PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 23 de septiembre de 2016

1006.- UNA ESMERALDA, MASCOTA DE BUENA SUERTE!



Gastón Bermúdez Vargas

El embrujo verde


Mi querida Estrellita:

Hace algún tiempo te escribí unas líneas haciéndote conocer mis sentimientos sobre los achaques de salud que han venido aquejándote. En estos días he vuelto a saber que tu salud no sigue bien, es decir, que no hay mejoría a medida que los días pasan.

En medio de tantas preocupaciones, las que se agigantan con el correr de los años Y la fatiga que trae el trajín diario, que lo va volviendo a uno un angustiado y con muchas bregas para el descanso y hasta para conciliar el sueño, he pensado en todos los de la familia y especialmente en ti y en tus achaque de salud.

Esto me ha llevado a recordar un poco épocas pasadas, tal vez tu madre no haya olvidado. Tú no tienes por qué acordarte, porque apenas estabas dando tus primeros pasos, si era que ya habías nacido.

En esta forma he recordado que tu tío Manuel, según los médicos de la época padecía de un mal entonces incurable, pues dizque era hemofílico. Y también lo fueron tu papá y tu tío Carlos. Enfermedad de reyes, pero muy dura de sobrellevar para los pobres.

En una de las recaídas de tu tío Manuel, tres médicos que entonces lo asistían y que en la noche de un viernes, no lo olvido aún, lo desahuciaron y le dijeron a mamá que se preparara para un desenlace fatal.

Hicieron entonces un último esfuerzo, casi desconocido en Cúcuta, como era una transfusión de sangre. No existía entonces en el comercio plasma ni cosa parecida. Los médicos eran los doctores Moncada, Lozano y Vera Villamizar, si la memoria no me traiciona. Dispusieron los galenos que entre los miembros de la familia se buscaría la sangre del tipo que sirviera a tu tío Manuel.

Y dispuso papá sin consultarlo a nadie, pues eran los tiempos que en la familia lo disponían todo, primero el padre y luego la madre. Dispuso, repito, que la sangre de todos fuera examinada hasta encontrar la que le conviniera a tu tío enfermo para la transfusión. Primero él se sometería a este examen, luego mamá y después se someterían todos tus tíos por orden de edad.

No olvido aún que uno de los médicos me miró a mí y luego a tu tía Graciela y dijo un poco burlonamente, al vernos tan pálidos, que nuestra sangre probablemente no serviría. Vino la prueba del primero, que era papá, y se la encontró aceptable y por esto ningún otro se sometió a la prueba.

La transfusión se hizo con el instrumento que prestó uno de los médicos, muy rudimentario si se le compara con los instrumentos de hoy. Papá acostado al lado de tu tío Manuel. Todo se hizo en horas de la noche y como la luz de Cúcuta no era de voltaje suficiente, se apeló a los reflectores que prestó un fotógrafo vecino y amigo de la familia, un señor Ospina, casado con una señora Rosas, que fue poco después la heredera del periódico El Trabajo, el más antiguo tal vez de Colombia, circunstancia que le facilitó a ese amigo Ospina a convertirse en uno de los jefes políticos de su partido en nuestro departamento, del cual también tu eres oriunda.

Recuerdo que se desperdició mucha sangre, tal vez por falta de pericia de los médicos o por lo rudimentario del instrumento con que se hacía la transfusión. Papá se retiró muy débil a su cama. Había dado bastante sangre. Pero como era un viejo roble, fuerte como hoy no se consiguen los hombres, se limitó a pedir que le pusieran un cigarrillo en la boca, aún cuando él no fumaba, y se quedó dormido.

Al amanecer del día siguiente no fue muy prometedor. Papá se levantó bien, pues ya había recuperado su sangre, pero tu tío Manuel despertó con mucho frío en el cuerpo. Los médicos llegaron muy temprano y no se mostraron muy optimistas.

Entonces papá consideró que la última prueba de la ciencia ya se había echado y optó por jugar su última carta. En ese año, creo era el 41, a los cuatro hijos mayores nos había regalado el día del aniversario en que llegábamos a la mayoría de edad, un anillo de esmeraldas y no los había colocado en el anular izquierdo como mascota de la buena suerte. Pero tu tío Manuel había perdido el suyo y esto había contrariado a papá.

En el desespero y como última esperanza, papá se despojó de su anillo que era una preciosa esmeralda, lo sacó de su dedo y lo puso en el de mi hermano mayor. No comentó con nadie nada. Rendía su orgullo ante el descuido de su hijo que no había cuidado la mascota de la buena suerte. Esa noche se retiró  otra vez a su cama sin cruzar palabra y volviendo a llevar un cigarrillo a la boca. Cuando regresaron los tres médicos, encontraron mejoría.

Asombrosamente al día siguiente encontraron una reposición inexplicable. Tu tío habló con todos y dijo que ya no sentía frío, que se sentía con fuerzas, la hemorragia había cedido, y la recuperación fue asombrosamente rápida. Todos explicaron la curación a la buena suerte que le había traído la sortija de esmeralda.

Tu enfermedad me ha hecho pensar en aquel grave momento que pasó tu tío desahuciado por los médicos. Y te he buscado un pequeño anillo de esmeralda, no muy valioso, pero sí merecedor de que lo guardes como una mascota de tu salud y tu buena suerte, y como un recuerdo de tu tío en ausencia de tu padre. Imagina que es él quien te lo quiere colocar en tu dedo izquierdo. Pero póntelo con fe. Yo estoy seguro que llevará mejoría a tu salud, sino es tu curación total. Buena suerte!

Posiblemente te lo enviaré con tu tía Katta, cuando ella venga, si es que no encuentro otro camino…

Fragmento de una carta enviada desde Bogotá por mi tío, Ventura Bermúdez Hernández (q.e.p.d.), a mi hermana Estrella en Maracaibo, quien sufría de una grave enfermedad terminal, misiva que no alcanzó a leer porque lamentablemente murió (1987) antes que llegara a sus manos, pero la recibió posteriormente mi madre junto con la sortija de esmeralda. Mascota de la buena suerte!  


No hay comentarios:

Publicar un comentario