PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

domingo, 6 de noviembre de 2016

1027.- LA SANTA MADRE TERESA DE CALCUTA ESTUVO EN CUCUTA



Heidy Espinosa Becerra

Entrega de cheque de donación a Madre Teresa en 1982. Marta Pérez Arangure y su esposo, el gobernador Cayetano Morelli Lázaro.

La canonización de la monja se celebró en la plaza San Pedro el día 4 de septiembre de 2016 ante miles de personas, religiosos y autoridades de todos los continentes, entre ellos la Reina Madre Sofía de España.

La “infatigable benefactora de la humanidad”, como la llamó el sumo pontífice Juan Pablo II, fue santificada un día antes de que se cumpliera el 19 aniversario de su muerte en Calcuta (5 de septiembre de 1997, a los 87 años).

Por este motivo, recordamos algunos momentos de la nueva santa de la Iglesia Católica, quien visitó Cúcuta, Norte de Santander. Aprovechando su viaje de 1986 a Colombia, se recuerda fue recibida por centenares de admiradores en el aeropuerto internacional Camilo Daza.

Gonxha Agnes Bojaxhiu, la Santa Madre Teresa de Calcuta, nació en 1910 en Uskub hoy Skopje, capital de Macedonia, en el seno de una familia albanesa. Cuando tenía sólo dos años, Skopje se liberó del dominio turco y logró la independencia como capital de la República albanesa de Macedonia, pero pocos años después cayó bajo el poder sucesivo de Serbia, Grecia y Bulgaria, en las eternas y sangrientas guerras balcánicas. Entonces, queda remitirse a lo que decía la propia madre Teresa.

"Por sangre soy albanesa, por mi nacionalidad, soy india. Por mi fe soy una religiosa católica. En relación a lo que fue mi llamado, yo pertenezco a este mundo. Y en lo que concierne a mi corazón, pertenezco entera al corazón de Jesús", escribió.

Fundó su propia congregación en 1950 denominada las Misioneras de la Caridad, ese mismo año adoptó la nacionalidad india, y durante más de 40 años consagró su vida a los pobres y los enfermos, labor que la hizo merecedora en 1979 del Premio Nobel de la Paz.

En cada país que pisaba, la Madre Teresa de Calcuta dejaba su mensaje de amor al prójimo. Así quedó consignado en una fotografía que la Madre le firmó con su puño y letra a Fanny de Gómez en su primera visita a Cúcuta: “Loves others as Jesus love you” (Ama a otros como Jesús te ama).

La religiosa, visitó Cúcuta en dos oportunidades, una para establecer su congregación en Cúcuta y la otra para conocer las obras que realizaban las Hermanas Misioneras de la Caridad, congregación católica, que fundó con el propósito de dar una mano a los más pobres.

Fanny es una de las primeras laicas integrantes de dicha congregación en Cúcuta, y junto con su esposo Hernando Gómez, conoció a Teresa de Calcuta en 1982. En ambas ocasiones, la transportó en su camioneta e incluso, la hoy santa, visitó su hogar en Barrio Blanco.

Caracterizada por su personalidad humilde, en la primera visita al país permaneció solo cinco horas en la capital, evitó todo tipo de protocolos y se dedicó a recorrer las zonas donde trabajaban las hermanas de su congregación. Después pasó a Cúcuta, donde estuvo alrededor de 30 horas.
 
En la segunda ocasión, además de Cúcuta y Bogotá, visitó Cali y Pereira, donde exploró las obras desarrolladas por la Congregación en estas ciudades.

Quienes la conocieron la describen como una mujer de entrega amorosa y siempre sonriente. La superiora de la comunidad de las Misioneras de la Caridad, Hermana Mirabel, contó que con solo tenerla en frente transmitía paz.

“Cuando nos hablaba en su resumido español, sentíamos que su mirada nos llegaba al alma. Era como si Dios hablara a través de ella”, rememoró.
   
La primera visita

La madre Teresa de Calcuta cuando llegó al aeropuerto Camilo daza norte de Santander en noviembre de 1986

El 1 de septiembre de 1982, la Madre Teresa de Calcuta llegó a la ciudad para inaugurar la congregación de las Misioneras de la Caridad en el barrio San Luis, en lo que ahora es una casa abandonada de muros blancos y desgastados, en la esquina de la calle 14 con tercera.
  
Fernando Iván Gutiérrez, feligrés de 70 años, recibió a  la Madre en la capilla de las hermanas junto a uno de sus hijos.

“Se celebró una misa donde estuvimos arrodillados en modo de reflexión y con los pies descalzos”, contó el cucuteño. Había tanta gente que la religiosa no podía salir de la iglesia y tuvieron que sacarla por la sacristía.

Luego de su presencia en la casa de las hermanas visitó Venezuela acompañada de Monseñor Vicente Alfonso Rivera Gómez, de San Antonio del Táchira.

Teresa de Calcuta, que falleció en 1997 a sus 87 años, siempre se caracterizó por su constante oración por el núcleo familiar.

Fanny de Gómez experimentó su ferviente espiritualidad, cuando Teresa de Calcuta oró por su familia.

“Estando con las hermanas y muchos feligreses en mi casa, se acercó a mis hijos y dijo ‘quiero orar por esta familia’ e impuso las manos sobre Hernando, mis 3 hijos y yo, fue un momento de mucha bendición”, expresó Fanny.
  
El regreso de la Madre

En la capital nortesantandereana hay una congregación de las Misioneras de la Caridad fundada por la religiosa.

Cuatro años después, el 18 de noviembre de 1986, la Madre Teresa volvió a Cúcuta. Visitó la casa de la comunidad de las Misioneras de la Caridad en San Luis y  asistió a una eucaristía solemne en la Catedral.

En esa multitud estaban Elizabeth Asencio y su madre Irma Ascencio. “Logramos verla muy cerca y aunque no la tocamos, verla era sentir que Dios estaba pisando la tierra”, contó la devota, de 56 años.
  
Agregó que la Madre estuvo de rodillas toda la misa con su rosario en las manos. “Me sorprendió ver que una mujer pequeñita y tan sencilla tenía el poder de sensibilizar corazones. Tenerla cerca bastó para que moviera mi mundo”.

Después de la eucaristía, se dirigieron al seminario. Allí, la religiosa dio unas charlas y entregó medallas. “Tenía la costumbre de darle un beso a la medalla y entregársela a los feligreses”, relató la hermana Alphonsa.

Los milagros que la llevaron a la canonización

Aunque los feligreses católicos le atribuyen muchos milagros a la santa, existen dos acontecimientos reconocidos por la iglesia.

El primero,  la sanación en 1998, de una mujer india Monika Besra de 30 años, que tenía un tumor en el abdomen. Una de las hermanas que la cuidaba le colocó una imagen de la Virgen María que había estado en contacto con la túnica de la madre Teresa. Con este milagro el papa Juan Pablo II la declaró Beata el 19 de marzo de 2003.

El segundo milagro que se produjo en 2008, fue el de un hombre brasileño que tenía múltiples tumores en el cerebro y se salvó de la enfermedad terminal por la intercesión de la Madre Teresa. A la luz de este hecho, el papa Francisco la declaró Santa el  4 de septiembre de 2016.

Para conmemorar su canonización de la Santa Teresa de Calcuta, en Cúcuta se ofició una eucaristía solemne, el sábado 10 de septiembre en la Catedral a las 10:00 am. Asistieron sacerdotes de la diócesis y las hermanas de la congregación de las Misioneras de la Caridad.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario