PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 26 de octubre de 2016

1021.- LOS DOS SIGLOS DE LA UFPS



Patrocinio Ararat Díaz




INTROITO

Me había prometido no volver a escribir sobre el desarrollo de nuestra Alma Mater. Bastante lo hice en los primeros años de este siglo. En cambio, observé con preocupación que muy pocas personas escribieran al respecto, como si no fuera un tema verdaderamente importante para la región.

Como recientemente circuló una publicación en las redes sociales, un amigo, me retó en privado a que escribiera otra vez, acepté y acá estoy nuevamente. 

Con el mejor ánimo de acertar, de ser objetivo y asertivo, esto es,  respetando las ideas de los demás, voy a realizar un breve análisis de los 54 años de la UFPS, repartidos en dos siglos, haciendo referencia a su vida institucional en el siglo XX y en lo que va corrido del XXI.
 
ANTECEDENTES

Para cubrir el espacio de los antecedentes de la UFPS, voy a tomar prestados los siguientes apuntes que pertenecen al texto de la historia de nuestra querida institución.
  
“Los espacios y salones de una vieja casona ubicada en el centro de la ciudad (Avenida 4 entre calles 13 y 14, antigua sede del Club Colsag) sirvieron de sede inicial al sueño de consolidar en Cúcuta una universidad.

Así, bajo el techo de este inmueble de arquitectura de comienzos de siglo 20, la institución que hoy nos enaltece y cuyo nacimiento celebramos comenzó el 5 de julio de 1962 su carrera educativa como fundación de derecho privado con lecciones de economía.

Posteriormente la academia universitaria fue trasladada a un inmueble localizado en la calle 7 con avenida 7, y años después a la calle 13 entre avenidas 5 y 6, al local que ocupa hoy el Colegio Departamental Femenino de Bachillerato.

A principios de 1970 se adquirió parte de los terrenos de la finca El Piñal, localizada en el barrio Colsag y se dio inicio a las labores de construcción del actual campus universitario del Alma Mater.

De esta forma, la fecha del 5 de Julio de 1962 se toma como punto de origen de la Universidad Francisco de Paula Santander, reconocida más tarde por Ordenanza número 37 de 1964 y oficializada como ente de educación superior del orden departamental por medio del decreto 323 del 13 de mayo de 1970 expedido por la gobernación del Departamento de Norte de Santander.

La Universidad Francisco de Paula Santander, es un ente universitario autónomo, con personería jurídica, patrimonio independiente, autonomía académica, administrativa y financiera y régimen especial, vinculado al Ministerio de Educación Nacional y organizado como establecimiento público de carácter académico del orden departamental.

Tiene domicilio en la ciudad de Cúcuta, cuenta con una Seccional en la ciudad de Ocaña y con centros regionales de Educación Abierta y a Distancia en algunos municipios de varios departamentos de Colombia, pudiendo ampliar su radio de acción según lo establece el Estatuto General de la Institución.

Pero la historia de una institución nunca es un suceso lineal; tiene nudos, algunas veces poco definidos, otras bien marcados, que van configurando etapas en donde un suceso, una política, un objetivo articulan sus acciones”.

Al respecto, podría agregar dos cosas:

1.       Que importante y premonitorio resulta para la historia de la UFPS, el último párrafo. Invito a leerlo y releerlo despacio, pues hay mucha profundidad y certeza.

2.       A la fecha (Agosto de 2016) ya la UFPS recién cumplió 54 años. Pocos o muchos, cada quien lo puede definir y sustentar. Versus la existencia de más de diez siglos de las universidades más antiguas del mundo (Bologna, Salamanca y Oxford), resultan pocos.

3.       Si lo miramos como una institución de más de medio siglo, 54 años, resultan suficientes como para tener un futuro institucional definido en el mediano y largo plazos.

LOS RECTORES

En los primeros años de la década de los sesenta del siglo XX, se presentaron fugaces administraciones rectorales de los doctores Rafael Espinosa Rodríguez, Miguel Durán Durán, Guillermo Eliseo Suárez Peñaranda y León Colmenares Baptista.

Después vino el ejercicio rectoral de José Luis Acero Jordán que tuvo una permanencia y trascendencia que duró diez años a partir de 1962. Él fue el verdadero artífice de la creación de nuestra Alma Máter.

Posteriormente, vinieron rectorías de Senén Botello Rangel, Adolfo Morales Villamizar, Luis Felipe Zanna Contreras, Finlandia Méndez Contreras, Luis Eduardo Lobo Carvajalino, Alfredo Carrasco Villamizar, César Darío Gómez Contreras, Andrés Entrena Parra, Pedro Avilio Ontiveros Gil, Saúl Ojeda Gómez, Carlos Iván Paéz Blanco, Patrocinio Ararat Díaz y Álvaro Pedroza Rojas.

Se debe anotar que con Ararat se iniciaron los procesos electorales en la UFPS y que él tuvo dos períodos rectorales de tres años cada uno. También es preciso aclarar que los doctores Páez y Pedroza estuvieron en la rectoría, en calidad de titulares, por períodos de tiempo equivalentes a la definición de procesos electorales contemplados en los Estatutos.
 
En los 16 años del siglo XXI, han ejercido rectoría de la UFPS: Carlos Iván Páez Blanco, Héctor Miguel Parra López, Jorge Eduardo Granados Granados, Luis Eduardo Lobo Carvajalino y Claudia Elizabeth Toloza Martínez.

Se debe aclarar que los doctores Páez, Lobo y Granados ocuparon la rectoría con calidad de titulares, en espacios de tiempo equivalentes a la definición de los procesos electorales de períodos de tiempo de tres años de acuerdo con los Estatutos de la universidad.

Igualmente se debe precisar que el doctor Parra tuvo cinco períodos consecutivos de tres años y que la actual rectora, cumplió el  primer año de su ejercicio.
 
Sin contar los rectores de inter períodos o de breves ejercicios, en 38 años del Siglo XX, hubo 12 rectores, de los cuales han fallecido 5. En 16 años del Siglo XXI, van solo 2.

LA PLANTA FISICA

Como se mencionó atrás, en 1970 se dio inicio a la construcción de la planta física en terrenos de la finca El Piñal, localizada en el barrio Colsag.

En 1976, se adquirió en comodato un lote de terreno de unas 13 hectáreas con unas bonitas mejoras en el Bosque Popular; allí funcionaban áreas académicas, administrativas y deportivas.

También se recibió en comodato, un lote de cinco hectáreas en Campos Elíseos del Municipio de Los Patios y otro de unas tres hectáreas cerca de la Y por la vía a Tibú, para desarrollar los laboratorios de las carreras “verdes” de la Universidad.

En el año 1998 se compró una casona en Chinácota para que funcionara la sede de la UFPS con carreras presenciales. Igualmente, en comodato, se recibió de la Alcaldía de Tibú, una excelente sede para desarrollar allí programas académicos de ingeniería.

A manera de inventario, además de lo que existía en Campos Elíseos, en la Y, en Chinácota y en Tibú, al finalizar el siglo XX, se tenía en la sede del Colsag, y en el Bosque Popular, unas instalaciones bien planeadas y construidas con buenos edificios como la Torre Administrativa, la Biblioteca Jorge Gaitán Durán, la Cafetería El Abanico, los Edificios de Fundadores, Aulas Sur, Semipesados, Enfermerías (fases 1 y 2) y otros provistos con áreas administrativas y salones de clase. Además, suficientes zonas deportivas que incluían las del Coliseo del Bosque Popular.
  
Al cambiar el siglo, ocurrieron unos abruptos cambios que desmejoraron la planta física de la UFPS. Se vendieron las mejoras del Bosque Popular y se construyeron con poco orden en la Sede del Colsag una serie de edificios.

En esas construcciones, hubo mucho “apeñuscamiento” e improvisación y se desconocieron normas nacionales para las universidades que determinan espacios de reserva para bienestar universitario. En cambio, se “invirtió” mucho dinero y espacio en zonas de parqueaderos de motos.

En síntesis, con todos los nuevos edificios de la UFPS en el Colsag, con la venta de las mejoras del Bosque Popular, con la entrega de la finca Trascañas en la Y y la sede de Tibú, con la conversión de la sede de Chinácota en un CREAD y con la compra de la finca agropecuaria en El Diamante (NS), la UFPS tiene más área construida pero menos planta física en el siglo XXI.

LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

-El Estamento Docente

Los primeros profesores de planta contratados por la universidad se remontan a la segunda parte de la década de los 60´s. De ahí  en adelante, poco a poco y en la medida de las condiciones económicas, se fueron vinculando docentes de tiempo completo y medio tiempo.

Teniendo en cuenta el cumplimiento de las condiciones expresadas en un acuerdo interno, al finalizar la década de los 80´s, se empezaron a jubilar los primeros profesores. Estas circunstancias determinaron que por esa fecha se llegara al tope máximo de la población docente, el cual tan solo fue de 210 profesores.

Después de esa fecha, muy pocos docentes fueron contratados por lo que la población docente empezó a disminuir progresivamente. Sin embargo, entre 1995 y 2000, se inició un proceso de enganche de profesores por concurso y fueron contratados 42, terminando el siglo con un número de 202 docentes.

En los albores del siglo XXI, tras la jubilación, se presentó un gran éxodo de docentes de TC (Tiempo Completo) y MT (Medio Tiempo) y la población bajó en el año 2010 a solo 100 profesores.

En los últimos años, se inició un nuevo proceso de enganche y contratación lo que ha hecho que el número de docentes haya crecido a aproximadamente 150. El déficit de docentes de planta, fue suplido con profesores de cátedra, en una medida que llevó a desmejorar las condiciones de atención interna y en investigación y extensión.

En cuanto a organización de los docentes, en el siglo pasado existía una Asociación de Profesores equilibrada, que realizaba con buena frecuencia interesantes asambleas y reuniones en el cuarto piso del Edificio Fundadores. El número de asistentes a las reuniones, oscilaba alrededor de 60. Había mucho trabajo de comisiones sobre normatividades de la universidad en las que participaban los docentes.

En el siglo XXI, desafortunadamente, se perdió la ruta del estamento profesoral. Las reuniones de docentes y el número de asistentes a ellas han sido muy escasos. Los representantes de los docentes a los cuerpos colegiados han tenido  intereses comprometidos con la administración.

-El Estamento Administrativo

Los funcionarios administrativos empezaron a contratarse con el nacimiento de la universidad. Llegaron a ser un estamento fuerte y su población alcanzo a marcar los 200 empleados distribuidos entre personal profesional de oficina, secretarias y funcionarios de servicios generales.

Una gran población correspondió a empleados públicos. En menor cantidad, estaba un grupo de trabajadores oficiales. Todos tuvieron oportunidad de estar en carrera administrativa y de participar en comicios electorales.

Esto último significó que muchos de ellos se burocratizaran pues comprendieron que “tenían” peso específico para elegir al rector.

En el siglo XXI, el personal administrativo de planta fue envejeciendo y algunos se jubilaron, otros se pensionaron y otros continúan ahí. Pero, no se han abierto concursos públicos para reemplazar las plazas vacantes y se han reemplazado con gente contratada por “ordenes de servicio” conformando una evidente nómina paralela.

-El Estamento Estudiantil

Desafortunadamente nunca ha existido un estamento estudiante consciente del desarrollo de la universidad, de la región o del país. Solo han existido grupos que representan un pequeño porcentaje del total de discentes.

En el siglo pasado se veían algunos líderes que propugnaban por el interés académico. También hay que decir que  en algunos tiempos, los estudiantes contaron con muy buenos representantes en los consejos académicos y superiores. Se terminó el siglo con cerca de 10000 estudiantes, lo cual daba una relación profesor/estudiante de 1 a 50.

Ya en el siglo XXI, el estamento estudiantil se politizó y sus líderes empezaron a trabajar  más por sus propios intereses. La universidad creció sin planeación y llegó a doblar su población estudiantil  con la mitad del número de docentes, por lo que la relación profeso/estudiante creció a cerca de 1 a 200, bastante lejos de lo que recomienda el MEN de 1 a 30.
      
LAS NORMATIVIDADES

En el siglo XX, se mantuvo una buena dinámica y tanto el Estatuto General como la Estructura Orgánica, estuvieron al orden del día.

Con la Constitución Política de 1991 y con la Ley 30 de 1992, nació un nuevo Estatuto General en 1993, el cual para su estudio preliminar contó con la participación de los estamentos de la universidad.

También nació en esa fecha una nueva Estructura Orgánica, la cual a pesar de que cuenta con muchos detractores, aún está vigente. Por ese tiempo también, se actualizaron los Estatutos Docente, Administrativo y Estudiantil.

Con el paso del tiempo, en estos 16 años del siglo XXI, se han presentado pequeñas reformas que han logrado conformar “una colcha de retazos”, algunos de los cuales, han malogrado diversos conceptos institucionales.

EL DESARROLLO ACADÉMICO

El siglo pasado se mantuvo un criterio muy serio sobre el desarrollo académico y la aplicación del reglamento. El ingreso de los estudiantes al Alma Máter estaba normado y su administración correspondía al Comité de Admisiones, el cual marcaba una raya y definía los grupos de 45 estudiantes que entraban a la universidad.

Existía una oferta académica de 14 programas de pregrado y 7 de posgrado. Se tenían pocos investigadores.

En el siglo XXI, se crearon 7 nuevas carreras de pregrado y 10 de posgrado. Mejoraron los indicadores de investigación pero no han crecido los de publicaciones. Pero, académicamente, todo cambió y se malinterpretó lo definido por el Gobierno de Álvaro Uribe, pues con el prurito de aumentar la cobertura, se abrieron la compuertas, se politizó el ingreso de los estudiantes y empezaron maniobras non sanctas para el manejo de la entrada de los alumnos.

Se llegaron a tener hasta nueve grupos de 45 estudiantes para Administración de Empresas, 7 para Ingeniería Civil, 8 para Contaduría etc. con lo cual inevitablemente se llenó la planta física y se jugó con el nivel académico.

LA ACREDITACION

El proceso de acreditación de la universidad empezó en el año 1996. Definido “el banderazo” por el Consejo Superior, de acuerdo con las normas nacionales, se recibió a los pares académicos que vinieron a “revisar” las condiciones institucionales.

La visita no nos dejó buenos resultados, pero “este campanazo” fue adoptado como un reto por la administración de la universidad, por lo que se empezó a trabajar duro para alcanzar las recomendaciones dejadas por los pares.

Felizmente, se cumplieron los objetivos, se mejoraron las condiciones y el nivel académico. Al finalizar el siglo, la UFPS estaba lista para la visita de los pares. Si bien no existían rankings, la Universidad “honrosamente” formaba parte del grupo ASUMED, Asociación de  Universidades de Mediano Desarrollo con las Universidades del Atlántico, Cartagena, UPTC de Tunja, Distrital, Pedagógica, Caldas, Pereira, Cauca y Nariño.  

Desafortunadamente al iniciar este siglo, hubo cambio de directivos en la universidad y los resultados de la visita fueron negativos. En el año 2002, hubo visitas a granel en las universidades del país y prácticamente, le entregaron a todos los programas académicos el correspondiente registro académico por siete años y las recomendaciones correspondientes que se debía cumplir para la ratificación del registro en el 2009.

La UFPS no hizo caso a estas advertencias y varios programas penosamente perdieron sus registros y algunos de ellos se lograron “salvar” en un proceso de habilitación. Estas circunstancias dolorosas se reflejaron en una desmejora de la imagen institucional y lo que es peor, en ir perdiendo distancia en el ranking de universidades, al punto de situarse en el puesto 111 en el país.

Aún así, no pueden desconocerse los esfuerzos que se realizan en varios programas académicos para tratar de acreditarse, pero subsisten factores estructurales delicados en la universidad que deben ser atendidos con mucha urgencia.

COLOFON

En los momentos difíciles que vive el país, que serán muy importantes para la historia, la región requiere para su desarrollo y despegue definitivos, de la participación de un excelente sistema educativo en todos los niveles y especialmente en el superior.

Se hace necesario trabajar para lograr la acreditación de las universidades públicas y mejorar el nivel académico de las instituciones privadas. Se hace imperioso romper la tendencia del deterioro institucional de la UFPS  y es una obligación de todos, colaborar con su  recuperación. La UFPS es de los nortesantandereanos.

Urgentemente hay que recuperar el liderazgo universitario de otros tiempos, mejorar la pertinencia de sus programas académicos, trabajar mucho en la inserción en el desarrollo de las regiones y subregiones del departamento, fortalecer cuantitativa y cualitativamente al estamento docente y seguir progresando en sus proyectos de investigación y extensión.




Recopilación: Gastón Bermúdez V.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario