lunes, 15 de febrero de 2016

890.- HELENA MERCHAN, FORMADORA DE ARTE



La Opinión

Helena Merchán ha dedicado su vida a promover las artes en la frontera.

A sus 94 años Helena Merchán, maestra en artes plásticas, se despide de Cúcuta después de más de cuatro décadas de trabajo como formadora de arte. 

María Helena Merchán Fuquen nació en Diutama, Boyacá, en 1921, época en la que gobernaba Marco Fidel Suárez.

Helenita como también le dicen, es la hermana mayor  de seis hijos, del matrimonio de los boyacenses Paulina Fuquen y Rosendo Merchán. Él, fue un destacado escultor en madera y le dictó a Helena sus primeras clases de talla.

Durante su época escolar se destacó por el trabajo con su padre y una de sus obras le otorgó una beca para estudiar en la Normal Nacional de Bogotá, obteniendo en 1948, el título de maestra en pedagogía.

El año siguiente ingresó a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional, becada de nuevo por sus obras. Tuvo de maestros a los artistas Enrique Grau y Julio Abril, con este último tuvo una estrecha amistad y trabajo cercano.

De la Universidad Nacional le merecieron los títulos como maestra en dibujo artístico (1952) y maestra de escultura (1953).

Su trabajo le dejó otra beca para que continuara estudios de especialización en la Academia de Bellas Artes de Roma.

En su estadía en Italia, viajó por Francia, España, Austria, Suiza, Alemania, Bélgica e Inglaterra, expuso sus obras en Roma y Barcelona.

En 1958, Helena regresó a Colombia para iniciarse como formadora en Bogotá, trabajó en el Sena, en el Liceo Nacional de Zipaquirá y en la universidad de los Andes.

Alternamente participó en diferentes exposiciones en Tunja y Bogotá.

Para la década de los 60 Helena se trasladó a Cúcuta, invitada por el reconocido artista y en ese entonces director de la Escuela de Artes Plásticas Julio Abril.

Desde entonces trabajó como profesora en el colegio Inem.

Además, perteneció a la Escuela de Artes Plásticas de Cúcuta y a la Escuela de Bellas Artes de San Cristóbal (Venezuela).

Las obras que más recordarán los cucuteños son los bustos de Francisco de Paula Santander ubicados en la universidad del mismo nombre y en el colegio Inem.

Además de la estatua de Santander de dos metros de alta que adorna el jardín interno de la Gobernación de Norte de Santander.

Después de cuatro décadas dedicadas al trabajo artístico y a la enseñanza en Cúcuta, se despide con honores para radicarse en Bogotá con su familia.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario