PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

domingo, 5 de marzo de 2017

1086.- ´EL POLLO´ EDUARDO GONZALEZ DAVILA



Gastón Bermúdez Vargas


Eduardo González Dávila, más conocido como “El Pollo” en la ciudad y como ´lalo´ entre su familia, nació en Cúcuta el 13 de octubre de 1944, hijo de don Carlos Arturo González y doña Matilde Dávila Díaz, vivieron la mayor parte del tiempo en el barrio Latino  junto con sus otros hijos Carlos ´tuto´,  Alberto y Matilde ´matucha´.
                                                                              
Estudió en el colegio La Salle, donde aprendió y practicó el baloncesto y se graduó de bachiller en 1962. Entre sus compañeros se encontraban Eduardo ´el mono´ Barreto, Jorge ´chancharal´ Sánchez (+), el ´mono´ Miguel Cárdenas y Alvaro ´flecho´ Hernández, importantes basquetbolistas del Norte de Santander. También fue compañero de Jaime Blanco, excelente futbolista muy recordado por los cucuteños por haber fallecido trágicamente a los días de haber ellos recibido el título de bachiller.   

En esa época, los colegios de los Hermanos Cristianos: Provincial, Sagrado Corazón y La Salle, se distinguían además de su educación, por ser centros semilleros de jugadores de baloncesto de la considerada “Epoca de Oro” del baloncesto del Norte de Santander.

“El Pollo” González jugaba de alero y se destacaba por sus descolgadas, elegancia en su juego y buen lanzamiento a larga distancia. Representó al Norte en dos campeonatos juveniles de basquetbol, el de Popayán en 1961 dirigido por Hugo Torres y el de Neiva en 1962 bajo la dirección técnica de Hernán ´pipo´ Gómez, que obtuvieron el  subcampeonato y campeonato respectivamente.

Además fue integrante del equipo que condujo Hilario López, y que consiguió por primera vez para el Norte el  campeonato nacional de la categoría mayores, en Manizales en 1966 y asistió al XIX Campeonato Nacional de Básquetbol, en Barranquilla en 1967.

Le gustaban las fiestas, fue parrandero  y un buen bailarín. Como buen cucuteño, era “tomador de pelo” y gustaba de las tertulias y las chanzas a sus amigos.

Recuerdo cuando en un equipo de Centrales Eléctricas en 1966, fuimos invitados a jugar a Bucaramanga, organizado entre su hermano ´tuto´ González por Centrales y Eduardo ´pote´ Silva por Coca Cola - Bucaramanga, a una serie amistosa contra  el equipo de dicha empresa, de la cual salimos victoriosos, y para festejarlo fuimos al sitio famoso del momento, ´La Tusa´, un lugar cervecero con buena música que tenía aquellas mesas y sillas de bar de metal.  

A “El Pollo” no se le ocurrió otra cosa sino buscar chicles y cerillas de fósforos, y cuando estábamos todos conversando muy animadamente, comenzó a colocar discretamente por debajo del asiento de metal los fósforos prendidos pegados con chicle, que si la víctima estaba sentada al ratico comenzaba a moverse todo inquieto y de pronto saltaba; y si estaba parada y se sentaba, brincaba inmediatamente.

Norte sub-campeón Juvenil 1961, Popayán. De pie, izq. a der. : Director Técnico Hugo Torres, Carlos Pérez, Alberto Sánchez, Eduardo Silva, Carlos Niño y Juan José Lamk; Agachados: Eduardo González, Hernando Moreno, León García Herreros, Luis Pérez, Antulio Casanova, Eduardo Galavís y Jaime Maldonado.

A mediados de los años sesenta en Cúcuta se hizo famoso vacilar a los amigos, y se inventó el famoso ´llamato´, que consistía en gritarle al amigo que caminaba por algún sitio de Cúcuta, esconderse detrás de un grupo de amigos, una columna o al cruzar la esquina, y sacar la mano saludándolo. Unos no le paraban, otros buscaban sin éxito a la persona o saludaban sin sentido según el caso, y algunos caían por la curiosidad y se acercaban hasta identificar el personaje.

O también en reuniones de amigos, se estiraba el brazo y se le tocaba el hombro en forma sigilosa a alguno de los más retirados y luego se hacía el desentendido, ocasionando la reacción y extrañeza en el afectado, quien pasaba la vista por todos los integrantes del grupo para descubrir al culpable.

Eduardo fue uno de los personajes ejecutores más connotados de estas bromas.

Eduardo con su nieta Fátima

Contrajo matrimonio con Cecilia Contreras, en octubre de 1974, y de dicha unión nacieron sus hijos Johana Patricia y Andrés Eduardo, quienes les dieron tres nietos: Johana y Pablo por el lado de Johana y Fátima por parte de Andrés.

Inicialmente laboró en la gobernación del departamento específicamente en la Secretaría de Obras Públicas bajo la dirección inmediata de Rolando Peñaloza Adder. Y en gran parte de su vida trabajó con el sector asegurador, donde era muy conocido y apreciado.


En el billar del Club Tennis en julio de 2011. De izquierda a derecha. De pié: Jorge Ortega y Juan Manuel López. Sentados: Gastón Bermúdez, ´El Pollo´ González, Gabriel Flórez, Alvaro Hernández, Hugo Lóndero, Manuel Díaz Caro y Juan Pabón.
  
Siempre le gustó el deporte en general, que practicaba en sus ratos libres. Fue socio y miembro de la junta directiva del Club Cazadores, donde practicaba con sus compañeros el baloncesto o el tejo,  y en los últimos años, como socio del Club Tennis, jugaba al billar que era su favorito al final, quizá motivado por su consuegro Hugo Lóndero.

Falleció en Cúcuta a los 72 años, el 13 de enero de 2017, su muerte sorpresiva, causó mucha consternación entre sus amigos y familiares. El amigo y basquetbolista Gustavo Martínez Badillo manifestó sobre su partida:

Lamento la partida de  ´EL POLLO´, seguramente como refuerzo del equipo celestial…!

No hay comentarios:

Publicar un comentario