PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 26 de diciembre de 2017

1238.- PERSONAJES TIPICOS CUCUTEÑOS

Carlos Eduardo Orduz

Enrique el carbonero

Todas las ciudades o poblaciones menores han tenido y tienen sus personajes típicos y ellos hacen parte de la historia y de la cotidianidad de los seres humanos que gozan, sufren, ríen, se compadecen o se ufanan de ellos por sus peculiaridades y que los hacen perpetuarse en la memoria de sus congéneres.

A nivel nacional es bueno recordar que en los predios de la Universidad Nacional conocimos al famoso Goyeneche, eterno candidato de los estudiantes a la presidencia de la República con su programa bandera de pavimentar el río Magdalena.

La famosa figura del arriero Valdez, el símbolo del café colombiano, como promoción a nivel internacional de la calidad de la suave y aromática bebida que se consideró la mejor del mundo.

En la más bonita casa quinta de la vuelta del molino residió Ismael (el loco) Conde, matinalmente se dirigía al centro por la avenida 3ª recogiendo cuanto papel encontraba para llenarse los bolsillos de su saco.

Truman, asiduo asistente a la cancha de fútbol de las vicentinas para lanzar al viento su repertorio de vulgaridades, se rebelaba contra las monjas cuando no le daban almuerzo tempranamente.

Escorpión, la de los madrazos, recorría la ciudad con sus palabrotas y amenazante con piedra en la mano, era el terror de los choferes.

Culebro, el consorte de escorpión, igual de vulgar en el vocabulario, la gente procuraba no contradecirle y así librarse de los improperios.

Makeko, mostraba signos de retardo mental profundo, seguía a los buses corriendo detrás de ellos agitando sus brazos.

El enano Tirso, era el consentido de las damiselas que atendían los bares del Palenque (zona roja de la época), su profesión era la de embolador.

Carevieja I, Gonzalo conocido por ser el embolador oficial de la alcaldía de Cúcuta, dicen que logró la jubilación después de 30 años de servicio como mensajero.

Carevieja II, el barrendero de la calle 9 y la avenida 4ª, todos los días se ubicaba frente al despacho del alcalde y su perorata con madrazos a bordo, duraba 5 minutos durante los cuales los asistentes permanentes del parque Santander, gozaban y reían.

Abogado de las ánimas, el único oficiante de novenarios titulado, su vestimenta y las lágrimas que derramaba lo hacían imprescindible en las casas de familia que deseaban rendir 9 noches de recordación por los desaparecidos (Jacinto Hernández).

Gardel, su venta de maní y haba frita lo hizo famoso en los escenarios deportivos y en las entradas de los cines.

Comunista, su oficio la venta de emparedados que combinaba con sus discursos en la avenida 5ª con calle 11 todos los días, era versado sobre la lucha del proletariado por conseguir mejoras salariales y condiciones de vida dignas.

Tomás, cariñosamente le decían el negro, sus enormes pies necesitaban calzado Nº 46 que mandaba hacer, ya que en el comercio no los encontraba, su enorme estatura lo hacía sobresalir en el parque de Los Naranjos de la gobernación.

La loca María, su obsesión era vestir siempre de rojo, sus predios la avenida 2ª y la calle 11, donde las almas caritativas le obsequiaban alimentos. Conocí de fuente confiable que era dueña de una casa de habitación en el barrio Santander y otra en el Magdalena.

La turra Petra, marcó una etapa en Cúcuta con su restaurante ´Aquí me quedo´, en la ruta del camellón del cementerio. Sus viandas eran muy solicitadas.

Enrique el carbonero, con su burro y sus bultos andaba gritando por la ciudad su carbón y su leña, con un trotecito tun tun.

La coja Delia, la novia de los estudiantes que hacían cola y pagaban cincuenta centavos por los placeres sexuales que les prodigaba en la calle 14 con avenida 8ª.

Nancy, personaje desde hace 32 años, mujer delgada, genio sin igual, recorre las calles de La Quinta Bosch que es el entorno natural para llevar a cuestas su cuasilocura, solamente da quejas a los transeúntes sobre como los muchachos la molestan, y ella misma se responde los cuestionamientos diciendo: No les haga caso a esos chicos!

Cada mañana se dedica a prestarle ayuda a los agentes de policía del CAI, regando las matas del jardín. Existen familias que con corazón generoso diariamente le asisten con alimentos y puede subsistir.

Elisa, mucha de la gente de Cúcuta goza con el sufrimiento ajeno, y para tal fin le daban atuendos para que se vistiera a la moda y la remitían a la gobernación para que reclamara el carro que le había enviado su novio Carlos Andrés Pérez, el presidente de Venezuela.

Allí ya la conocían, la atendían, pero para tomarle del pelo, la remitían al consulado venezolano (calle 15 con avenida 5ª) con carta en mano, donde constaba un donativo presidencial.

Los pendientes, sombrero, collares y su cara pintada a la moda, la hacían resaltar, pero sus piernas todas curvas y con zapatillas, hacían que se mofaran y rieran de ella.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario