domingo, 31 de julio de 2016

979.- PABLO EMILIO RAMIREZ CALDERON, un gran cucuteño



Gastón Bermúdez Vargas

El doctor Pablo Emilio Ramírez Calderón y su esposa doña María Elena Gómez

Del doctor Pablo Emilio Ramírez Calderón, se dice que es médico de profesión pero político, ganadero y escritor por vocación. Nació en Cúcuta el 15 de septiembre de 1927, fueron sus padres el cucuteño don Antonio María Ramírez Ureña y la venezolana doña María Oliva Calderón. Se crió y vivió en el barrio El Contento en la casa de la calle 13, Nº 13-69, junto a sus hermanos Margarita (+), Antonio Vicente (+), Juan Agustín (+), Carmen, Luis Felipe (+), Antonio María y Jesús María (+).

Su padre era ganadero propietario de dos fincas, una ubicada en el corregimiento Hato Viejo del municipio Durania, llamada Los Alpes, a donde su padre lo enviaba durante sus vacaciones de colegio, de ahí su pasión por el campo y la ganadería. Y la otra estaba ubicada cerca de San Cayetano.

Cursó su primaria y hasta 2º de bachillerato en el colegio Gremios Unidos. Luego estudió hasta 5º año en el colegio San José de Cúcuta de don León García-Herreros, que funcionaba en una casona en la esquina de la avenida 6ª con calle 9, frente de la Droguería Güasimales,  pero tuvo que trasladarse a Bogotá a culminar el bachillerato en el instituto Nicolás Esguerra.

En 1945 comenzó a estudiar medicina en la Universidad Nacional donde obtuvo el título de Médico y Cirujano en el año 1951, y de ahí en adelante ha tenido una reconocida trayectoria como galeno.

En 1961, se casó con María Elena Gómez, quien ha sido su fiel e inseparable esposa desde ese tiempo formando una bella familia. De esta unión nacieron  sus 4 hijos todos varones, Emilio, Miguel e Igor (médicos) y Carlos (abogado).

Uno de los momentos más difíciles de su vida fue cuando murió su padre en 1963 y dos años más tarde, su madre. Esas pérdidas significaron un duro golpe que lo afectó por largo tiempo.

Su profesión

Al concluir la carrera hizo su internado y especializaciones en anestesiología, ginecología y cirugía general en el hospital San José en Bogotá (1952) y en el hospital San Juan de Dios de la Universidad Nacional durante los años de 1953, 1954 y 1955.

En Cúcuta es pionero en el área de ginecología y cirugía ginecológica. Trabajó en el hospital San Juan de Dios en dichas áreas desde que llegó nuevamente a su tierra a finales de 1955. En los primeros años en el hospital, estuvo en el servicio de cirugía ginecológica. Ejerció en el hospital durante 18 años ocupando diferentes cargos cada vez con nuevas y más responsabilidades hasta llegar a la jefatura del Departamento de Cirugía. Es bueno resaltar la gran labor social efectuada por todos los médicos del hospital San Juan de Dios de esos tiempos, por ejemplo, el doctor Ramírez Calderón ejerció sus primeros 10 años gratuitamente y terminó su labor con un sueldo simbólico de $500 siendo el jefe de un departamento.

El Alcalde de la época Jorge Enrique Maldonado juramenta a un grupo asesor de su gestión. De izquierda a derecha a: Pablo Emilio Ramírez Calderón, Humberto Faillace Chiapetta, Yesmín Colmenares de Zahn, Antonio Gómez Plata, Ernesto Collazos S., Eustorgio Colmenares B. y Hernando Lara Menéndez.

Tuvo que retirarse en 1972 a consecuencia de la enfermedad de su hermano Juan Agustín Ramírez Calderón, quien sufrió de pronto de una parálisis en las piernas, sufriendo de paraplejia. En ese tiempo Juan Agustín se desempeñaba como Alcalde de Cúcuta.

Paralelamente inició su ejercicio privado en ginecología y cirugía general en su primer consultorio en la calle 9 con avenida 7ª, luego se mudó a la calle 10 con avenida 8ª, después a la calle 9 entre avenidas 0 y 1ª, y por último tuvo el consultorio en la calle 13ª Nº 2E-75 en Los Caobos, donde estuvo por aproximadamente 30 años. El 1º de enero de 2016 decidió dar por terminado su ejercicio profesional después de 65 años de graduado, aunque ayuda ocasionalmente en algunas cirugías de importancia a sus hijos Emilio e Igor.

Durante su trayectoria quirúrgica ha tenido que enfrentar muchos retos que lo han obligado a innovar en las técnicas e implantar nuevos adelantos:  

¨Introdujimos en el hospital algunas cirugías que nunca se habían hecho en Cúcuta. Como la mastectomía radical para el cáncer de glándula mamaria, la cirugía para el cáncer del recto, las anastomosis porto sistémicas para la hipertensión portal y la cirugía subtotal de la glándula parótida¨.

Siempre se mantuvo al día en los adelantos médicos, asistiendo tanto en el país como en otras partes del mundo tales como México, Venezuela, Estados Unidos, Inglaterra y Rusia, a congresos, cursos, viajes de estudio y observación en el área de ginecología y cirugía, y otras áreas médicas.

Ha sido un activo miembro en instituciones y en el gremio médico  de la ciudad y del país, como por ejemplo además de accionista, fue cirujano y director por dos períodos de la clínica Santa Ana, cirujano adscrito de Ecopetrol, presidente, fiscal y miembro de la junta directiva del Colegio Médico de Norte de Santander, miembro de número del Colegio Colombiano de Cirujanos, miembro activo de la Sociedad Colombiana de Cirugía General, miembro activo y fundador de la Sociedad Nortesantandereana de Cirugía General, miembro correspondiente de la Academia Nacional de Medicina - Capítulo Norte de Santander, siendo tesorero del mismo y  fue cirujano adscrito y accionista de Colsanitas.


Su vocación

La política es otra área para él de gran interés, esto siempre lo ha inquietado y ha sido parte de su vida. De ahí que perteneció al partido liberal desde su juventud, y estuvo muy activo principalmente en el tiempo del Movimiento Revolucionario Liberal del doctor Alfonso López Michelsen. Fue concejal de Bochalema entre los años 1970 y 1974, y de Cúcuta de 1990 a 1992, esto último representando un movimiento cívico.

Estuvo involucrado también activamente en el gremio ganadero, fue miembro  de la junta directiva, y ocupó la vicepresidencia y presidencia encargada del Fondo Ganadero del Norte de Santander, fue presidente del Comité de Ganaderos del Norte de Santander, miembro de la junta directiva de la Caja Agraria de Cúcuta y miembro de la junta directiva  del Banco de la República en Cúcuta.

Además, mientras estuvo activo en el área ganadera durante los años de 1967 a 1995, manejando su finca La Unión que se dedicaba a la cría de ganado cebú puro, la cual tuvo en sociedad inicialmente con su hermano Juan Agustín y su colega Reynaldo Omaña, y después con su hermano Antonio Vicente, participó con mucho entusiasmo en las ferias ganaderas de Cúcuta, y paseó sus ejemplares por Bucaramanga, Valledupar, Cartagena y Medellín, y obtuvo bandejas, gallardetes, pabellones y 11 trofeos.

El Dr. Ramírez Calderón (izq.) recibiendo del juez de la raza cebú en alguna de las ferias ganaderas, uno de los trofeos por su ganado.

Es miembro correspondiente y de número de la Academia de Historia de Norte de Santander desde 1990, fue presidente de la misma en el período de 1999 al 2002 y vicepresidente de octubre 2008 a abril 2009. Es miembro correspondiente de la Academia de Historia de Santander y también miembro honorario de la Sociedad Bolivariana de Cúcuta.

Como lector empedernido, se devora leyendo, dice él, por lo menos 5 libros por mes. Además no deja de interesarle el periodismo por lo que fue director del periódico El Faro de junio a diciembre de 2012. También fue columnista del Diario de La Frontera y de La Opinión.      

El doctor Ramírez Calderón ha recibido diferentes reconocimientos entre los que destacan condecoración por el Centro Literario Eligio Alvarez Niño del colegio Cristina Ballén, por parte de la Gobernación del Departamento recibió la Gran Cruz Francisco de Paula Santander y la medalla al mérito como Hombre de Frontera, por la Cámara de Representantes la orden de la democracia Simón Bolívar en el grado de Cruz de Gran Caballero en diciembre del 2009 y condecorado por la Alcaldía de Cúcuta con la medalla Juana Rangel de Cuéllar en categoría especial en mayo 2013.

En fin el doctor Pablo Emilio Ramírez Calderón es un buen ejemplo de un gran cucuteño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario