PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 19 de septiembre de 2016

1004.- ASONADA RELIGIOSA EN SAN LUIS



Gerardo Raynaud

Desde el mismo comienzo de la conquista, la iglesia católica estuvo enquistada en la nueva sociedad, pues su misión, la encomendada por los reyes, era la de conquistar las almas para la gloria de Dios, claro, sin olvidarse de sus bienes materiales, esos sí, para el prestigio y el honor de la corona.

En toda misión era obligatorio incluir un monje y toda expedición iba acompañada de religiosos que serían instalados posteriormente como “curas de almas”, bautizando a cuantos “salvajes” se atravesaran en su camino, siempre y cuando éstos se dejaran convencer.

Por esta razón, el catolicismo expandió sus redes por toda la América hispana, circunstancia que no sucedió con los  vecinos nativos del norte, a quienes los anglosajones conquistaron ofreciéndoles una cultura diametralmente opuesta.

Por motivos como éstos, avanzado el tiempo e instaurada la independencia, la religión y especialmente la católica, tenían la mayor injerencia en los destinos de estas nuevas naciones, de manera que curas y obispos mantenían una supremacía en las decisiones políticas y sociales que los hacía verdaderos líderes, al punto que ninguna disposición, fallo o medida se tomaba sin su aprobación o consentimiento.

Pero a medida que avanzaba el tiempo, las políticas liberales fueron modificando las estructuras de la sociedad y nuevos cultos fueron apareciendo.

Estos nuevos escenarios comenzaron a generar angustias y desazón entre los representantes católicos, quienes desde el púlpito incitaban a sus fieles a combatir a sus rivales, llegando en ocasiones a provocar verdaderas amotinamientos, como lo sucedido en el año 1945 en el corregimiento de San Luis  de la calurosa villa de San José de Cúcuta y que paso a narrarles.

Se acercaba la hora del almuerzo del domingo 7 de enero, cuando se reunió a la salida del templo o de una casa vecina de la avenida segunda, una muchedumbre de parroquianos compuesta de hombres, mujeres y niños, en número de unos doscientos.

El corregidor Víctor Camacho, quien pasaba por el lugar, supuso que era uno de los llamados “ejercicios de primer domingo”, pero en un momento dado vio como la multitud se agolpó frente a la casa del señor Pablo Bello, a quien presumían “evangélico” y luego de arengas y una que otra palabra injuriosa, comenzaron a apedrearla.

Ante este hecho, el corregidor, decidió intervenir para calmar los ánimos y situándose frente a la casa  agredida logró apaciguar el descontento e impedir los oscuros propósitos de la turba. Posteriormente y previendo que la situación pudiera empeorar, decidió llamar a las autoridades municipales solicitando destacamentos de la policía municipal y nacional.

Y en efecto así sucedió, pues el tropel continuó su camino gritando vivas al cura párroco y a la virgen María, hasta llegar a la vivienda de otro personaje la cual apedrearon igualmente.

Para evitar que la situación se desbordara, el corregidor ordenó la requisa y desarme de los presuntos cabecillas a quienes remitió al Permanente Central.

Entre tanto y una vez disuelta la manifestación, el cura párroco José Rubén Rubio, llegó a las oficinas del corregidor para enterarse de lo sucedido. Luego del sucinto relato del funcionario, lo único que atinó a decir, con cierto asombro, el presbítero fue: “lo ocurrido está muy mal hecho”.

Esta fue la versión oficial de los acontecimientos, la que fue publicada en los medios locales con destacados titulares como “Asonada religiosa” o “Motín político”, sin embargo, un grupo de ilustres personalidades del lugar solicitaron la rectificación de la noticia, por cuanto consideraron que lo relatado no correspondía a la verdad y enviaron su versión de los hechos.

En su nota a la redacción de los periódicos, indicaron que los anteriores titulares no correspondían a la verdad y que lo sucedido en San Luis radicaba simplemente “que existe allí un foco muy peligroso de propaganda protestante, empeñado en desarraigar de la conciencia del pueblo católico sus creencias sacrosantas; los  católicos en legítima defensa del más grande ideal de nuestra nacionalidad y de nuestro pueblo salieron a las calles a hacer manifestación pública y pacífica de sus sentimientos, con el propósito muy patriótico por cierto, de encender y avivar más aún, la fe de nuestros mayores.

Efectivamente un grupo muy respetable de damas, niños y caballeros de la población, salieron en horas de la tarde a recorrer las calles elevando cánticos religiosos en honor de la Virgen y de nuestro único Dios, sin pretender con esto ofender a nadie.

Pero al pasar frente a la casa habitada por el señor Pablo Bello, lugar donde frecuentemente llegan los pastores protestantes a hacer sus reuniones propagandísticas, los manifestantes católicos fueron sorprendidos por la intervención del señor Bello, quien desde el interior de su casa se propuso llamarles la atención seguramente con el fin de formar desórdenes.

Como los manifestantes no atendieran ni respondieran a los llamados de dicho señor, sino que continuaran su marcha vivando a Cristo Rey, intervino el corregidor Víctor Camacho quien en forma atrevida se lanzó contra el señor Venancio Gómez, quien es una persona anciana y enferma, estrujándolo violentamente.

Ante semejante proceder los manifestantes necesariamente tuvieron que proceder, pero no con piedras ni con insultos como pretende hacerlo creer el corregidor, sino con la varonía y la entereza de quienes se ven ultrajados y perseguidos por las autoridades que debían garantizarles a todos sus derechos ciudadanos.

Es absolutamente falso que allí hubiera pedrea, ni que los manifestantes albergaran oscuros propósitos como lo afirma el corregidor.”

Al margen de las versiones, los sucesos ocurridos ese domingo, movilizó a todas las autoridades hasta el lugar de los acontecimientos, alcalde y gobernador incluidos, pues desde un principio se había creído que se trataba de uno de tantos enfrentamientos partidistas, toda vez que hubo un ataque adicional contra la vivienda de don Jorge Martínez, un honrado padre de trece hijos, todos bautizados por la Iglesia católica, pero que no acostumbraba a ir “fanáticamente al templo del padre Rubio” como él mismo lo aseguró y que el atentado contra él y su familia se debía a que era liberal.

Aprovechando la visita de los ilustres visitantes, los líderes del movimiento solicitaron o más bien, exigieron el inmediato cambio del corregidor, “por considerarlo elemento incapaz de desempeñar digna e inteligentemente el cargo y para evitar futuros desórdenes, ya que el citado  señor carece de las cualidades que amerita un buen funcionario.”

Esta fue una de las tantas protestas que continuaron presentándose en el municipio.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario