miércoles, 14 de septiembre de 2016

1002.- HIMNO DE NORTE DE SANTANDER



Olger García

Escudo Departamental
Creado en ordenanza No. 08 de noviembre 27 de 1978
Es el mismo que aprobó el Congreso Constituyente de la Villa del Rosario de Cúcuta, para la Gran Colombia en 1821, con una leyenda que diría Departamento Norte de Santander.


Bandera del Departamento
Creada en ordenanza número 08 de noviembre 27 de 1978
Las estrellas representan cada una de las provincias que componían el departamento (Cúcuta, Pamplona, Ocaña y Chinácota).


En oficio calendado junio 20 de 2016, cuyo destinatario es la Academia de Historia de Norte de Santander, la Gobernación de Norte de Santander a través del señor secretario Departamental de Cultura, doctor César Ricardo Rojas Ramírez, propone sustituir la palabra “guerra” por “por siempre” de la segunda estrofa del Himno del Departamento que actualmente reza así: “..., la paz es nuestro empeño, la guerra nuestro sueño…”.

Inmediatamente el señor presidente de la Academia de Historia de Norte de Santander, doctor Iván Vila Casado, con fecha 21 de junio de 2016, respondió sobre la “loable intención” de la Gobernación en el sentido de encajar el Himno dentro de la filosofía del postconflicto para que hablemos de paz y no de guerra, y agrega que el Himno es inmodificable aunque los herederos lo autoricen, porque hace parte de nuestro acervo cultural y es una obra que no puede ser “mutilada o corregida” por persona alguna.

Su solución es que “en los actos oficiales sólo se cante la primera estrofa del Himno”, como aquellas familias que por equis motivo esconden un hijo.

El doctor Luis Eduardo Páez García, presidente de la Academia de Historia de Ocaña, en oficio calendado junio 22 de 2016, manifiesta que “la ley de derechos de autor protege toda obra literaria durante la vida del autor y 80 años después de su muerte… lo cual impediría toda acción que se pretenda realizar”.

Bien, cuando el 22 de octubre de 1932 el entonces gobernador Luis Augusto Cuervo Pérez expidió el Decreto No. 456, ordenó que las “producciones musicales  de honda inspiración y sentimiento” fueran publicadas en la Escuela de Artes y Oficios, para que al conocerse en el resto de la República y en el exterior nos dieran “notable prestigio cultural”.

Fue así como el 24 de noviembre de 1932 se hizo en la Escuela de Artes y Oficios la primera impresión editorial de lo que hoy conocemos como Himno de Norte de Santander, con letra de don Teodoro Gutiérrez Calderón, y cuando en junio 17 de 1933 Cúcuta celebró los doscientos años de su fundación, cuyos actos se verificaron en la plazuela del Libertador (hoy Palacio Nacional), al terminar la programación se cantó oficialmente el Himno de Norte de Santander, con música del maestro José Rozo Contreras.

Por textos de la época hoy se conoce qué es lo que dice exactamente la segunda estrofa del Himno de Norte de Santander, al que, alguna vez, a un transcriptor se le atravesó un duendecillo retozón e hizo el cambio de una palabra, que hizo carrera y hoy nos tiene polemizando.

Ello nos indica que si volvemos al texto original, sin necesidad de decreto ni ordenanza, no estamos violando la ley de derechos de autor ni mutilando nada, simplemente honrando el pensamiento del autor y su obra.

¿Qué dice la segunda estrofa, tal y como quedó en la primera edición de la Escuela de Artes y Oficios?

“Bolívar, cuyo genio/ nos dio su llamarada/ la huella aquí estampada/ dejó de su corcel. / La tierra es nuestro oro/ la paz es nuestro empeño/ la gloria, nuestro sueño/ en busca de laurel”.



HIMNO DEL DEPARTAMENTO
Coro
Del Norte bravos hijos,
cantemos con el alma;
¡la vida por la gloria,
la gloria por la patria!
la patria, la patria, la patria.
I
En una villa nuestra,
el hombre de las leyes,
sin reyes ni virreyes
formó su altivo ser:
Si nuestras son sus glorias
y si él nos hizo grandes
a los ancho de los Andes
gritemos ¡Santander!
II
Bolívar, cuyo genio
nos dio su llamarada
la huella aquí estampada
dejó de su corcel
La tierra es nuestro oro,
la paz es nuestro empeño,
la gloria nuestro sueño
en busca de laurel.
III
En todo somos grandes
Oh noble raza austera
que cuida su bandera,
idioma, historia y cruz.
¡Que nadie un solo palmo
arranque a nuestro suelo,
el tanto que en el cielo
el sol nos da la luz.!
IV
Por tí daremos todo,
Colombia en tu derecho:
Aquí está nuestro pecho
y adentro el corazón.
La madre que nos llora...
la hija que nos ama...
¡Marchemos, que nos llama
el épico cañón.!







Recopilado por: Gastón Bermúdez v.

No hay comentarios:

Publicar un comentario