PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 5 de junio de 2015

767.- LUIS ALBERTO LOBO



Alvaro Carvajal Franklin



Luis Alberto Lobo fue ministro Plenipotenciario de Colombia en Venezuela entre 2005 y 2009. Estuvo vinculado a la Cancillería durante más de 10 años.

Fue secretario de la Comisión Presidencial para Asuntos Fronterizo (Copiaf).  Se desempeñó como jefe de Planeación de Corponor,  catedrático de la Universidad Libre y alto consejero para la competitividad en la Cámara de Comercio y el Municipio.

Fue también cónsul adjunto en Venezuela siendo canciller Enrique Vargas Ramírez. Asimismo miembro de la fundación cultural el Cinco a las Cinco.

Lobo se graduó como Economista en la universidad Jorge Tadeo Lozano, y cursó estudios en la Universidad Experimental del Táchira (Venezuela).

También estuvo en la dirección de Coldeportes Norte de Santander, y en la gerencia del Grupo Radial Colombiano Cúcuta.

En su homenaje de la Fundación Cultural El Cinco a las Cinco

Aunque hoy nos reúne el recuerdo y el reconocimiento a un intelectual, miembro fundador de la Fundación Cultural El 5 a las 5, Alberto Lobo era por sobre todo un amigo y me voy a referir inicialmente al amigo.

Tuve la fortuna de conocer a Alberto hacia el año 1968, en la casa de su hermano Arturo, vecina a mi casa paterna. Aunque había alguna diferencia de edades que en los niños es muy notoria, Alberto que era el mayor de nuestro grupo de la esquina en el barrio La Ceiba, desde entonces y como siempre, no dudó en brindarnos su amistad, su tranquilidad y su consejo a los amigos de sus sobrinos-amigos de entonces, los hermanos Lobo Vargas.

Compartió y nos acompañó, hasta que como el mayor del grupo, se fue para Bogotá a estudiar Economía pero siempre en vacaciones, venía y compartía, hasta cuando por las leyes de la vida, con el tiempo nos fuimos dispersando y creando el futuro de cada uno.

De pronto nos veíamos cada año o más, pero manteníamos ese encuentro de amigos de siempre, con la alegría que dan tales encuentros.

Y fuimos creciendo profesional e intelectualmente y siempre pensando en nuestra Cúcuta, Alberto mas que nosotros, pues su rumbo fue por la dirección de Fronteras en la Cancillería y luego en la embajada en Caracas.

Nos tomó ventaja y en ese tema solo fuimos espectadores a su sapiencia y  planteamientos, de un pragmatismo admirable y a veces con un sarcasmo  que casi siempre lo hacían reir y a nosotros, a pensar.

Nos reencontramos en Bogotá, en Cúcuta, donde fuera y, siempre su preocupación era Cúcuta y su situación como frontera.

Si se hablaba de economía, su fuerte, el análisis iba de la mano con la situación de Venezuela y su constante lucha por dejar esa dependencia total del vecino, sin olvidar que estamos ligados para siempre y es una gran fuente económica.

Si se hablaba de sociedad, remontaba ese ancestro, ese amigo, ese “compadre” que cada cucuteño tiene en Venezuela y explicaba el porqué somos tan parecidos a los tachirenses y tan distintos a los venezolanos y ellos tan parecidos a los Nortesantandereanos y tan distintos al resto de los Colombianos. 

Siempre tenía una razón para toda la política de buen vecino y de habitante de la Región Frontera.

Sin tener elocuencia para hablar en público, sí era muy elocuente en las mesas de trabajo, en la reunión de amigos, siempre sus apuntes inteligentes eran certeros y nos gustaba sus análisis, nos agradaban y admirábamos su mediación que fue desplegada en toda su magnitud en su paso como segundo a bordo de otro gran cucuteño, Enrique Vargas Ramírez, en la Embajada en Caracas.

Las distinciones valoran, no solo por los logros profesionales y personales de los elegidos, sino porque destaca las virtudes y calidades personales del homenajeado y su compromiso con su terruño y con el mejoramiento de la calidad de vida de sus gentes.

Alberto tuvo ese compromiso que le merecía todas las distinciones en vida que le reconocimos en privado y que creíamos que lo haríamos alguna vez en público pero con él presente.

Pensando en Cúcuta, no dudó en ser parte de la Fundación Cultural  El 5 a las 5. Pensando en Cúcuta, estuvo en la Universidad Libre compartiendo su sapiencia con las nuevas generaciones.

Pensando en Cúcuta, era un invaluable consejero para todas las gentes en la administración municipal, desde su sobrino el Alcalde que tiene mucho de hechura suya, hasta el mas humilde de los funcionarios que buscara su consejo.

Y, en la tertulia del Ventura Plaza, donde compartía su gaseosa ½ litro con el que fuera llegando, se arreglaba el país, la ciudad y hasta la vida de los contertulios porque el rato era muy agradable.

Ese fue Alberto, un hombre culto, sencillo, preocupado por su terruño, pendiente de su familia, pendiente de sus amigos, por eso, su prematura e inesperada partida nos duele, nos duele como la de un ser querido porque puso en práctica en toda su extensión la definición de amistad: 

¨Es compartir, es una relación en la cual están asociados valores como la lealtad, la solidaridad, la sinceridad, la incondicionalidad, el compromiso y el afecto, entre otros, valores éstos que se cultivan con el trato frecuente y el interés por el bienestar recíproco¨.

Una buena amistad  como la de Alberto, complementa y enriquece, no solo en el intercambio de ideas, de información y sentimientos afectivos, sino también compartiendo buenos y malos momentos, triunfos y dificultades, éxitos y fracasos, todo eso lo hizo.

Tomando las palabras de Alberto Cortés, “Cuando un amigo se va queda un tizón encendido que no lo logra apagar ni las aguas de un río”. Siempre quedará encendido ese tizón en nuestros sentimientos y en la Fundación Cultural El 5  a las 5.

Por eso, la partida de este gran amigo, de este gran cucuteño, deja un gran vacío que no se entiende y es muy difícil de asimilar.

Comentarios

Hugo Espinosa Dávila.- ¨Fue para mí, sustento espiritual y emocional en muchas de las circunstancias privadas por las cuales acudí a él y era habitual que con expresiones anecdotarias y ejemplarizantes, me hacía razonar; creo también que muchos así conocimos a Lobito cuando en su procura acudíamos, pues al hacerlo reconocíamos en él, a pesar de su corta edad, al amigo probo y confidente, de buenas costumbres, de aura paternal, virtud que lo exaltaba para ser el primero de entre todos los iguales.¨

¨Se nos fue Alberto cuando más lo necesitamos, es una pérdida para la integración fronteriza que siempre oteó. Cúcuta perdió uno de sus más valiosos hijos, ejemplo de superación personal y de contribución desinteresada al desarrollo de la región.¨

Sergio Entrena López.- ¨Jamás le escuché alzar su voz al dialogar con argumentos y estaba muy informado de los temas de su predilección: la economía y la política, porque hablaba con conocimiento  y precisión bien fueran locales o regionales, del país o relacionados con su entrañable Venezuela.¨

¨…jamás le escuché expresión alguna de crítica infundada o comentario desapacible sobre ninguno.¨




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario