PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 6 de octubre de 2014

644.- ACONTECIMIENTOS DE MITAD DE SIGLO XX…



Gerardo Raynaud


1. EL REVERENDO PADRE NARANJO, UNA ESTAFA ANUNCIADA.


Antecedentes  (Mario Aguilera Peña)

Es posible identificar diversas historias de curas falsos. Sin embargo, la más increíble de todas ocurrió en 1948 y fue protagonizada por dos jóvenes "paisas" que se atrevieron a realizar una Semana Santa en la localidad santandereana de Puente Nacional.

Los dos supuestos curas José Escobar Montoya y Oscar Alvaro Robledo Mejía tuvieron un rasgo común con otros famosos sacerdotes falsos del siglo pasado: fueron ex seminaristas y cargaron con la enorme frustración personal de no haber podido ser ordenados sacerdotes.

El engaño colectivo ejercido por Escobar Montoya y Robledo Mejía en la Semana Santa de 1948 pudo configurarse debido a que la parroquia de Puente Nacional había sido declarada en "entredicho" por el obispo de Socorro y San Gil, debido al ataque de los liberales al cura párroco de la localidad de la época. Por eso, se ordenó el retiro del sacerdote por espacio de tres años y el sellamiento de las puertas del templo parroquial.

En Puente Nacional, las campanas no se volvieron a oír. Para los actos religiosos los más fervientes creyentes debieron desplazarse a poblados vecinos. Luego de cinco meses sin sacerdote y ante la proximidad de la Semana Santa se hizo generalizado el clamor para que se oficiaran los ritos tradicionales.

Ni en la época en que ocurrieron los hechos ni mucho menos ahora se ha podido explicar cómo se enteraron los dos falsos sacerdotes de las expectativas y de las gestiones que las autoridades realizaron para celebrar la Semana Santa.

Lo cierto es que el lunes santo, 22 de marzo de 1948, una comitiva de parroquianos recibió en la estación del ferrocarril a dos presuntos sacerdotes. Tan pronto bajaron del tren, una tanda de voladores anunció la buena nueva al vecindario, ubicado a unos cinco kilómetros de distancia.

El falso cura José Escobar Montoya durante la Semana Santa de 1948 en Puente Nacional.


Al poblado entraron acompañados de dos señoritas del comité de recepción en un automóvil rojo, el más lujoso que había por entonces en el lugar; dieron una vuelta de plaza en medio de la algarabía y la expectativa general.

El sacerdote vestido de franciscano dijo llamarse Mario Franco (José Escobar Montoya) y el que usaba sotana negra se presentó como Samuel Botero (Oscar Alvaro Robledo Mejía), jesuita. Dijeron que venían a abrir el templo, porque la parroquia continuaba en entredicho, que habían sido comisionados para realizar los actos religiosos hasta el sábado santo, y que el domingo debían de presentarse a primera hora en la capital del país.

Desde el lunes por la noche, personas de diferentes edades y condición social hicieron largas "colas" en espera del turno para confesar sus pecados.

El jueves santo, ya cansados y ante el temor de no poder atender a todos los feligreses, introdujeron la novedad de la confesión colectiva y mental de los pecados, pero ciñéndose a los pasos esenciales del sacramento.

Se calcula que atendieron a más de 4.000 personas, es decir, que los dos supuestos sacerdotes pudieron conocer por este medio toda la vida privada de la localidad.

Las penitencias fueron desiguales, pues a las personas de aspecto citadino se les pidió rectificar sus conductas, mientras que a los campesinos de fe ciega se les impuso la "donación de limosnas para la comunidad franciscana y destinadas para la ejecución de imaginarias obras pías".

Para los curas falsos fue una Semana Santa agitada. En los dos primeros días hubo bautismos y primeras comuniones, y aunque parezca increíble, también algunos matrimonios.

El farsante más sobresaliente fue el que se hizo pasar por franciscano, quien mostró un excelente manejo del latín y no despertó en los oficios religiosos la más mínima sospecha.

La más impresionante de las procesiones fue la del viernes santo: cerca de ocho mil personas colmaron la plaza y las calles adyacentes.

Ese viernes, los falsos sacerdotes lograron robarse definitivamente el cariño y la admiración de los fieles: primero, porque todo el día se mantuvieron arrodillados e incluso así recibieron los alimentos, y en segundo lugar, porque el padre Franco mostró extraordinarias dotes de orador litúrgico.

En el sermón de las Siete Palabras, el "padrecito" abogó por la caridad y por la necesidad del perdón frente a las faltas de los semejantes; censuró la chismografía y el consumo de bebidas embriagantes y condenó duramente la violencia política, a los malos políticos y al odio partidista.

Los "padres" José Escobar Montoya y Oscar Robledo Mejía con feligresas de Semana Santa.


Nadie olvidó en Puente Nacional ese sermón. Todavía se recuerda que fue tanta la elocuencia y el poder de convicción con que habló Escobar Montoya, que la mitad de los presentes no pudieron contener las lágrimas. 

Como lo habían mencionado, cumplida su misión en la Semana Santa los curitas regresaron a Bogotá.

Los curas falsos fueron descubiertos cuando algunos vecinos de Puente Nacional decidieron visitarlos en la iglesia de La Porciúncula de Bogotá, donde habían dicho que los encontrarían.

Allí, al mostrar las fotos de la Semana Santa que les llevaban de regalo, los franciscanos reconocieron a José Escobar Montoya, porque anteriormente se había "hecho pasar por religioso a fin de estafar a las comunidades, especialmente de mujeres". El escándalo sólo salió a flote en la prensa en el mes de mayo, debido a los sucesos del 9 de abril de 1948.

José Escobar Montoya o el "padre Franco" y Oscar Robledo Mejía o el "padre Botero" fueron aprehendidos a mediados de mayo.

Antes de comparecer ante el juez, Escobar Montoya se fugó dos veces; primero fue detenido en Cartagena cuando se alistaba para viajar a Panamá, y después escapó de las instalaciones de Barrancabermeja cuando se disponía su traslado a Bogotá. Finalmente fue capturado en Medellín.

Entre 1945 y 1947, Escobar Montoya había sido condenado a tres años de prisión en la penitenciaría Central.

Por los sucesos de Puente Nacional, Escobar y Robledo fueron condenados a cinco años de prisión en Araracuara. De allí ambos se fugaron.

Robledo Mejía salió hacia el sur del país y nunca fue recapturado (el propio Escobar Montoya cuenta que se residenció en Argentina); Escobar Montoya fue detenido de nuevo e instalado en la colonia de Acacías, de donde también se fugó.

Reapareció en 1953, en Cúcuta, como el "reverendo padre Jesús Naranjo".

La estadía en Cúcuta

Eran los tiempos de la confianza y del respeto por la palabra y las investiduras, por eso era de común ocurrencia que se aparecieran por la ciudad personajes de todos los estilos y pelambres, cosa que aún sucede, solo que ahora somos más precavidos, siempre y cuando el poder de convencimiento y la labia del interlocutor no nos persuada de lo contrario.

Parecido al cuento del ‘Embajador de la India’ pero sucedido en Cúcuta por el año 53, un simpático y hablador paisa, Jorge Escobar Montoya, para que no quede duda de su origen, apareció con su sotana recién planchada en la oficina del Alcalde Numa Pompilio Guerrero para informarle de los motivos que lo animaban durante su estancia en la ciudad, todos de carácter religioso y altamente caritativos y humanitarios, lo que conmovió muy justamente al burgomaestre y quien incondicionalmente se puso a sus órdenes a fin de orientarlo sobre las gestiones que se proponía realizar, entre las que se decía estaba la adquisición de un lote para la construcción de un convento.

Lo que no sabía nadie ni siquiera el alcalde, era que el nombre con el que venía identificándose no era el suyo sino que decía llamarse R.P. Jesús Naranjo Restrepo.

Así pues, revestido de la autoridad que le daba en esos días la sotana, el padre Naranjo, se paseaba orondo por las ciudades de Colombia haciendo de las suyas, sin el menor recato y pudor, hasta que cayó en las redes de la policía en la ciudad de Bucaramanga y no en cualquier parte sino en el mismo hotel insignia de esa ciudad, el Bucarica, donde estaba hospedado desde hacía varios días y donde había maquinado toda clase de triquiñuelas y argucias para estafar a los inocentes personajes a los cuales se les acercaba.

Aquí en Cúcuta, al parecer no tuvo mucho chance de birlar unos cuantos billetes a los incautos que se le acercaban a pedirle medallitas, pero sí logró  esquilmar al cambia bolívares  Alfonso Max Niño a quien le pidió que le cambiara un cheque en dólares, girado contra un banco de los Estados Unidos por una suma en pesos colombianos equivalente a algo más de cuatro mil pesos.

Era lógico pensar que al señor cura no se le pediría identificación ni aval alguno, pues bastaba ver la ‘pinta negra’ que vestía para saber que se trataba de un representante del mismísimo Dios; lo que no se imaginaba don Max Niño, era que el cheque le saldría ‘chimbo’ y sin la mínima posibilidad de recuperación, pues en el momento de la noticia el ‘curita’ ya se había esfumado.

Afortunadamente, el alcalde Guerrero no alcanzó a caer en sus garras y solo le facilitó su vehículo oficial para realizar algunas de sus diligencias, entre las cuales es de suponer que lo llevaría a San Antonio, de compras y eso sin soltarle prenda, en pesos o en ‘bolos’, pues conociendo al señor alcalde, éste no era de fácil de bolsillo, ni siquiera con los suyos.

2. El Cúcuta Deportivo y la pelotera de Antonio Sacco.

Antonio Sacco, cerebral jugador uruguayo

Por esos días de los años cincuenta, el balompié colombiano acababa de pasar por su época dorada y el Cúcuta Deportivo había aprovechado su ‘cuarto de hora’ para vincular futbolistas que habían integrado la divisa ganadora del Campeonato Mundial de ese deporte en el sur del continente y específicamente de Uruguay, que había ganado la competencia reciente de 1950 con el famoso Maracanazo.

Manejaba el equipo rojinegro, nadie menos que el personaje del momento, la persona que había entrado pisando duro en el ambiente social, económico y deportivo de nuestra capital, el periodista y locutor Carlos Ramírez París, a quien sus allegados y demás amistades dieron por llamarlo ‘Trompoloco’ por sus actitudes resueltas, enérgicas y osadas.

Después del éxito logrado con su emisora Radio Guaimaral y con el apoyo resuelto de los fanáticos seguidores de equipo local, resultó siendo quien, en el 53, tomó las riendas del equipo, que venía sufriendo una aguda crisis económica desde el año anterior y para tratar de solventarla, decidió realizar una gira internacional por Centroamérica, particularmente por El Salvador, Guatemala y Costa Rica, lugares en donde a pesar de los resultados deportivos poco exitosos, los económicos ayudaron a sostener el equipo durante el resto del año.

Y no era porque la nómina de jugadores fuera pobre, pues entre sus filas estaba, a préstamo, el jugador Antonio Sacco, uruguayo quien se había destacado en la selección de su país, campeona del título mundial, por sus habilidades con el manejo del balón y de quien decían era el ‘bailarín de la número cinco’ y ‘malabarista de la pelota’ y quien además, fue el primero en inventar la jugada conocida como ‘la bicicleta’, la que hiciera popular años más tarde cuando jugaba en el futbol peruano.

Pero aquí en Cúcuta, se armó tremenda pelotera cuando se propuso comprar su pase, que entonces valía una fortuna y que las paupérrimas arcas de la institución no tenían cómo sufragar. 

Ni corto ni perezoso don Carlos propuso que todos los interesados se ‘metieran la mano al dril’ para lograr los recursos necesarios para su compra, punto que causó una gran controversia, sobre todo en los medios periodísticos que manifestaron su inconformidad, alegando que les parecía un posición francamente desagradable y le pedían a las directivas explicaciones.

En conclusión, el pase no se pudo comprar y el futbolista estuvo deambulando entre los dos países vecinos tratando de ubicarse en un equipo que le reconociera sus méritos futbolísticos y todo indica que el Deportivo Loyola de Caracas, equipo de la comunidad de los jesuitas, se hizo a sus servicios, aunque allí durara poco, pues al año siguiente salió para el Perú donde jugaría sus últimos partidos hasta retirarse del futbol activo en el 61 siendo jugador del Sport Boys.

3.  Favoritismo en las plazas de mercado.

Mercado La Cabrera hoy día

No podían faltar los escándalos tradicionales del sector público, así que con esta espero terminar esta crónica.

Recordemos que después del incendio del Mercado Central, en el sitio donde posteriormente se construyó el edificio San José, la administración municipal no pudo sustituir dicho emplazamiento, pues le fueron apareciendo dificultades de todo tipo, al punto que sólo se pudo construir su reemplazo años más tarde cuando se dispuso la construcción de La Sexta.

Mientras tanto, el abastecimiento se hizo mediante la asignación de plazas satélites en los cuatro puntos cardinales ubicados estratégicamente para que sirvieran sin dificultad las necesidades de los cucuteños; eran ellas, las plazas de El Contento, La Cabrera, Sevilla y Rosetal.

Ahora bien, estas eran manejadas y regidas por la administración municipal, que debía asignar y distribuir, de manera equitativa, los diferentes puestos que en ella se ofrecían y velar por el cumplimiento estricto de las normas de convivencia.

Sin embargo, luego de la distribución comenzaron a surgir los inconvenientes comunes que siempre se presentan cuando el reparto no se hace con justicia y al parecer eso fue lo que sucedió, recién comenzaron a entregar las asignaciones.

Los anteriores usuarios del Mercado Central se venían quejando que no los habían tenido en cuenta para la entrega y que por el contrario, los estaban entregando ‘a dedo’ entre las amistades y los copartidarios del alcalde y de los concejales, ante lo cual, el encargado de la repartición, Pedro Moros, solicitó a los interesados que le ‘citaran un solo caso de favoritismo’ en el que su hubieran asignado más de un puesto.

La prensa que entonces no tenía pelos para quedarse callada, le remitió una lista de beneficiarios a quienes les habían adjudicado más de un puesto entre los que estaban, Juan Ruiz con 5 puestos y luego una interminable lista de adjudicatarios con dos puestos cada uno.

Al doctor Pedro Moros, quien había exigido a la prensa rectificara sus argumentos se quedó sin ellos ante las pruebas incontrovertibles mostradas.

Lo que sucedió después, fue una redistribución más justa, donde quienes se quejaron quedaron con algunos de los puestos, aunque no en la posición que habían solicitado, pero de alguna forma salieron ganando en su propósito que era lo que deseaban, con esta reclamación.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario