PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 9 de junio de 2014

581.- UNA HISTORIA LLAMADA ESPERANZA: LOS NIÑOS ESPECIALES DAN LECCIONES DE VIDA


somoslarevista.com


Era el año de 1966, cuatro madres de familia en busca de un sueño emprendieron el camino a la creación  de un centro para albergar a niños con problemas de retardo mental, ausente en la ciudad, hasta entonces.

El camino fue duro y triste. La historia comienza cuando cuadro madres de hijos especiales inician un largo transitar por los barrios marginales de Cúcuta. Gloria Rodríguez Ruíz, Eumelia de Pacheco, Josefa de Urbina y Ana Elena Vega de Camargo, se dieron a la brega de fundar una institución , donde ellos y otros muchos, tuvieran cabida sin ser rechazados y pudieran vivir en un mundo que sólo fuera de ellos, con comprensión, disciplina y derecho a especiales oportunidades. Así se inicia la obra.

El camino emprendido duró cerca de un año, de casa en casa, de puerta en puerta, estas cuatro mujeres, con el apoyo de la ciudadanía, insistían en convencer a otros padres de que esta era a gran oportunidad para sus hijos y olvidar así, esas viejas creencias que rondaban sobre por qué se tenía un hijo con retardo, muchos consideraron esto como un castigo divino, mientras que otros señalaban que era una posesión demoníaca.

Entre tanto, estas madres explicaban en sus términos caseros que esto era solo una enfermedad  y tener un hijo especial significaba tener un ángel en casa con todos los beneficios celestiales. Así se fue abriendo paso hasta formar un grupo de 12 niños especiales con el cual comenzaba este gran proyecto de vida.

Ana Elena Vega de Camargo recibe a Maribel Cuadros de Ramírez, quien recibe el abrazo de los niños especiales.

En una casa situada en la avenida tercera entre calles 9 y 10, se dio inicio a la apertura de lo que hoy conocemos como el Instituto de Educación Especial “La Esperanza”.

El 26 de maño de 1968, la institución obtiene su personería jurídica, cuyo primer presidente fue el Psiquiatra Carlos Castro Hernández, los fundadores y 17 personas más, dan inicio al gran ideal de crear un servicio adecuado y efectivo para los niños especiales de Cúcuta.

En un lote donado por la Alcaldía de Cúcuta y con el apoyo del Club de Leones Cúcuta Centro y el de la ciudadanía a través de la radiotón que duró tres días, se inicia la construcción de la sede en el barrio Quinta Oriental y en 1971, se entrega la obra. Y comienza la gran tarea de formar lo que sería la nueva institución. Empieza a verse gran solicitud de cupos, el porcentaje de retardo en la ciudad es muy alto, llega a más del 10 por ciento por causas sociales tan dramáticas como la desnutrición en la madre en primer plano, cuadros convulsivos, discapacidad múltiple y Síndrome de Down, originadas en su gran mayoría por sífilis, enfermedad venérea en la cual Cúcuta es una de las ciudades más infectadas del país.

En 1980, el centro de educación especial atraviesa por una grave crisis económica y es entregado a la comunidad de las hermanas de la Santa María de la Providencia, quienes ante el alto número de solicitudes, ponen en marcha la doble jornada de la institución  y asumen las Olimpiadas Nacionales con la participación de 600 niños del país. Seis años más tarde se retiran y la institución regresa a manos de los padres de familia.

Transcurren los años y la institución se enfrenta a un nuevo problema, existe un gran número de niños con discapacidad física y mental, abandonados por sus padres.

Esta nueva faceta que se presentaba sin piedad las obliga a arrendar una nueva casa para emprender esta loable labor de recibirlos y suplir ese afecto que les fue negado.

Quien pide la hora, es Óscar, convertido en todo un hombre.

Entonces, comienzan a florecer los casos tristes, dramáticos e inimaginables, como el de Óscar, un muchacho criado por sus tías que lo alimentan entre los cerdos y de manera infame e infrahumana lo mantienen en una cochera. Óscar fue creciendo como crece un cerdo, perdió su capacidad motriz, el habla y el derecho a vivir como un niño quien a pesar de ser limitado y abandonado, podía participar de lo poco o lo mucho que la vida le ofreciera.

Actualmente el internado está cobijado por eI Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, ICBF y cumple una de las más altruistas labores en pro de la sociedad.

La carencia de establecimientos para estos menores en Cúcuta y el alto número de niños con discapacidad, hace que se mire hacia otras posibilidades. Es así que se logra la consecución de un lote y se construye una nueva sede que recoge a todos en el mismo lugar. La nueva institución ubicada en el corregimiento de Lomitas es un sitio con amplias zonas verdes, piscina, huerta, taller, aulas, baños, comedores donde son atendidos más de 320 niños, distribuidos así en las tres sedes.

Allí estuvo Somoslarevista.com con Gabriela Camargo y Mary Stapper, acompañando a Maribel Cuadros de Ramírez, Gestora Social de Cúcuta, quien aceptó la invitación de las directivas de la entidad para que conociera la obra. Con ella recorrimos tanto la sede de Quinta Oriental como de Lomitas. Lo que encontramos fue amor, buen trato, ternura ganas de defender una obra que  hace tanto bien sin hacer tanta bulla.

Los niños están distribuidos así:

65    niños en el internado.
165  niños en la sede de Quinta Oriental en escolaridad.
60    niños semi internos.
40    niños en la granja.
7      niños trabajan en HomeCenter como empacadores.

Cabe anotar, esta es la única empresa que les ha brindado la oportunidad a personas con Síndrome de Down, de valerse por sí mismas.

Ana Elena de Camargo, nos guió todo el tiempo. Claro, quien mejor que ella para enseñar lo que es la verdadera solidaridad social, si vive entregada a la obra desde 1966 cuando emprendió el camino con 3 señoras más. La entidad se sostiene con la venta de tarjetas blancas, la rifa anual de un carro, el apoyo del ICBF, los aportes en efectivo o en especie que hace la empresa privada y los  profesores que aporta del municipio de Cúcuta y la ayuda que presta la Gobernación de Norte de Santander.

Todo un artista creando su obra.

Comentario de Carmen Rosa Vega:

¨Vencer barreras. Esta es la primera labor que debemos hacer, vencer las barreras de la lástima, y despertar a la perspectiva del todo es posible: Es posible amar, es posible aportar bienestar, es posible apoyar, es posible acompañar. Es posible hacer independientes y productivos a esos seres especiales que Dios pone en el camino de nuestras vidas. A todos los que día a día trabajan con dedicación por ellos y a doña Helena, un especial abrazo por su abnegada labor durante más de 40 años, ayudándonos a vencer las barreras de nuestra propia ignorancia. Felicitaciones a todos los que con respeto, amor y dedicación, acompañan a esos seres especiales¨.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario