PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 21 de julio de 2014

603.- AÑORANZAS DEL DIARIO DE LA FRONTERA



www.unipamplona.edu.com y otras fuentes


El Diario de La Frontera primero fue conservador, más antiguo que La Opinión, Luis Parra Bolívar era su inspirador y lo fundó al lado de doña Ligia Echeverría el 17 de febrero de 1951, quien seguiría la obra de Luis Parra acompañada del doctor Teodosio Cabeza Quiñonez. Periódico que poco a poco se consolidó y abrió una nueva etapa en la información noticiosa regional y de la frontera con Venezuela.

El Diario de La Frontera alternó con Comentarios y Oriente Liberal antes de la llegada de La Opinión a partir de 1.960. 

El  10 de agosto de 1969 fallece en Cúcuta su propietario fundador doctor Luis Parra Bolívar quedando el Diario de La Frontera bajo la dirección de su viuda doña Ligia Echeverría.

El Diario de La Frontera cumplió sus 25 años en 1976. En la celebración estuvieron presentes personalidades y líderes políticos entre otros el liberal Otto Morales Benítez y los conservadores Alvaro Gómez Hurtado y Lucio Pabón Núñez. La dirección en ese momento estaba a cargo de Teodosio Cabezas Quiñones. El Diario fue por muchos años orientador de la sociedad cucuteña y de la vida política del Departamento. 

Sin embargo en la época de los 80 por problemas económicos, se vende el periódico a la familia Salcedo, de tendencia liberal, en cabeza de Fernando, Aidé y su líder desde la parte política el senador Félix Salcedo Baldión.

Hacia finales de esa década el Diario de la Frontera alcanzó un importante desarrollo, planteando cosas diferentes para la ciudad. Sus dueños de ideología liberal, contrataron como asesor de contenidos  y nueva cara del periódico al reconocido académico y periodista, Guillermo León Aguilar de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y tenían en Jairo Matíz un jefe de Redacción sagaz, preocupado por la primicia y la investigación. En ese grupo estaba Ernesto Duarte Rojas, quien era acompañado por Roberto Ospino, Ciro Rodríguez, entre otros.

Luego fue comprado por el conservador doctor Mario Javier Pacheco, eminente poeta ocañero, dándole una orientación más que todo cultural, pero el negocio dejó de ser prospero. Pasó lo mismo que con El Comercio, La Noticia y muchos otros periódicos.

El Diario de La Frontera alternó la jefatura de redacción con Jairo Matiz, Gustavo Rojas Pérez y Juan Ricardo Gélvez.

El Diario de La Frontera le dio la oportunidad a la ciudadanía de tener suplementos literarios y páginas dedicadas a la cultura, sección liderada durante mucho tiempo por el comunicador social Javier Bosch Fossi.

 Recordamos en los actos de celebración del 25 aniversario del periódico en 1976 de izquierda a derecha entre otros a Otto Morales Benítez, Ligia Echeverría, a ese otro gran jefe conservador de la época, Álvaro Gómez Hurtado, Lucio Pabón Núñez y la gobernadora María Carmenza Arenas Abello. 

Hubo también una columna semanal del maestro Pablo Tarazona Prada desde los años 60, donde comentaba diversos aspectos del arte musical; escribía sobre vida y obra de reconocidos compositores e intérpretes colombianos y también de grandes compositores del mundo entre otros a Mozart, Beethoven, Bach, Haendel, Haydn y Schubert, teniendo la ciudadanía la oportunidad de ilustrarse, lo cual constituyó una actividad cultural muy importante.

En tamaño universal, el Diario de La Frontera sacaba separatas comerciales de fin de año, tuvo su unidad investigativa y batalló durante 50 años, pasando por todos los procesos: máquina de escribir, tipeo, computadores.

El paso tecnológico ayudó a realizar más páginas, apoyándose además en casas de prensa internacional con fuentes diferentes como DPA (agencia alemana) y PL (prensa Latina) desde Cuba.

Reporteros gráficos como Agustín Yáñez y Mirto Flórez, pasaron por el Diario de La Frontera, Ramón  ??? con sus crónicas judiciales, Rodolfo Ogliastri (q.e.p.d.), Ciro Rodríguez fiel con su página deportiva, Claudia Cecilia Sarmiento, Laura Dúmez, Mary Stapper directora de páginas especiales, quien tuvo la oportunidad de entrevistar a personajes de la historia como Lucio Pabón Núñez, Carlos Andrés Pérez, Álvaro Gómez Hurtado, Luis Herrera Campins, Misael Pastrana Borrero, Alfonso López Michelsen, María Elena de Crovo, Juan Martín Caicedo Ferrer, Juan Agustín Ramírez Caderón,  y pasaron otros comunicadores. Edgar Allan Niño Prato fundó la primera unidad investigativa del Diario de la Frontera.

Mary Stapper entrevistó a personajes de la historia de Colombia, uno de ellos, Álvaro Gómez Hurtado.


Gerardo Raynaud hace recordar en una de sus crónicas  de mitad del siglo pasado:

¨... la celebración de la edición 100 del Diario de la Frontera, un verdadero hito constituía la llegada a esa cifra, que para todas las publicaciones  es un logro que todas esperan poder cumplir. Recibió las felicitaciones protocolarias de todos sus colegas y en especial de sus copartidarios quienes no ahorraron adjetivos para reconocer su invaluable aporte como vocero de las necesidades e intérprete de los problemas de una de las ciudades más florecientes del país, que por su situación geográfica se constituye en una avanzada de la patria en la línea de la frontera norte. 

Pero además de los elogios, el Diario de La Frontera les proponía a sus lectores nuevos atractivos especialmente en sus secciones de entretenimiento. Para ello, habían contratado con la empresa americana Editor Press, las tiras cómicas de dos de los personajes más famosos del momento y que se mostraba como la publicación más atractiva y divertida que producía el agudo ingenio americano, se trataba de Benitín y Eneas, quienes de ahora en adelante y a partir de la edición 101 harían las delicias de sus lectores y para completar la dicha habían adicionado un producto que también desapareció de la publicaciones escritas y que para algunos formaba parte de su acervo diario, que preferían en lugar del conocido horóscopo, se trataba del ‘Pozo de la Dicha’, un pasatiempo que traía un mensaje diario, que dependía del nombre del lector, de la cantidad de letras de él y que era una especie de rompecabezas numérico¨.

También se recuerda el apoyo que daba el Diario de La Frontera al deporte nortesantandereano patrocinando equipos en actividades deportivas. Por ejemplo en basquetbol patrocinó en 1965 un equipo juvenil que la mayoría de sus integrantes eran del colegio Lasallista Sagrado Corazón conformado por Guillermo Yepes, Carlos González, Arturo Camperos, Luciano Aceros, Rafael Mojica, Oscar Chaustre, Jesús Lamk, Alberto D´Pablo, Gastón Bermúdez, Gabriel Moure y Fernando Morales, entrenados por Said Lamk, quienes compitieron contra Fanal, Gaseosas Hipinto, Café Galavís entre otros, quedando Diario de La Frontera Campeón Juvenil Municipal en forma invicta.  


Doña Ligia de Parra Bolívar, gerente del Diario de La Frontera condecora a Gastón Bermúdez uno de los jugadores del equipo de este periódico que se consagró invicto como Campeón Juvenil Municipal de Basquetbol 1965. Observan otros jugadores, Arturo Camperos, Oscar Chaustre y Fernando Morales. El acto se llevó a cabo en la cancha Toto Hernández y en él la Liga Departamental hizo entrega de los trofeos, medallas y diplomas a los campeones. En la gráfica aparece también el doctor Luis Parra Bolívar, propietario de esta empresa.


Luis Parra Bolívar

Ante todo un conservador de tiempo completo se caracterizó en el departamento por su apoyo a la gobernación y la actividad política de Lucio Pabón Núñez, el historiador Jorge Meléndez Sánchez autor de Política, Violencia y Esperanza en el tomo III de la serie Ocaña siglo XX, documento con sitio en la red, describe el talante de Luis Parra Bolívar quien desde el Diario de la Frontera impulsaba a quienes habían sido autoridades máximas del departamento, no con un periodismo informativo y por el contrario considerado altamente parcializado hacia el partido conservador. La casa Laureanista y luego la Ospinista fueron escenarios donde se movió el doctor Pabón Nuñez, quien incluso acompañó el período de Rojas Pinilla.

Gustavo Rojas Pérez narraba una anécdota de don Luis Parra quien  en cierta oportunidad decidió publicar en el Diario un aviso en el que anunciaba a la ciudadanía que no aceptaba cargos, postulaciones y que no daba recomendaciones a nadie. Esa y muchas historias más, se escuchaban y en cada una de ellas, se reflejaba la moral del periódico y la ética,  con que  Luis Parra  manejaba  las cosas.

Gustavo Rojas Pérez

Considerado maestro del periodismo escrito en el Norte de Santander, Gustavo Rojas Pérez, quien fue ciclista, se dejó atraer por la magia de la prensa escrita. En el Diario de la Frontera escribió sus mejores páginas, conoció a todos los gobernadores de mitad del siglo XX en adelante, su obsesión por la página regional, donde se movía como pez en el agua, y bien sea con la vieja máquina Remington, con los computadores y con los últimos adelantos tecnológicos, demostró que fue un periodista de vocación.

Todos lo identificaban con la divisa azul, con Parra Bolívar, con don Teodosio Cabezas, con doña Ligia de Cabezas, pero cuando tuvo que trabajar con los dirigentes liberales, no escatimó esfuerzos para informar con objetividad. Por ese motivo era bien recibido en todos los círculos sociales y políticos.

Era un lobo de mar, capaz de realizar hasta ocho páginas, si le tocaba hacer el periódico solo lo hacía y salía porque salía.  Sacaba fotografías, revelaba, era autosuficiente y además asesoraba y enseñaba a quienes aparecían como nuevos en el periodismo. Bastaba verlo girar desde su sitio de trabajo, retirar sus gafas y hacer el comentario preciso para desmentir, contradecir, cuestionar o simplemente asentar con la cabeza que las cosas si iban por buen camino.

Su última experiencia periodística fue con La Opinión y su muerte fue tan repentina, como las noticias que sacaba en primicia, nadie lo esperaba y sencillamente su corazón no quiso vivir más las lides del periodismo, Gustavo Rojas trabajó hasta el último día.

La familia Salcedo Baldión

En 1.988 la familia del entonces senador Félix Salcedo Baldión compra el Diario de la Frontera y lo sostienen por casi una década. El diario, tenía una población cautiva conformada por los miembros del Movimiento de Unidad Liberal, quienes seguían las incidencias de sus líderes desde las páginas del periódico.

El final del gobierno Barco, el gobierno de César Gaviria y el gobierno de Ernesto Samper, los tres presidentes liberales pasaron por las páginas del Diario de la Frontera. Los nombres de Jairo Slebi, los hermanos Maldonado Jorge e Iván, Edgar Rochells Marín, hacían parte de los protagonistas del Diario de La Frontera, que no escatimó esfuerzos en hacer evidente la nueva ideología.

El matutino en 1995 volvió a las manos conservadoras pero en nombre del poeta Ocañero Mario Javier Pacheco García, logrando mantenerlo durante sus últimos siete años.

Leopoldo Vera Cristo cuenta del Diario de La Frontera, que las rotatorias fueron vendidas a Juan Carlos Quintero quien fundó El Pilón de Valledupar. Lamentable venta para el departamento la que se realizó quizás por malos consejos. Por un tiempo él trató de interesar a algunos coterráneos para adquirirlo entre todos y lograr su permanencia, pero, además de que no se obtuvo el suficiente respaldo económico, definitivamente la cultura no era la prioridad de la clase política. 

La desaparición del diario a principios de siglo, 2002, después de haber cumplido sus 50 años, cerró un ciclo quedando La Opinión como único matutino de los cucuteños.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

2 comentarios:

  1. Hciendo historia... diario de la frontera.

    ResponderEliminar
  2. No sé si el comentario anterior mío se publicó. Si no, decía que me dió mucho gusto encontrar este blog. Ligia Echeverría es tía mía. Conocí a Luis Parra Bolívar, como miembro de familia muy querido por mí. Él me llevaba en vacaciones al periódico y allí yo inclusive colaboraba en el armado de la edición de navidad, antes de la rotativa. Gustavo fue conmigo un hombre paciente, porque yo seguramente no lo dejaba trabajar. Luego mi tía se casó con Teodosio (murió hace poco) y ella vive con Ligia Margarita, hija de los dos, en Cúcuta.

    Gracias por los recuerdos

    ResponderEliminar