PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 26 de septiembre de 2015

815.- LA SEMANA DEL FUEGO



Gerardo Raynaud

Cuando los bomberos eran realmente voluntarios y el Estado eludía su obligación de proteger los bienes y las personas, más por falta de recursos que de intenciones y de interés,  el valeroso Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad debía reunir sus mejores esfuerzos para conseguir los medios con los cuales combatirían las conflagraciones, que en el pasado eran más frecuentes de lo esperado.

Quienes hayan seguido de cerca mis crónicas se habrán dado cuenta de las varias que narran estos incidentes en la ciudad, empezando tal vez, por el más importante del siglo pasado, cual fue el incendio del Mercado Cubierto, la principal plaza minorista, ubicada en pleno centro, donde hoy está construido el edificio San José.

En las décadas de los años cincuenta y sesenta, los incendios se multiplicaron, muy pocos al parecer por causas naturales y sí muchos provocados, especialmente en épocas de dificultades y particularmente entre comerciantes que veían en esta alternativa una salida para sus apuros económicos, al punto que hubo un momento de nuestra historia que llegaron a llamarlos ‘turco circuitos’, en clara alusión a ciertos elementos.

Otras crónicas escritas y alusivas a los eventos de catástrofe incendiaria, fueron, los relacionados con el extraño incendio ocurrido en el consulado de Venezuela a mediados del siglo pasado y otra un poco menos seria que narra de manera un suceso similar ocurrido en unos locales del hoy desaparecido Palacio Episcopal.

Pero vayamos a la crónica propuesta. A comienzos del año 65 del siglo XX, los bomberos voluntarios debían inventarse toda clase de actividades que les produjeran ingresos para poder desempeñar sus labores de manera más o menos eficaz y por ello, propusieron realizar un evento que moviera más que los corazones, el bolsillo de los participantes, operación que llamaron ‘la semana del fuego’.

Dicha ‘semana’ fue programada del 31 de enero al 6 de febrero y recibió todo el apoyo que público alguno podría darle a semejante acontecimiento.

Como parte de la estrategia para conseguir los recursos necesarios para su supervivencia, el capitán Comandante médico Mario Díaz Rueda, venía desarrollando una extraordinaria labor, en particular, vinculando a bellas jóvenes para que hicieran las funciones de recaudadoras de los fondos que exiguos, los bomberos lograban recolectar de la generosidad, especialmente de los comerciantes, que en resumidas cuentas eran los mayores beneficiarios.

Por ello, el año anterior había nombrado como reina de ese prestigioso Cuerpo de Bomberos Voluntarios a la hermosa Latiffe Safi, quien con su belleza deslumbrante, había representado al Departamento en varios reinados, entre los cuales se cuentan, el del Folclor en 1963 y el del Petróleo, en el cual obtuvo la corona de virreina, además de otros certámenes no menos importantes, como fue el de Reina de Reinas del año anterior, en el cual fue una de sus finalistas.

Acordada la idea de la ‘Semana del Fuego’, la programación comenzó a esbozarse con la ayuda de los patrocinadores, tanto oficiales como privados, de manera que lo primero que surgió fue el lanzamiento de las candidaturas al reinado de la ‘semana’ y después de algunas reuniones de los comités asesores, tres bellas señoritas propusieron sus nombres, Sara Milade Pérez, Martha Jaimes y Carmencita Díez Bohórquez quienes, sin más demoras se dedicaron a buscar el ansiado galardón.

Como no era un reinado de belleza sino de simpatía, las candidatas debían dedicarse a conseguir la mayor cantidad de donaciones y quien lo hiciera resultaría la ganadora.

La forma de recaudar los fondos era sencilla; la organización había mandado imprimir unas calcomanías para colocar en los automóviles y unos banderines alusivos al evento, los cuales eran ofrecidos, no solamente en Cúcuta, sino en las poblaciones vecinas incluyendo, por supuesto, las venezolanas que se beneficiaban de los esfuerzos de nuestros bomberos.

Esos recursos recaudados se invertirían, primero en terminar de pagar la única máquina que habían adquirido con mucho esfuerzo y que aún les faltaba cancelar una buena parte y en hacerle unas modificaciones locativas a la sede, que entonces quedaba donde hoy edificaron el centro comercial Ventura; el proyecto planteaba una ampliación que consideraban necesarias como eran, un salón de instrucción, una cafetería y algunos elementos para complementar el equipo apaga-incendios y si sobraba plata, para comprar una nueva máquina.

Aunque legalmente existía un cuerpo de bomberos oficial, éste no funcionaba apropiadamente, de ahí la necesidad de constituir uno de voluntarios que durante mucho tiempo estuvo pregonando su unificación la cual se daría finalmente, algunos años más tarde.

Tal vez lo más interesante de la ‘Semana del Fuego’ era la conformación de la Brigada Femenina de los Bomberos Voluntarios; pero no como se imaginan, sino un grupo de entre 15 y 20 niñas cuya misión sería de Relaciones Públicas, quienes colaborarían en promover todas las acciones que realizan los bomberos.

Finalmente y después de una semana de muchas actividades, llegó el día de la decisión final para conocer la ganadora.

Era el sábado 6 de febrero y aunque inicialmente se había programado el acto de coronación en el Club de Cazadores, por razones de fuerza mayor hubo de trasladarse a las instalaciones del Hotel Tonchalá, sin embargo, los traumatismos fueron menores y el programa se desarrollo dentro de las previsiones que se habían establecido.

En el escrutinio final y con la supervisión del capitán honorario y capellán R.P.  José Manuel Calderón, la ganadora fue Carmen Díez Bohórquez quien recolectó la no despreciable suma de $9.831, quedando en los puestos de princesas Marthica Jaimes con $3.313 recaudados y Sara Milade Pérez con $3.300; sumas que sirvieron para amortizar las deudas inmediatas de la institución que redondeaban la suma de $70.000; algo es algo.

El remate de la ‘Semana del fuego’, antes del baile de coronación fue el acto protocolario de reconocimiento, distinciones y ascensos, con la asistencia de las autoridades civiles y militares de la región.

Previo al baile de coronación, se efectuó un desfile de modas que ambientó el escenario mientras se integraban al séquito de las bellas, las invitadas entre las cuales estaban las reinas de Cundinamarca y de la Feria de Bucaramanga Lucía Plata y Sarita Gómez, así como, Nubia Bustillo señorita Ciudad del Carmen del departamento de Bolívar.

Puso la corona sobre las sienes de la candidata ganadora, la reina Latiffe Safi y pronunció el discurso correspondiente, el poeta y periodista Cicerón Flórez. 

La fiesta fue amenizada por la orquesta cucuteña de Manuel Alvarado y duró hasta el amanecer, sin que se presentaran emergencias que ameritaran la presencia de las unidades bomberiles, que  interrumpieran sus momentos de sana diversión.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario