PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

domingo, 5 de noviembre de 2017

1212.- DON ARTURO COGOLLO Y SU VIDA

Gastón Bermúdez Vargas
(Tomado del Libro Azul de Colombia,  y otras fuentes)

Don Arturo Cogollo

Don Arturo Cogollo nació en Cúcuta el 27 de marzo de 1875, a casi dos meses antes del terrible terremoto, en el hogar formado por sus padres, don Francisco María Cogollo y doña Cenobia Rodríguez.

Sus hermanos fueron Francisco María, a quien llamaban ´Pancho´ para diferenciarlo de su padre, y quien fue esposo de Mariana Bustamante; Ciro, soltero y asesinado en su almacén (otra versión manifiesta que en su casa) por prófugos de Cayena rateros de oficio en 1928; Fue un destacado ciclista en su momento y un respetado y acreditado empresario del periodismo y dirigente deportivo de la ciudad, tuvo una farmacia con Pancho; Mario, era un inversionista quien manejaba negocios con Arturo; Cora soltera; Ernestina, casada con David Castro; Blanca, esposa de Martín Jácome; María que contrajo matrimonio con Adán Carrasquero, y Elvira muerta  de tifo en el sitio de Cúcuta, año de 1900.

El señor Cogollo fue un autodidacta, pues no frecuentó colegios ni menos universidades. Sus estudios primarios los hizo en Cúcuta con don Cenón y don Luis Salas Peralta, en su escuela particular ubicada frente a donde estuvo el teatro Guzmán Berti. Luego estudió en la escuela urbana de varones de San Cayetano dirigida por don Bernardo Daza.

Comenta su nieto el Arq. Arturo Cogollo Díaz (quien no tuvo mucha oportunidad de conocer mejor a su abuelo debido al corto tiempo que tuvo para compartir con él por la gran diferencia de edades) que “tengo la impresión de que era una persona de esas formadas en otro ambiente, como era el de aquella Cúcuta que prosperaba de la mano de una dirigencia orientada por ricos e ilustres comerciantes de origen europeo; alemán e italiano, como Christian Andressen Möller, Federico Halterman, Heinrich Rode, etc … Cúcuta tenía más conexión en ese entonces con Europa y Nueva York que con Bogotá…”

Don Arturo destacó como emprendedor y comerciante. Formó la empresa Cogollo & Cía. junto con sus hermanos Mario y Blanca, ocupándose de todos los ramos del comercio en general como el de la importación, exportación, comisiones, agencias bancarias, etc., y tuvo lugar prominente en el comercio de Norte de Santander.

Los señores Cogollos & Cía. tuvieron un próspero resultado en atención a las especiales condiciones que los rodearon, y como testimonio de ello pudiera recordarse lo que en cierta ocasión dijo un escritor regional al referirse a uno de ellos “nacido para el trabajo y fiel intérprete de la nobleza del esfuerzo propio”.

Arturo Cogollo como hombre de negocios tuvo necesidad de viajar varias veces a Europa y Norteamérica, donde adquirió gran experiencia, confirmándose así las ideas de Montaigne de que la mejor ilustración es la que dejan los viajes a un hombre asimilador.

En las instalaciones de Cogollo & Cía ubicada en la acera de enfrente de la Aduana de Cúcuta en la avenida 7ª No 10-40.

A su regreso de Europa en 1914 escribió un importante artículo en el periódico El Trabajo del 8 de octubre, titulado ´Nuestro Porvenir´, donde hace un análisis oportuno y exacto de nuestra industria cafetera de entonces, donde expuso las causas que hacían del café nortesantandereano un producto agrio y que incidían en los bajos precios de nuestro grano, y muy por debajo de los de las demás plazas colombianas:

1º.- La recolección que nuestros campesinos hacían de los granos, sin separación alguna entre los granos maduros y verdes, produciendo así una mezcla de calidad muy inferior.

2º.- Hacer en el propio cafetal, pilas de café para fermentarlo, desbabarlo y desbrozarlo, evitando así ciertos gastos de transporte. El resultado de tal economía era una fermentación que hacía nuestro grano más acre que el mismo café brasilero.

Enseguida recomendó seleccionar el grano recogiendo solamente el café maduro y dejando el verde en la mata, y además construir fosos de despulpe en la propia casa de la hacienda. Igualmente el empleo de maquinaria para desbabar, clasificar, etc., para asegurar una excelente calidad. Además en ese viaje constató  en Nueva York que el café Medellín era cotizado a un precio mucho más alto que el café Cúcuta.

Don Arturo más joven.

Debido a ese espíritu emprendedor y prestigio comercial, don Arturo fue uno de los fundadores de la Cámara de Comercio en 1915, siendo nombrado vicepresidente de la primera Junta Directiva de dicha institución, cuyos integrantes fueron: Federico Halterman (Presidente), Arturo Cogollo (Vicepresidente), Rodolfo Faccini (Secretario 1º), Manuel José Vargas (Secretario 2º).  

En 1919 contrajo matrimonio en Cúcuta con la dama bumanguesa doña Rebeca Ordóñez, unión en la cual tuvieron los hijos siguientes:

Armando, casado con Ana Josefa Girón Durán y de cuya unión nacieron Rebequita, esposa de Gustavo Ruán Guerrero, Beatriz casada en Bogotá  y viuda del geólogo Reinaldo Rivera y en segundas nupcias también viuda de Lewis Donner, Armando quien casó con Elsa Villalobos e Ivonne en matrimonio con Jaime Guerrero Ramírez.

Myriam, esposa de Abel Silva Barret de Nazaris, de quienes nacieron Leonor, (casada en Bogotá con Alvaro Flórez y posteriormente con Rafael Uribe) y Myriam, casada en Cúcuta con Alfonso Villamizar Silva.

Y Arturo, cuya esposa fue Gladys Díaz, y de cuya unión nació Arturo, destacado arquitecto del país.

Cuando el Banco de La República estableció por primera vez una sucursal bancaria en Cúcuta, iniciando operaciones el 12 de noviembre de 1923 con un capital de $60.000, nombró como su Presidente a  don Arturo Cogollo de la Junta Directiva compuesta por Arturo Cogollo, Isidoro Duplat y don Agustín Meza,  y este último a su vez fue su primer Gerente, llamado en ese momento Director del Banco.

Debemos mencionar que desde principios del siglo XX, el gobierno nacional venía tratando de resolver el problema de que las casas comerciales actuando como ´banquillos´ con préstamos a los agricultores de café para sus cultivos, cobraban altas cuotas de amortización e interés de los mismos. Entre ellas se encontraba Cogollo & Cía. por lo que don Arturo debía tener experiencia en el negocio bancario, de ahí posiblemente su nombramiento.   

El 10 de noviembre de 1936 al retirarse el doctor Manuel José Vargas de la Gobernación de Norte de Santander para ocupar el Ministerio de Industrias, fue designado por el presidente Alfonso López Pumarejo en su primer mandato, como gobernador encargado don Arturo Cogollo, quien para el momento se desempeñaba como Secretario de Hacienda. Tomó posesión del cargo en Pamplona ante el Tribunal Superior que presidia el doctor Juan de Jesús Camargo.

Don Arturo con su hermana Blanca en la entrada de la Quinta Cogollo. 1918.

En su condición de gobernador, en un corto mandato de 50 días, no hizo cambios en las Secretarías, en las que continuaron Hernando Osorio de Gobierno, Alfonso Lara Hernández en la Educación y en la de Hacienda el mismo Gobernador encargado. 

Durante su cargo tuvo el honor de colocarle la Cruz de Boyacá a Doña Teresa Briceño de Andressen en la Villa Andressen, esquina nororiental de la calle 15 con avenida 5ª; luego de que ella regresara a Colombia y se hubiera hospedado temporalmente en la Quinta Cogollo; fue el 13 de diciembre de 1936 (antes de que ella falleciera el 11 de enero de 1937); debió sentir un inmenso orgullo al reconocer a tan interesante personaje... 

No fue don Arturo un político, y fue por ello que no lo confirmaron en el cargo a pesar de sus capacidades de hombre conocedor y emprendedor, porque Colombia siempre ha sido un país de políticos. De haber permanecido, posiblemente hubiera hecho mucho por nuestro desarrollo agrícola, industrial y comercial, como hombre de negocio que era.

Una de las cualidades de Arturo Cogollo era que escribía todas las experiencias derivadas de sus viajes tanto en nuestro país como al extranjero, las cuales consignó en su libro Perfiles, prologado por el poeta Francisco Morales Berti, y cuya lectura amenísima deja mucha utilidad práctica por el cúmulo de circunstancias por él vividas.

También históricamente contribuyó con muchos artículos de prensa tanto en Cúcuta como en Bogotá, donde narró sucesos de interés referente al siglo pasado.

Quinta Cogollo

Para conocer mejor su parte humana, cuenta una de sus nietas, Beatriz Cogollo de Donner, que ya en edad de retiro, a su abuelo le gustaba sentarse en frente de su casa en la avenida 5ª entre calles 15 y 16, donde llegaba mucha gente conocida a hacerle servicio al carro en la bomba La Avenida, de la esquina de la avenida 5ª con calle 16 del señor Emiliano Rodríguez, y mientras les arreglaban el vehículo, cruzaban la avenida y se sentaban a conversar con su abuelo sentado en la mecedora. “Me encantaba escuchar a los viejos hablando de sus cosas y posibles proyectos, que la mayoría de las veces no entendía”.

Ella lo recuerda como: “ ´Mi papá Arturo´, como lo llamábamos, era un hombre de carácter fuerte y definido, de principios, estricto, justo y cariñoso, de compromisos y metas con él mismo y con la gente. Era un estudioso, un lector incansable y un enamorado de la música brillante, la opera y la zarzuela, era muy culto. Hombre de gran visión, sin miedo a recibir y conocer información, especialmente con mucha capacidad para escuchar”.

Don Arturo Cogollo falleció en Cúcuta el 17 de noviembre de 1961. Su muerte fue sentida en Cúcuta y en el Departamento, y su recuerdo es imborrable, porque su conducta de hombre sencillo, bueno y sobre todo emprendedor, nos ha confirmado que la muerte es la mejor evaluadora del hombre y sus hechos.

Panteón familia Cogollo. Cementerio Central de Cúcuta (El busto de mármol blanco en el centro es de su hermano Ciro, quien murió trágicamente en 1928).


No hay comentarios:

Publicar un comentario