PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 2 de octubre de 2014

642.- LA NIÑA ENCADENADA



Gerardo Raynaud


No es extraño descubrir actos atroces contra los más desvalidos. Esto viene ocurriendo desde el amanecer de los tiempos sin que haya lugar alguno que esté exento de barbaridades como esta que les voy a narrar y que ocurrió aquí en nuestra bella Perla del Norte antes de finalizar la primera mitad del siglo pasado.

La ciudad apenas tenía las principales calles que hoy identificamos como ‘el centro’; los alrededores no se habían poblado, particularmente hacia el occidente, pues allí la tierra era apta para desarrollar la industria que ha caracterizado esta región, las manufacturas de arcilla.

Aprovechando estas características, se había establecido, por los lados de la calle quince entre avenidas nueve y diez, el chircal del señor Lucas Lara y colindando con su empresa, callejones y callejas retorcidas y diseminadas por el lugar, numerosas casitas de rústica construcción, todas ellas habitadas por gentes humildes y trabajadoras; en una de ellas habitaban Roberto y Rafaela de Contreras con sus hijos.

Un buen día, un vecino, dicen que de nobles sentimientos, pudo advertir que una niña, de unos trece años permanecía encadenada por horas y por días en uno de los corredores de la casa. Sin vacilar, fue a la alcaldía y expuso su caso ante las autoridades, quienes sin dilación comisionaron a un empleado que se dirigió al lugar en compañía de dos agentes de la policía y constataron la veracidad del denuncio.

Ante este repugnante hecho, la niña narró el historial doliente y trágico de su vida. Siendo muy pequeña, al parecer por la precaria situación económica de sus padres, decidieron internarla en ‘La Casita’, una especie de asilo, que aún existe, donde se encuentran las niñas huérfanas o abandonadas y que reciben educación esmerada por parte de las Hermanitas de la Caridad de la Presentación.

Allí las niñas llevan una vida ‘hospiciana’ entregadas a la oración y al trabajo, sin embargo y luego de varios meses, diversas circunstancias confluyeron para que Ninfa Contreras, que era su nombre, no pudiera quedarse allí por más tiempo, así que sus padres no tuvieron más opciones que llevársela a su lado nuevamente, pues según las Hermanas no podían tenerla más tiempo, por ser una niña demasiado ‘inquieta’.

Estando en su casa, no se quedaba tranquila en ella sino que salía de su hogar y se lo pasaba de casa en casa jugueteando con sus compañeros de barrio, en las calles; ante casos como este, sus padres decidieron ‘castigarla’ manteniéndola encadenada y aun así, continuaba con sus travesuras, pues sus hermanitos le llevaban piedritas que iba amontonando a su lado y cuando pasaban sus vecinos se dedicaba a lanzarle una lluvia de piedras, soltando sonoras risotadas.

El problema, además del inhumano castigo, era que a veces pasaban largas horas, sin que le dieran bocado alguno y las cadenas ya comenzaban a formarle llagas, producto de la infame tortura. Cabe anotar que la noticia produjo una enorme sensación en la ciudad, hasta el punto que la prensa se agotó en tempranas horas de la mañana siguiente, todo por el deseo de conocer los detalles de este cruel suceso.

Fue tanto el alboroto causado por este atroz acto que el mismo comandante de la policía municipal, acompañado de varios agentes y por órdenes superiores, se dirigió a la casa del drama y sin liberar a la muchacha, se la trajeron con todo y cadenas, como para que no quedara duda sobre la flagrancia del delito y con la gruesa cadena todavía alrededor de sus tobillos, la llevaron ante el despacho del señor Alcalde Municipal don Agustín Guarín y allí ante la presencia de los empleados de la alcaldía y los particulares curiosos, procedieron a liberar a la desdichada Ninfa.

No fue fácil ni rápido ‘desencadenarla’, pues los eslabones estaban hechos con cabilla de media pulgada y asegurados con fuertes y grandes candados, de manera que para romper esas cadenas, tarea que realizaron el sargento primero de la policía y el secretario de la alcaldía don José María Rodríguez Rangel,  fue necesario utilizar lima y alicates, teniendo especial cuidado en no lastimar la humanidad de la humilde doncella.

Una vez librada del martirio, el señor secretario procedió a notificarle, “queda usted, niña, desencadenada en nombre la justicia”. En ese momento, el ambiente de la oficina se llenó de expresiones de alegría y parecía que se estuviera oyendo aquella estrofa del himno venezolano ‘abajo cadenas’; mientras tanto Ninfa, al ser despojado del peso de los hierros que aprisionaban sus piernas, dejó escapar un suspiro, miraba lánguidamente a los presentes y movía sus brazos como queriendo expresar la alegría de su liberación. Quitadas las oprobiosas cadenas, el señor alcalde la llamó aparte, le dio unos consejos y luego ordenó a los agentes que la retornaran a su casa de habitación.

Ante estos hechos, las autoridades manifestaron en una rueda de prensa, que  los padres serán sancionados severamente; las disposiciones legales contempladas en los Códigos de Policía, señalan fuertes penalidades para las autoridades que sometan a torturas, cadenas, cepos, etc., y si eso se contempla para los funcionarios oficiales ¿cómo será para los particulares que apliquen semejantes torturas a seres inocentes? se preguntaban los asistentes.

Establecidas las circunstancias y ante la evidencia de los hechos, se dispuso por parte de las autoridades, la visita domiciliaria a la casa de los esposos Contreras, con miras a su detención y presentación en el Permanente Central para efectos de la instrucción correspondiente, sin embargo, no fue posible detenerlos, pues al decir de los vecinos éstos se hallaban en la ciudad de San Cristóbal, a pesar de esta situación, se dispuso establecer en la cercanías de la casa, un servicio especial de vigilancia al cuidado de dos agentes que tienen instrucciones de detenerlos tan pronto lleguen.

Claro que al parecer, esto no sucedió pues la noticia se regó como pólvora por toda la ciudad y sus alrededores, poniendo sobre aviso a los degenerados progenitores, quienes no volvieron a aparecerse. Días más tarde, solicitaron la ayuda de sus parientes más cercanos para que se encargaran del sustento de los hijos que dejaron abandonados, con el compromiso que les enviarían los recursos necesarios para su manutención, todo con el fin de librarse de un carcelazo seguro.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario