PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 28 de marzo de 2017

1099.- J. J. CONTRERAS: AL PERIODISMO UNO LO QUIERE, LO AMA Y MUERE CON EL

Cristian Morales/La Opinión

A la radio llegó en 1952. Inició como barrendero, mensajero, cobrador, control, jefe de controles, instalador, trasmisorista, locutor y periodista. Esta carrera la hizo en Radio Guaimaral.

El director de Noti-Deportes, Juan José Contreras, falleció el 20 de enero de 2017 en su residencia de la urbanización Manolo Lemus a la edad de 79 años, tras soportar con valentía, en los últimos años, una enfermedad terminal.

El nortesantandereano nació el 29 de diciembre de 1937 en Chinácota y vivió en Cúcuta desde el primer año. Laboró en Cúcuta e Ibagué. Se inició en Radio Guaimaral en época de Carlos Ramírez París y sus últimas labores las hizo en Radio Monumental.

Trabajó en la mayoría de las emisoras de la ciudad. Juan José Contreras era un periodista con un amplio conocimiento de la política regional que no tenía ningún inconveniente en enfrentar la problemática de la ciudad y el departamento.

Era un hombre afable, amante de la buena música que no desaprovechaba el momento para compartir una tertulia con sus colegas, sin perder la cordura y el buen genio. Le antecedieron en la cita que siempre se cumple  Guillermo López Jaimes (2012), Jorge Rolón García (2013), Fernando Matamoros Rincón y Jesús Infante Carrillo (2015) y Pedro Infante Carrillo (2016).

Si se menciona el nombre de Juan José Contreras entre estudiantes de comunicación social de Cúcuta, quizás las miradas reflejen incertidumbre por no saber sobre a quién se hace referencia. Los periodistas, grandes periodistas que viven y comparten experiencias en los círculos selectos, seguro afirmarán que es imposible desconocer una figura que hizo parte de la historia de los medios de comunicación cucuteños.

A aquel que le gusta la radio seguro conoce el proceso evolutivo que se ha dado en emisoras, equipos de manejo y personal de trabajo en la ciudad.

La baja estatura, la piel sin rechazo al correr de los años, el caminar pausado y el vestir despreocupado lo hicieron pasar inadvertido en un escenario académico o en un encuentro de periodistas. Al entablar conversaciones con Juan José daba gusto escucharlo.

Estudio primaria en el colegio San Rafael y la escuela de La Cabrera. Más que cinco años de preparación, fueron las ganas de trabajar las que le permitieron laborar en Radio Guaimaral, La Voz del Norte, La Voz del Río Zulia, Radio Festival, Radio Zulima, Trasmisora Universal y Radio monumental.


El primer encuentro con Carlos Ramírez París, su mentor en la radio, lo tuvo cuando le pidió el favor de llevarle un tinto del Club Comercio al Teatro Municipal. Otra noche, una ventisca arrancó los afiches de las carteleras del teatro. Juan José las recogió y las llevó al gerente Ramírez. Por esa acción obtuvo entradas gratis a cine.

Le gustaba bailar y beber cerveza con los amigos. La juventud fue una época sana, no tuvo súper héroes y le encantaba asistir a las funciones matinales de los domingos en el teatro Guzmán Berti (centro comercial Alejandría). Entre las películas preferidas estaban las vaqueras.

En alguna ocasión lamentó no haber continuado los estudios por culpa del amor. No por una mujer, sino por el dinero. Trabajó en el almacén Las Tres X, la droguería Guasimales y la carnicería de Jesús Ramírez.

A la radio llegó en 1952. Inició como barrendero, mensajero, cobrador, control, jefe de controles, instalador, trasmisorista, locutor y periodista. Esta carrera la hizo en Radio Guaimaral. Hizo buena amistad con Jesús María Sepúlveda, “Suzo”, Rafael Mogollón, “El Pájaro Madrugador”, y Roque Mora el “Gran Narrador de la Tauromaquia”. Allí se formó como persona y como gran locutor y muy amigo de quienes antes nombramos. Narró fútbol y baloncesto, y viajó por el país en compañía del Cúcuta Deportivo y del quinteto de Norte de Santander.

En 1965, se independizó y creó Noti-Deportes. Era el radioperiódico con ‘Noticias, comentarios, entrevistas, deportes y algo más’.


Fotografía de la década del 70. Ante un micrófono de los de museo, encontramos a Jesús María Sepúlveda, Juan José Contreras, Carlos Ramírez París y Roque Enrique Mora durante la emisión de uno de los noticieros del mediodía de Radio Guaimaral “La chica para grandes cosas.

Desde mediados de 1968, se marchó a Ibagué, donde trabajó en radio con su programa Noti-Deportes; fueron sus colaboradores Carlos Alberto Lugo, Tony Vesga, allá en cadena con Álvaro Ariza, laboró en Radio Festival en la Cadena Comunal. En 1978, regresa a Cúcuta, a Radio Guaimaral, a la Voz del Norte, Radio Zulima, Radio Monumental.

La prensa escrita también estuvo entre sus aficiones. Escribió para los desaparecidos Diario de la Frontera y Cosmos. Era lento para escribir a máquina, razón por la que no pudo ingresar al grupo de redactores de La Opinión, a pesar de la amistad con el director Eustorgio Colmenares. La tristeza lo embargaba al recordar las muertes violentas de Carlos Ramírez París y Eustorgio Colmenares.

Fundó a Cicrodeportes y estuvo vinculado al C.N.P., Norte de Santander. Tuvo tres hijos del primer matrimonio y dos en el segundo. Se caracterizó por ser un muy humilde, correcto, humanitario; en cuanto a su ideología fue siempre un liberal nato y en su creencia un católico de corte tradicional.

En muchas oportunidades fue galardonado. Acrens, le entregó antes de morir una distinción como hombre grande y profesional. Las seis operaciones que le realizaron no fueron ápice para sus ganas de vivir, pues se caracterizó por ser guapo y nunca se quejó.

Fue un hombre sin apellidos, ni posición social, exaltó su personalidad como un servidor, dejó dicho que colocaran un epitafio en su tumba “hasta aquí llegó J.J.”. Luchó con constancia,  capacidad, dedicación a abrir caminos y no dejarse doblegar. Esto lo pone como un ejemplo para sus hijos, amigos y admiradores.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario