PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 16 de noviembre de 2013

478.- JOSE RAFAEL PINEDA: ´MUSICA ES EL ARTE DE HACER VIBRAR EL SILENCIO´



Eduardo Rozo

Sentado en un taburete y desplazando con maestría sus dedos por las teclas de un piano, instruye a sus estudiantes.


Para él, la música es un aprendizaje continuo que le ha generado satisfacciones y le ha permitido adquirir conocimientos y  un sinnúmero de amistades. Sueña con convertir su escuela de música en un conservatorio y que la administración municipal le asigne una casa en comodato para  dejar de pagar arriendo y poder formar a más niños y jóvenes cucuteños.

Para muchos artistas de la ciudad, José Rafael Pineda Solarte, es una Biblia de la música local. Cuenta con una trayectoria amplía y se destaca por ser formador de jóvenes talentos desde la Sinfónica Juvenil de Cúcuta, que fundó y dirige hace más de 25 años.


La dedicación y disciplina del maestro le permitió integrar durante 25 años la orquesta sinfónica de Caracas y trabajar durante 28 años ininterrumpidos en el conservatorio del maestro Pablo Tarazona.

Compartió con ilustres músicos de la talla de Ángel María Corzo y Víctor M. Guerrero quienes fueron compañeros y amigos. 

En diálogo con Pineda habló de los recuerdos que han marcado su existencia, de las anécdotas en sus 86 años de vida y de los sueños que aún espera cumplir.

¿Qué significa haber dedicado toda una vida a la música?

Nací entre la música y ha sido un ascenso progresivo para adquirir el alma blanca que llamamos quienes nos dedicamos a este bello arte. Mi papá fue músico, se formó en Venezuela y de él aprendí todo para la vida.

¿Su primer acercamiento con la música?

En la casa gateaba en medio de los instrumentos que dejaban los integrantes de la banda de mi pueblo (Chinácota). Los agarraba y soplaba y cuando mi papá se dio cuenta, por instinto, ya estaba interpretando.

¿Una anécdota de su infancia?

Vivimos un tiempo en San Antonio del Táchira, ahí un sacerdote le propuso a mi papá montar una banda parroquial. Tenía siete años y estaba aprendiendo a tocar un violín que costó 18 pesos, pero como en la banda no lo podía tocar, me dieron unos platillos chiquitos y viejos, se me caían en el dedo gordo del pie y como utilizaba alpargatas me tocaba andar con el dedo amarrado. Eso fue en 1933.

¿Un sueño no cumplido?

Algún día, cuando aún existía en Cúcuta el teatro Guzmán Berti, estaba ensayando con el pianista David Vivas el tema musical de Agustín Lara, Granada. Luego de la interpretación se acercó el cantante italiano José Born, que observaba, y me propuso estudiar canto en Italia… me llené de ilusiones y empecé a sacar el pasaporte, el mismo que me negaron por no haber ido al servicio militar. Me iba a volar de la casa para irme, pero terminé regalándome al cuartel en 1946.

¿Una época memorable?

Cuando fui nombrado en el Conservatorio de Cúcuta por el maestro Tarazona, violín para un cuarteto de cuerdas clásicas. Luego, tras la muerte del músico Víctor M. Guerrero, en diciembre de 1956, me nombraron subdirector del Conservatorio  y ahí duré hasta la creación del Instituto de Cultura y Bellas Artes, que buscaba reunir todas las áreas artísticas en un solo espacio.


¿Cómo nace su escuela de música?

Un día, recién regresé de San Antonio, donde trabajé en la formación de sinfónicas, estaba caminando por la avenida segunda cerca de la planta de Bavaria… aún no estaba el hueco (risas), me encontré con Sergio Corzo Mantilla, hijo de un violinista amigo mío, a quien le conté que estaba buscando una casa para montar la escuela, me dio las llaves de una y desde entonces funciona la escuela. Empecé pagando $20.000 de arriendo. Todo eso fue en 1987.

¿Con cuántos estudiantes arrancó?

Eran 11 y cada uno pagaba $2.000 de matrícula. Se compraron 11 flautas, 11 cuatros y 11 sillas. Días después se fue a matricular un niño más, y por confiados la mamá nos robó los instrumentos y $22.000.

¿Cómo fue el primer concierto?

En 1993, cuando teníamos alumnos preparados y la Sinfónica estaba marchando. El concierto fue en el Teatro Municipal y asistió el alcalde Enrique Cuadros Corredor.

¿En 2012 la Alcaldía le prometió $55 millones, le cumplieron?

Se cumplió a medias. En cuatro oportunidades el alcalde, Donamaris Ramírez Lobo, nos prometió ese dinero para la Sinfónica. Con ocasión de los Juegos Nacionales, nos dieron un contrato por $20 millones para dar 10 conciertos, sin embargo, ese dinero se redujo a $17 millones con los descuentos y pago por estampillas.

¿En que invirtieron ese dinero?

A los niños no se les cobró las mensualidades, 30 dejaron de pagar $60.000 mensuales. Entonces pagamos arriendo y servicios, todo eso sumó alrededor de $8 millones. Se mandaron a arreglar unos instrumentos por propuesta de los mismos estudiantes y se tiene unos pesos para pago de arriendo de enero y febrero y estamos apretándonos el cinturón.

Formador de talentos

¿Cuál es la primera lección que les da a sus alumnos?

Les digo: para disciplinarnos ser lo que soy y estar en lo que estoy. Siempre he preferido estudiantes juguetones y no bobos, atajar y no empujar.

¿El instrumento preferido?

Quien aprende música debe aprender lo básico, como tocar piano. Sin embargo, mi fuerte es el violín.

¿Su tema musical?

Amo la música de Wolfgang Amadeus Mozart. Para la enseñanza resulta fresca y juvenil.

¿La presentación más recordada?

La hecha el 27 de diciembre de 2012 en Asinort. Tocamos el Concierto en Mi mayor de Juan Sebastián Bach y Las cuatro estaciones Vivaldi.

¿Cuántos integrantes tiene la sinfónica?

En la Orquesta son 55 y los de la preorquesta son 40.

¿En sueño por cumplir?

Quiero convertir la escuela de música en un conservatorio, soy un obrero de la música y quiero que este pequeño conservatorio sea grande, hay talento.


Dicen sus alumnos que músico que no fue formado por don Rafael no es de Cúcuta y es verdad. El maestro se mantiene activo y con una extraordinaria capacidad de trabajo. Se levanta antes de las 4 de la mañana con las ganas de trabajar de siempre.

Don Rafael es uno de los grandes formadores musicales de la región. Su legado está vivo y latente dentro del pentagrama de una tierra calurosa y alegre que él define como la mejor pieza musical.

Varios premios y reconocimientos ha recibido el maestro en décadas enseñando música en la región. 



Recopilado por: Gastón Bermúdez v.

No hay comentarios:

Publicar un comentario