PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 18 de agosto de 2014

618.- HOSPITAL MENTAL RUDESINDO SOTO



Portal  hospitalmentalrudesindosoto.com

Calle 22 Avenida 19B Barrio Santander

A principios del siglo pasado quienes padecían algún tipo de trastorno mental eran relegados y tenían como vivienda la cárcel.

En 1908 los altruistas de la época comenzaron a pensar que este grupo humano debía tener un espacio propio donde sobrellevar su difícil destino y empezaron a presionar a las autoridades para que les proporcionara un lugar especial. 

A este clamor el concejo de Cúcuta da una respuesta positiva y en una de sus sesiones de 1909 a prueba una partida de 5  mil pesos oro para construir un establecimiento solo para enfermos mentales al que inicialmente denominaron “Asilo de Locos”.

Mientras se deciden los pormenores de la construcción, se acondiciona una casa situada en la avenida 2 entre calles 15 y 16, para atender a los afectados.

Para 1939 Rudesindo Soto, hombre de gran espíritu social, se compromete directamente en la conclusión de la obra,  la cual  se levantara en un lote de 10 mil metros cuadrados, ubicado al suroeste de la ciudad.

En 1940 el naciente hospital Mental era ya una realidad, el presidente Eduardo Santos, inaugura el edificio destinado al manicomio el 6 de mayo, donado por Rudesindo Soto y su esposa Amelia Meoz de Soto, pero sólo se da el servicio en 1942.

 Esta nueva demora impidió que Rudesindo Soto lo viera en funcionamiento, ya que la muerte lo sorprendió en 1941.

Su esposa Amelia Meoz de Soto, fiel al deseo de su compañero culmina su labor donando el título de la construcción.

La apertura del hospital se logró en un arranque de Miguel Roberto Galvis, quien el 24 de agosto de 1942 trasladó todos los enfermos que se encontraban en Puente Barco.

Esta impetuosa decisión que originó serios enfrentamientos políticos con  la consecuencia de  la carencia de recursos para su funcionamiento.  

Ni siquiera se contaba con recursos para la comida, la cual se obtenía del hospital general.

Dos años después la asamblea Departamental aprueba una ordenanza que organiza jurídicamente el ente. 

La norma reglamentada por los diputados lo clasifica como Instituto Social Manicomio Departamental Rudesindo Soto (en honor a su benefactor), nombra como primer director al médico Félix Villamizar y destina un aporte de un peso para alimentos y treinta centavos para la compra de drogas.

Dos hermanas de la caridad, Luisa San Diego y Julia del Carmen, acompañadas por la madre Francisca Desales  se unen a la directiva para comenzar una encomiable tarea.

En 1955, Rolando Garnica empieza a utilizar el electroshock entre los pacientes. 

Antes de la llegada de este equipo, a los enfermos agitados se les trataba con choques con base en la insulina o cardiazol.
            
Carlos González (q.e.p.d.) impregnado de los adelantos de la psiquiatría, asume la dirección en 1961.  

Sus conceptos cambiarían sustancialmente las acciones del establecimiento.

Esta foto fue tomada en alguna visita del gobernador al hospital Mental Rudesindo Soto de la ciudad, en el año de 1981. En la foto recordamos entre otros al periodista Álvaro Barreto, Ligia de Cano, Maruja Pacheco, María Eugenia Duplat de García Herreros, el gobernador de entonces, Cayetano Morelli Lázaro, Nelson Pérez, Ruth Bonells de Castro y el médico Hernando Lizarazo. Abajo, sentados, un grupo de pacientes y empleados de la institución.

Para empezar, logró cambiarle el singular nombre que traía, por el de Hospital Mental Rudesindo Soto (que aún conserva).  

Acabar el “Instituto Social Manicomio Departamental”, significó comenzar a mirar de manera más humana a quienes el destino les negó el equilibrio mental, parcial o totalmente.

Con él se abre también la consulta externa.

Muchas personas han pasado por este hospital.  La mayoría de ellas sólo han tenido como meta, devolverle la salud a quienes por diversas razones se han perdido en el laberinto de su propia mente.

El hospital Mental Rudesindo Soto , se convirtió en Empresa Social del Estado, mediante la Ordenanza 060 del 29 de Diciembre de 1995, aprobada por la Honorable Asamblea del Departamento, en la gerencia del Dr. Holmes Jordán.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario