PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 22 de agosto de 2014

620.- LUIS ANSELMO DIAZ Y JOSE LUIS VILLAMIZAR: DOS BALUARTES NORTESANTANDEREANOS



Patrocinio Ararat Díaz


Los escritores Luis Anselmo Díaz y José Luis Villamizar Melo en el homenaje que se les rindió.

Hace menos de cinco años, tuve la feliz opor­tunidad de ser el oferente de un lindo acto que programó la Academia de Historia de Norte de Santander en el que se rindió homenaje “en vida” (como debe ser) a los extraordinarios ciudadanos nortesantan­dereanos Luis Anselmo Díaz Ramírez y José Luis Villamizar Melo.

Tomando el contexto de hoy (Enero 2014) y teniendo en cuenta que los dos fallecieron en el mismo año 2010, voy a extractar algunos apartes de ese trabajo académico que contó con textos, música y videos, en el cual tomé prestadas varias referencias para testi­moniar el inmenso valor de estos grandes personajes de la cultura regional.

De Luis Anselmo manifesté, por ejemplo, que caminaba plácidamente por la vida, entre el ruido y las prisas, recordando la paz que se puede ver en el silencio. 

Durante toda su existencia, dijo la verdad claramente y con serenidad, nunca fingió afecto y en cambio, nutrió con amor la fortaleza de su espíritu. 

Igualmente manifesté que las principales características de la personalidad de Luis Anselmo fueron la parte humana, la sencillez, la sensibilidad social, su orden moral y su convencimiento cristiano.

También dije, parodiando a Be­nedetti, que Luis Anselmo y José Luis “fueron y son personas justas con la gente y consigo mismas. 

Son gente que agradece a Dios el nuevo día y las cosas buenas que existen en sus vidas; agra­decen estar vivos, para regalar sonrisas y ofrecer sus manos para ayudar gene­rosamente sin esperar nada a cambio. 

Gente que mediante bromas enseñaron a concebir la vida con amor. 

Hoy tienen la edad que quieren y sienten. Tienen la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de sus deseos. Tienen la edad en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanzas”.

Más detalles de ese trabajo académico se mencionan a continuación:

LUIS ANSELMO DÍAZ RAMÍREZ

Luis Anselmo con doña Mercedes Alvarado

Luis Anselmo nació en Cúcuta, el 6 de julio de 1918, de la pareja compuesta por Manuel Díaz y Delia Ramírez. Se casó con Doña Mercedes Alvarado y con ella, procrearon cinco hijos: Beatriz, Mercedes, Antonio (f), Luis Anselmo y Pío Gerardo. Murió en Cúcuta el 6 de diciembre de 2010.

De su esposa, a quien el maestro le gustaba llevar a bailar de traje largo al antiguo Grill San Rafael de Villa del Ro­sario, hay que decir que en vida de Luis Anselmo, personificó la mujer amable y soñadora, la combativa y laboriosa, y la que era a la vez, madre, hija, hermana y compañera.

De sus hijos, Luis Anselmo, escri­bió en 1956 con ocasión de la primera comunión de dos de sus hijos, unas frases que son toda una lección de amor: 

“Que sean buenos hijos, especialmente con su madre que con la sangre de su corazón, les entregó los más bellos heroísmos de la vida. 

Que sean buenos con los pobres, que les tiendan siempre la mano con generosidad, porque ellos también han subido, quizá sin saberlo, los peldaños de la hermana pobreza. 

Que tengan valor suficiente para perdonar las injurias y las injusticias de los hombres. 

Que nunca violen los derechos de la persona humana. 

Que sean puros en la intención, rectos en el obrar, sinceros en la amistad, perseve­rantes en el bien, tolerantes con las ajenas flaquezas, pacientes en la adversidad, de acerada naturaleza para guardar el honor y capaces de morir antes de entregar la conciencia”

A Luis Anselmo le gustaba la buena vida, el juego de billar (iba con frecuencia al Club Colsag con don Jesús Porras), el buen trago, la buena comida (donde su amigo Esteban Raynaud) y sus hobbies fueron leer, escribir, ser ratón de bibliotecas y hacer crucigramas.

Luis Anselmo hizo estudios prima­rios en la Escuela del Llano; bachillerato en el Seminario Mayor de Pamplona (él tuvo sotana y tonsura y casi se ordena como sa­cerdote). Su tutor fue Monseñor Afanador. Sus estudios universitarios los hizo en la Libre. Estudió dos años de Derecho.

Él decía que tenía dos profesiones: una profesor y otra, periodista. Como do­cente prestó sus servicios en varios colegios, en la UFPS y en la Universidad Libre. Sus fuertes fueron las cátedras de Filosofía, Sicología, Castellano, Humanidades y Raíces Griegas y Latinas.

Se ufanaba de haber tenido en­trañables amigos. Entre ellos citaba a los obispos Luis Alejandro Jaimes, Manuel Briceño y Rafael Sarmiento, sus copartida­rios Lucio Pabón Núñez, Argelino Durán Quintero, los compañeros de trabajo Eus­torgio Colmenares Baptista, Gustavo Ara­rat Negrón, Elio Reyes Lazcano, Francisco Berrío Zafra, el padre Carlos Martínez, Clemente Franco Galvis, Antonio Guerre­ro Gallardo, David Haddad Salcedo, Luis Tesalio Ramírez, Miguel García Herreros, Juan Agustín Ramírez Calderón, Cicerón Flórez Moya, Juan Pabón Hernández y José Luis Villamizar Melo (su alumno).

De los amigos, alguien escribió tal como lo sentía el Maestro: 

“Amigos son aquellos que se quedan dormidos escu­chando nuestras penas, los que se ríen de nuestro mal aspecto en un feriado y no nos cae mal. 

Los amigos son un remedio a la soledad y el silencio; son el descanso del alma, cuando la agitación de la vida nos deja sin aliento”

De su vida pública, se debe decir que Luis Anselmo fue Secretario de Ha­cienda del Municipio en la Administra­ción de Juan Agustín Ramírez Calderón; Personero Municipal; Director del ICBA, Secretario de Gobierno Municipal en la Administración de Eustorgio Colmena­res; Alcalde (E); Secretario General de las EEMM de Cúcuta; Cónsul de Colombia en San Cristóbal; Secretario de Educa­ción Departamental; Secretario Privado de la Gobernación (de siete gobernado­res) y columnista de La Opinión (1962 a 1998).

Entre los libros publicados por el Maestro Luis Anselmo, se cuentan La imagen recobrada (1986) con prólogo de José Luis Villamizar Melo; Atisbos en el crepúsculo (1995) y Terminologías (1998). Dejó muchos documentos por publicar.

De su libro Atisbos en el crepúsculo, el académico y poeta Miguel Méndez Camacho, manifestó en su proemio: 

“Es difícil que un texto tenga el rigor de la prosa y la frescura de una trivial conversa­ción. En este sentido, es ejemplar el libro de Luis Anselmo Díaz. 

Por esto, Atisbos en el crepúsculo se parece a su dueño. Lo muestra como es, como lo conocemos y lo admiramos.

Elemental en lo más transpa­rente del vocablo y profundo en lo menos oscuro de su significado, generoso en la amistad, sutil en la ironía y riguroso en el manejo de las ideas como de sus actos. 

Si el libro de Luis Anselmo necesitara un calificativo el ideal sería breviario, porque está concebido para releer y pensar. No para un recorrido apresurado”

Por sus condiciones y méritos profesionales, sociales y humanos, el Maestro Luis Anselmo se hizo merecedor de la Medalla Honor al Mérito de la Policía Nacional; la Medalla José Eusebio Caro de la gobernación del dpto.; la Medalla Eduardo Cote Lamus del ICBA; la Medalla Honor al Mérito Lucio Pabón Núñez del Instituto Nacio­nal de Comercio; la Condecoración Eligio Álvarez Niño del Centro Literario Cristina Ballén; la Medalla Bodas de Oro Instituto Nariño; la Medalla Club de Leones Cúcuta Centro; y un reconocimiento de la Asam­blea Departamental.

Luis Anselmo Díaz Ramírez fue Miembro de la Academia Colombiana de la Lengua; Miembro Honorario de la Academia de Historia del Norte de Santander; Miem­bro del Colegio Nacional de Periodistas; So­cio Fundador de la Sociedad de Escritores del Norte de Santander y Miembro Honorario de la Sociedad de Amigos de la Confraternidad Colombo Venezolana.

Luis Anselmo fue una maravillosa fi­gura de la vida regional. Como gran servidor de la humanidad y excelente pensador de la comunidad, será recordado siempre por sus palabras mágicas, por sus acciones positivas y por vivir una vida honrada, después de ser artífice de sus propias venturas y de tomar los caminos más correctos. 

Seguramente los secretos de sus genialidades fueron el con­servar el espíritu de niños hasta la vejez y el disponer siempre el más cálido respeto por sus semejantes.

JOSE LUIS VILLAMIZAR MELO

José Luis con doña Luzmila Maldonado

José Luis nació en Cornejo, el 17 de abril de 1931, de la pareja compuesta por José Luis Villamizar y Belén Melo. Se casó con Doña Luzmila Maldonado y con ella, procrearon cinco hijos: Dianaluz, Liliana, Rocío, José Luis y Andrés Gabriel. Murió en Cúcuta el 17 de agosto de 2010.

José Luis Villamizar Melo escribió en su libro “Teoría del Crepúsculo”: 

“Mi hijo pequeñín me pregunta por Dios. El quiere confirmar si Dios existe y donde mora. 

El anticipa su concepto: Dice que un poco más arriba del sol pasando por la luna, recto en la pista de los astronautas. 

Le he respondido que si, que Dios existe tal como él se lo imagina. Pero que puede prescindir de la aventura interplanetaria. 

Que aunque su reino sea el terminal donde estacione el cohete del viaje, lo hallará en la tarde de arena del colegio, bajo la sombra del árbol donde espera el transporte. 

También en el pupitre, en el tablero, en la voz severa o dulce de la maestra, en la amargura del castigo y de la nota baja, en la compañera de clase de incipientes encantos, en la madre que ve por sus ojos, en la lluvia que cae esta mañana, en el jardín que lucirá sus rosas al sol de la tarde, pero también en su propia pregunta. 

Me basta, hijo mío, que indagues si Dios existe y donde mora, para saber que existes”

A José Luis le gustaba la música para escuchar (clásica y antigua), la comida exquisita, vestirse bien y usar perfumes finos. Y le apasionaba ir a bailar al Patio de Tango con su mujer.

Entre sus características personales se destacaron: su férreo carácter, su exigencia por la perfección personal, su vigor incansable, su organización mental, su amor por la vida y sus sueños posibles.

A José Luis le gustaba leer, escribir (su record fue de 125 palabras por minuto) y organizar actividades. 

Al respecto, Horacio Gómez Aristizábal dijo:

”La poesía de José Luis Villamizar Melo es alada y fugitiva; es extensa e intensa, persistente, iluminada, personalísima. 

Todo lo que dicen sus poemas es sonoro, certero y definitivo” 

Y Antonio Cacua Prada anotó: 

“José Luis Villamizar Melo es uno de los buenos poetas que en la actualidad tiene Colombia. 

Realmente la poesía de José Luis es un pentagrama de emociones, una sinfonía de sentimientos. 

Es un poeta íntimo, en cuanto su obra golpea en todo corazón sensible. 

Y como todo el mundo tiene corazón, su poesía es universal”

José Luis hizo la primaria en una Escuela Pública; el bachillerato en el Seminario Menor de Pamplona e Instituto Nariño. Sus tutores fueron los Padres Jordán y Grillo. Los universitarios en la U. Javeriana Derecho y especializaciones en Derecho Laboral y Doctorado en Ciencias Jurídicas y Económicas. Fue Matrícula de Honor toda la carrera. Su tutor fue el Padre Giraldo.

Fue de profesión abogado, poeta, historiador y periodista. Profesor en la UFPS y la Universidad Libre  en las cátedras Derecho Civil, Bienes y Personas, Títulos Valores, Ideas Políticas, Introducción al Derecho y Derecho Laboral.

Entre sus entrañables amigos se destacaron Gabriel Betancur Mejía (Ingrid), Misael Pastrana Borrero, Germán Arciniegas, Horacio Gómez Aristizábal, Antonio Cacua Prada, Augusto Ramírez Ocampo, Antonio Copete Lizarralde, Lucio Pabón Núñez, Adolfo Altuve Salas, Padre Gabriel Giraldo, Gonzalo Rivera Laguado, Monseñor Pedro Rubiano Sáenz, Otto Morales Benítez, Alfredo Vásquez Carrizosa, Laura Villalobos de Alvarez, Juan Pabón Hernández, Luis Roberto Parra Delgado, Carlos Bustamante Alvarez, Timoteo Anderson y Lin, Alfonso Ramírez Navarro, Pablo Emilio y Juan Agustín Ramírez Calderón, Tirso Vélez y su maestro Luis Anselmo Díaz Ramírez.

En su vida laboral pública y privada, se pueden mencionar los siguientes cargos: Juez 2º Civil del Circulo de Cúcuta; Conjuez del Tribunal Superior; Secretario Gobierno Municipal; Secretario de Gobierno Dptal; Registrador de Instrumentos Públicos del N. de S.; Concejal de Cúcuta; Diputado del N. de S.. Abogado Consultor de Varios Bancos; Presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Cúcuta; Presidente de los Clubes de Leones Cúcuta Centro y Libertadores; Presidente de la Sociedad de Profesionales Javerianos del N. de S.; Presidente de la Academia de Historia del N. de S. y Presidente de la Sociedad Bolivariana de San José de Cúcuta y Presidente de su Empresa Asesoría Inmobiliaria Ltda..

Entre sus publicaciones se destacan  “El Artículo 121 de la C.P.”(1.956); Nombres y Voces (1.966); Poesía (1.966); Sombrabajo (1.972);  Poesía de Urgencia (1.978); Bolívar, el Hombre de las Leyes Fundamentales (1.979); Patria Elemental (1.985); Variaciones para una Epopeya (1.985); Alfarero de Patrias (1.986); Teoría del Crepúsculo (1.988); Perfiles Memoriosos (1.993); Confines (1.994); Temas e Imágenes (1.998); La Tarde Festejada (1.999). Efectuó numerosos trabajos periodísticos y conferencias.

Fue galardonado con la Condecoración Municipal. Juana Rangel de Cuellar; Condecoración Eduardo Cote Lamus del ICBA; Condecoración Eligio Álvarez Niño del Centro Literario Cristina Ballén; Condecoración José Eusebio Caro de la Gobernación del Departamento; Condecoración Orden Francisco García de Hevia del Estado Táchira y Placa de Cofundador de la UFPS.

Fue Miembro de la Academia Colombiana de Historia; Miembro de Número de la Academia de Historia del Norte de Santander y de la Sociedad Bolivariana de Colombia y de San José de Cúcuta;  Miembro de la Academia Colombiana de Letras Y Filosofía; Miembro del Colegio de Abogados del Norte de Santander; Miembro Sanmartiniano de Colombia; Miembro de la Asociación de Escritores del Norte de Santander.

DOS BALUARTES NORTESANTANDEREANOS


Que hojas de vida tan distinguidas las de este par de seres maravillosos; sus condiciones personales se hicieron merecedores de los más caros reconocimientos y los más importantes distinciones. 

Por siglos de los siglos, que el Todopoderoso los premie para bien de sus familiares y amigos, de las Instituciones a las que pertenecieron y a las que entregaron tantos esfuerzos y sacrificios.

Luis Anselmo y José Luis fueron figuras de la vida nortesantandereana. 

Como grandes servidores de la humanidad y excelentes pensadores de  la comunidad, serán recordados siempre por sus palabras mágicas y sus acciones positivas y por vivir cada uno una vida honrada, por lo que ya mayores, después de ser artífices de sus propias venturas y tomar los caminos más correctos, pudieron mirar hacia atrás con orgullo y propiedad, y lo disfrutaron. 


Curiosamente las vidas de don Luis Anselmo Díaz y el poeta José Luis Villamizar fueron paralelas, aunque el primero murió a los 92 años y el segundo a los 79. 

Los dos militaron en el partido conservador e incursionaron fuerza en el mundo de las letras. 

Los dos ejercieron el periodismo con asiduidad y devoción.  

Los dos querían ser “curas”. 

A los dos les dio por tener matrimonios estables como un ejemplo a las nuevas generaciones.  

Los dos fueron académicos, Díaz, graduado en la Universidad de la vida y Miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua, Villamizar, egresado de la Universidad Javeriana y Miembro de la Academia de Historia.

Con ellos, la iglesia perdió unos “santos” y el mundo ganó unos sabios que hoy se reencuentran en otra vida donde seguramente seguirán dando cátedra.   

(Mary Stapper)



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario