigación.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario