PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 19 de marzo de 2015

729.- HECHOS Y PERSONAJES DE 1955



Gerardo Raynaud

Mercado de la Sexta. Avenida 6a. con calle 6a

El año 1955 no fue un año de grandes acontecimientos en la ciudad. Además de los tradicionales eventos que por entonces se llevaban a cabo, no se visualizaron actividades que merecieran destacarse, salvo algunas que voy a narrarles y que espero rememoren vivencias y nos trasporten a escenarios que fueron lugar común de nuestros recuerdos y nuestras remembranzas.

Tal vez el hecho más significativo en la vida ciudadana fue la apertura del nuevo mercado público. Ya habían transcurrido más de seis años desde el incendio del mercado central y los involucrados en las acciones para recuperar ese espacio no habían podido llegar a ningún acuerdo.

Después de todos los percances sufridos y de las discusiones, principalmente con los comerciantes y la disparidad de criterios en torno a la construcción y a su ubicación, se logró un acuerdo que puso fin al conflicto y le dio luz verde al proyecto del nuevo mercado, que sería edificado en los lotes ubicados en la intersección de la calle 6 y la avenida 6, razón por la cual se le denominó ‘La Sexta’.

La dedicación y el fervor que le puso tanto el gerente de las Empresas Municipales, don Domingo Pérez Hernández, como el alcalde de entonces, el doctor José Luis Acero Jordán, hicieron realidad el anhelo de todos los cucuteños al dar al servicio las instalaciones de la nueva plaza de mercado.

Fue así, como el día en el que antes se celebraba el descubrimiento de América, que oficialmente, la Junta Administradora de las Empresas Municipales de Cúcuta, inaugurara y diera al servicio la nueva plaza de mercado.

Era miércoles, así que a pesar de las expectativas, la afluencia de público no fue la que se esperaba, pero días más tarde, cuando se tuvo pleno conocimiento de las obras, la concurrencia de compradores, de ambos lados de la frontera, pero especialmente la de los vecinos, no se hizo esperar, al punto que transcurridos solo pocas semanas, las Empresas, como se les llamaba entonces a la encargada de su administración,  le propuso al alcalde empezar a proyectar su ampliación, para lo cual sería necesario expropiar los terrenos circundantes, razón por la que se dictó, a comienzos del año siguiente, el decreto correspondiente, que en sus considerandos indicaba que se trataba de una necesidad indispensable para el desarrollo de la ciudad.

Como el año comenzaba a expirar, los personajes que gozaban de mención repetida eran dos, que tal como hoy, continúan siendo los mismos.

Dos son los eventos que se repiten año tras año por esta época, el reinado nacional de Cartagena y los graduandos de los colegios, hoy venidos a menos por el desplazamiento que de los mismos hacen, los de las universidades.

En esos años, que algunos llaman “de la pera”, graduarse de bachiller era todo un acontecimiento.

Como no habían universidades en la ciudad, los pocos profesionales que se titulaban lo hacían en la capital o en las principales de provincia o los más afortunados en el exterior, así que las fiestas y agasajos eran bastante más reducidos y elitistas.

En cambio, los bachilleres eran todo un acontecimiento, por eso hoy haremos un repaso de algunos de esos, tan recordados sucesos.

Comencemos por recordar que entonces no existían las Pruebas de Estado, esas que conocemos como las pruebas ICFES, sino que los exámenes finales de los estudiantes de sexto de bachillerato se realizaban en espacio abierto, generalmente fuera de las aulas de clase tradicionales y en presencia de los delegados del Ministerio de Educación.

Así funcionaba en todos los colegios de Colombia. Tampoco eran muchos los colegios ni estaban en todos los municipios.

En el Norte de Santander, baste decir que en el año 55 se graduaron, en todo el departamento 150 bachilleres; cuando eso, los colegios de bachillerato estaban distribuidos en las tres principales ciudades, Cúcuta, Ocaña y Pamplona.

Grandes expectativas tenían los estudiantes que se graduaban, pues se había planteado a nivel oficial, que se abrirían dos facultades en la nueva Universidad Técnica de Pamplona, a mediados del año siguiente, evento que finalmente no sucedió y que sólo a finales de 1960 se propició la fundación de la Universidad de Pamplona.

Pero veamos quienes fueron los bachilleres más promocionados a finales de noviembre del 55. 

El colegio que más aportaba a la región era, sin duda, el Sagrado Corazón de Jesús y en esa promoción, el estudiante que más se destacó fue el reconocido José Neira Rey, quien ya comenzaba a mostrar sus dotes y cualidades de líder; fue el encargado de pronunciar el discurso de despedida y desde entonces lo vemos, escuchamos y leemos en sus columnas, siempre en la dura brega de convencer a la opinión pública local y regional, sobre las necesidades de unión y de progreso que tanta falta hace para salir de los profundos atolladeros en que nos encontramos.

También recibía su diploma, en el mismo colegio, el ex alcalde José Gélvez Albarracín.

La ceremonia se desarrolló en el recientemente inaugurado Teatro Zulima, pues anteriormente las graduaciones se realizaban en el patio central de la Quinta Teresa.

Otra familia que hizo fiesta prolongada fue la de don Dióscoro Méndez God, pues recibieron su diploma Ofelia y Colombia Méndez Contreras y tal como lo ameritaba la ocasión, el festejo se realizó por todo lo alto.

En su lujosa casa de habitación, homenajearon a las futuras profesionales, el gobernador Gonzalo Rivera Laguado, la señorita Norte de Santander, Marthica Canal Marciales, quien recién regresaba de su participación en el Reinado de Cartagena, el maestro Pablo Tarazona Prada que aprovechando la oportunidad le dedicó, con su Orquesta Sinfónica una bella serenata y lo más granado de la sociedad local. 

Por el lado del colegio Nariño, recibía su cartón de bachiller, el joven Luis Vicente Serrano Silva, otro personaje que supo destacarse desde su temprana juventud, al punto que los examinadores le felicitaron por su destacada agilidad mental en el momento de presentar las pruebas que lo acreditaban en sus estudios. Fue su compañero de promoción, el joven José Antonio Ardila.

Y para terminar el ciclo escolar, en la evaluación que cada año realizaba la Secretaría de Educación Departamental, se preveían serias dificultades para el próximo año, en cuanto a la cobertura que debía tener el departamento para poder garantizar los estudios a los bachilleres que se esperaba se duplicara en número y por esa razón, las peticiones de apoyo y de recursos para la ampliación de los planteles realizada por el gobernador Rivera Laguado a su paisano Ministro de Educación, Pabón Núñez fueron reiteradas, la mayoría de ellas con buenos resultados para beneficio de todos los estudiantes, pero en especial, los de la provincia de Ocaña, donde recibieron las mayores contribuciones. 


Siguiendo nuestro recorrido por el 55, vamos a mencionar algunos de los personajes que más se hicieron notar por esos días.

Empezaremos pues, por comentarles de un merecido homenaje que le fue rendido al hermano cristiano Arturo Monier, de quien se sabe introdujo el juego del baloncesto a la América del Sur a comienzos del siglo pasado.



El sábado 14 de noviembre, la juventud estudiantil y deportista, así como los nortesantandereanos de todas las edades y categorías, le rindieron en Pamplona, un espléndido y justísimo homenaje, por su obra educacionista de muchos años y por haber promovido el deporte de la canasta, que tanto ha contribuido al desarrollo físico de las generaciones que se levantan y que nos ha proporcionado tantas glorias y satisfacciones.

La simpatía que lo caracterizaba y las múltiples excelencias que adornaban su personalidad, lo hicieron acreedor a ese reconocimiento, pero también a la gratitud de todos aquellos que se beneficiaron de sus enseñanzas y que disfrutaron del beneficio de su amistad, siempre cordial, franca, sincera y estimulante.

Personalmente tuve el honor de conocerlo, como amigo de la familia, pero también como profesor en el Sagrado Corazón, donde dictaba el curso de matemáticas  en los cursos intermedios de bachillerato.

Tenía una metodología muy particular de instruir, poco utilizada entonces por los maestros de la época y que ahora vengo a saber que aplicaba el llamado método deductivo.

Aunque estuvo durante muchos años en el Colegio Provincial de Pamplona, también fue docente y directivo en los principales colegios de la comunidad de los hermanos lasallistas; en el Instituto La Salle de Bogotá, el Dámaso Zapata de Bucaramanga y el Sagrado Corazón de Jesús de Cúcuta.

El siguiente personaje, que por esos días hacía furor en las artes, era nadie menos que la niña Margarita Acevedo.

Por esos días tendría unos escasos diez años y ya era considerada una artista, una artista del sentimiento, de la emotividad creadora y del perfil estético, según los reconocidos críticos de la época, quienes no ahorraban calificativos para adornar su bella personalidad, decían que todo indicaba superación espiritual, sentido pleno de la belleza y la delicadeza.

Las crónicas culturales no eran menos elogiosas y merecidas, Margarita ama la melodía, el verso, un paisaje, una flor decían, pero así como su ser vibraba con una canción, toda esa expresión espiritual se agiganta y cobra forma renovada cuando Margarita danza.

Y luego de tan elogiosas expresiones, la premonición cumplida:

“ya se presiente que la niña que hoy baila, a la gran intérprete de mañana.”

Remata la poética crónica con estas palabras:

”la música inmortal de los grandes maestros seguirá impulsando su afición y la técnica del saber dará a sus aptitudes gráciles la perfección anhelada. Entonces habrá llegado el momento de la consagración artística de Margarita, la niña que llegó a estos valles cucuteños entre cantos de ondinas y arrullada por la inconsútil voz de la reina de las hadas.”

Eran las presentaciones que se hacían cuando se acercaban las fiestas de navidad y fin de año, para destacar lo más apreciable sucedido durante el año que terminaba.

Nuestro siguiente personaje, destacado en el campo de las letras, era la inolvidable artista de las letras, Ofelia Villamizar Buitrago.

Se decía por entonces, que el departamento se enorgullecía de tener un ramillete de poetisas que han descollado por su inspiración, por la belleza de su concepción literaria, por la facilidad para plasmar en versos delicados y exquisitos, los más variados y difíciles temas.

Ese manojo de hermosas artistas no eran otras que Josefa Andrade Berti, María Teresa Blanco, Ana María Vega Rangel, más conocida por su pseudónimo artístico de Alma Luz y Ofelia Villamizar.

En el año en mención era una joven reconocida por su bagaje intelectual de ensueños en su mente y un jardín de delicados sentimientos en el corazón.

Hacía poco tiempo se le había descubierto la vena poética al ganar el primer premio nacional de poesía en Zipaquirá, con el poema Mater Admirabilis y al año siguiente, 1956, su poema Torcoroma, ganaría el primer premio en los Juegos Florales de Cúcuta.

La conocí cuando era directora de la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero, entonces frente al parque Nacional, por la calle novena, oficio en el que estuvo por unos quince años, hasta el momento de su retiro y aunque murió en el 91, el recuerdo de su obra literaria permanece vigente en el pensamiento de todos nosotros.

Ya para terminar, uno de los hechos más relevantes en la vida que fue de la ciudad, el recibimiento de la candidata del año al reinado nacional de la belleza en Cartagena.

En esta ocasión, le correspondió a la hermosa Martha Canal Marciales, Marthica Primera, como era la usanza de la época.

Luego de una decorosa participación, como han sido todas, regresaba con su paquete de recuerdos y aquí se armaba la fiesta con la misma intensidad como si hubiera obtenido la corona.

El patrocinador era nada menos que la prestigiosa embotelladora de gaseosas KIST, quienes se encargaban de todas las actividades que tuviera que realizar la reina nortesantandereana, en su territorio y en otros, cuando se la requería.

Su recepción a la llegada al aeropuerto de Cazadero, en el DC-3 de Avianca que la trajo de vuelta de la ciudad amurallada, estuvo acompañada de las altas autoridades nacionales, departamentales y municipales, así como numerosas damas y caballeros de nuestra sociedad que se deshacían en ovaciones y aplausos a medida que la caravana avanzaba por las calles de la ciudad.

El desfile estuvo encabezado por el alcalde José Luis Acero Jordán y el secretario de Gobierno departamental Raúl Téllez Villamizar.

La reina, en el auto convertible de Juan E. Martínez, propietario del Salón Astoria, saludaba a diestra y siniestra a todos quienes la veían y la empresa patrocinante aprovechaba para repartir muestras de su producto, paseo que culminó a la entrada de la casa real veraniega en La Rinconada.

Por la noche, un grupo de jóvenes de la sociedad local le ofreció una animada serenata con baile que le prolongó hasta la medianoche, pues a la mañana siguiente tenía el compromiso, con su corte de acompañantes, de inaugurar los actos protocolarios de la IV Feria Exposición Agropecuaria, de la cual, ella como auténtica representante del gremio, se había comprometido a animar.

El show central fue el desfile automovilístico organizado por el Automóvil Club de Cúcuta, con 30 jeeps último modelo, cedidos por la firma Leonidas Lara y Cía. y conducidos por igual número de lindas jovencitas.

Pero lo que más causó hilaridad en los círculos sociales de la ciudad, fue la declaración de la Señorita Bogotá, Lily Escobar Restrepo, quien provechándose del impacto que produjo la presencia del pajecito negro que acompañó a Martha hasta Cúcuta, dijo:

‘fue a mi quien el negrito acompañó durante todo el reinado y me  sirvió de paje durante el desfile de carrozas y los demás eventos del reinado’.

Mientras tanto, el chocoanito disfrutaba de su estancia en Cúcuta por cuenta de  su reina protectora, sin saber lo que a su alrededor se tejía.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

1 comentario:

  1. Buenas noches, estoy buscando textos de la poetisa cucuteña Alma Luz, pero no encuentro en la red, podría ud ayudarme? muchas gracias

    ResponderEliminar