PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 16 de octubre de 2015

825.- EL PASADO DE PACOLANDIA



Jhon Jairo Jácome

Así luce en la actualidad la finca en la que los paramilitares cremaron un número indeterminado de cadáveres.
                                  
Fue alguna vez un fortín militar del Frente Fronteras de las Auc. Cinco familias reclaman su propiedad.

De todas las propiedades que Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano, tuvo durante su paso por Cúcuta y su área metropolitana, tres marcaron profundamente lo que significó su accionar por estas tierras: Las Palmas, La Estrella y Pacolandia.

En Las Palmas, el otrora comandante del Frente Fronteras de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) vivió hasta el 2004, cuando se fue hacia Santa Fe de Ralito (Córdoba) a formar parte de los diálogos que los paramilitares adelantaban con el Gobierno.

Esta finca, según ha sido confesado por El Iguano en el marco de su proceso ante la Ley de Justicia y Paz, la compró por $245 millones.

En la finca La Estrella, los ‘paras’ que cumplían órdenes de El Iguano habilitaron un helipuerto para que la aeronave que les traía las provisiones aterrizara lejos del alcance de las autoridades de Cúcuta.

Otras fincas como La Granja, Cámbulos, Medialuna y La Loma, hacen parte de las propiedades que Laverde ha entregado a la justicia para la reparación de sus víctimas.

Sin embargo, es Pacolandia la finca que más recordación tiene entre las miles de víctimas que los paramilitares dejaron en la región, por haber sido allí donde se llevó a cabo una de las prácticas más macabras que este grupo de hombres pudo realizar: la desaparición de cuerpos en hornos.

Pacolandia está ubicada sobre la vía que comunica al corregimiento de Banco de Arena, zona rural de Cúcuta.

Desde la entrada de la propiedad, hasta la casa que la compone, hay unos 200 metros. Desde esta edificación, hasta el lugar donde los ‘paras’ construyeron el horno en el que incineraban los cadáveres, hay otros 115 metros.

En este lugar, donde la muerte y la maldad se pasearon a sus anchas, hoy no queda ningún rastro del horno construido en ladrillo y que tenía una dimensión de 12 metros de ancho por 18 metros de largo.

De hecho, para poder saber con exactitud el lugar donde esta construcción existió, se hizo necesaria la denuncia de un exparamilitar desmovilizado y acogido dentro de la Ley de Justicia y Paz.
  
Sobre la forma como El Iguano se hizo a Pacolandia, corren varias versiones. Una, la que él ha sostenido siempre ante la justicia, indica que al llegar junto a sus hombres a esta zona de la región, la propiedad estaba abandonada.

“Nosotros ocupamos este lugar porque estaba abandonado. Cuando llegamos a la zona, nos enteramos de que el dueño de la finca se había ido para Venezuela porque la guerrilla lo había secuestrado muchas veces y ya no tenían nada más qué quitarle. Ahí yo establecí mi campamento”, confesó El Iguano ante la magistrada Alexandra Valencia Molina, de Justicia y Paz.

Pacolandia, con la ocupación de Laverde, pasó a convertirse en el campamento central del Frente Fronteras de las Auc.

Según El Iguano, en esta finca, junto a un caño, fueron incinerados 19 cuerpos de personas que habían sido ejecutadas en este lugar y cuyos cadáveres habían sido enterrados allí mismo.

“Después de esos primeros 19 cuerpos, incineramos 13 cadáveres más. Los apilábamos, buscábamos madera y con llantas les metíamos candela. Una vez los cuerpos se reducían a cenizas, echábamos agua y se borraba toda evidencia”, confesó.

Laverde Zapata sostuvo ante la magistrada Valencia que en ningún momento él ni ninguno de sus hombres, quemaron a una persona viva. “Todos eran cadáveres”, enfatizó el excomandante del Frente Fronteras, próximo a recuperar su libertad.

El horno de Pacolandia, junto al de Juan Frío, en Villa del Rosario, hace parte de los 8 lugares habilitados por los paramilitares en Cúcuta y su área metropolitana, que terminaron convertidos en campos de exterminio por la necesidad que les asistió en un momento previo al inicio de los diálogos con el Gobierno, de desaparecer por completo los cadáveres de sus víctimas.
   
Sobre esta finca, actualmente, cursan 5 solicitudes de restitución ante la Unidad de Restitución de Tierras, dirección territorial de Norte de Santander. En el corregimiento de Banco de Arena, las mismas solicitudes llegan a 41.

Reunión con los del Alejandría

Según el exparamilitar Ramón de las Aguas Ospino, alias Rumichaca, en la finca Pacolandia fue donde se llevó a cabo una reunión con un grupo de comerciantes del Alejandría, para la época en que los paramilitares hicieron presencia en la región (1999-2004).

Dado el interés que algunos comerciantes de este lugar mostraron por la seguridad que los ‘paras’ ofrecían, se coordinó una reunión en Pacolandia para cuadrar los pormenores del esquema de protección que se les iba a ofrecer y el precio que debían pagar por él.

“Recuerdo que la reunión se llevó a cabo un viernes. La cita era a las 3 de la tarde pero les dijimos que empezaran a llegar desde las 7 de la mañana, para no dar tanto visaje por la vía”, confesó Rumichaca.

Ospino también le contó a la magistrada Valencia que él mismo les ordenó a los comerciantes del Alejandría que no fueran cada uno en sus carros sino que aprovecharan para viajar 5 o 6 en una camioneta.

“Yo me encargué de llevarlos hasta Pacolandia. Iba delante de ellos en una moto indicándoles el camino. Cuando llegamos a la finca los recibió Yesid Alarcón, alias Gustavo 18, quien fue el que lideró la reunión”, sostuvo Ospino.

Ese día, según dijo ante Justicia y Paz el hoy desmovilizado paramilitar, llegaron hasta la finca más de 150 personas que tenían negocios en ese centro comercial.

“Después de la reunión se estableció que nosotros nos encargaríamos de la seguridad de ese sitio y que mensualmente nos pagarían una cuota por ello”, finalizó diciendo.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario