PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 19 de marzo de 2015

730.- EL DOCTOR JULIO CORONEL, UN TALENTO SUPERIOR



Eduardo Durán Gómez


Me han pedido dirigir unas palabras en este acto de reconocimiento a la vida y obra de Julio Ernesto Coronel Becerra, y la verdad es que lo he aceptado con la emoción que produce la exaltación de un extraordinario ser humano y de un profesional de las más calificadas condiciones.

Desde muy joven supo entender que el conocimiento profundo estaba en los libros y en la academia, y se consagró con toda su capacidad hasta graduarse con los máximos honores en la Universidad Nacional, que le otorgó el título de médico.

Inmediatamente se trasladó a México y allí adelantó sus estudios de especialización en Medicina Interna y Cardiología.

Después de este recorrido para la consagración profesional, se radicó en Cúcuta en donde contrajo matrimonio con Marina Jordán Peñaranda y como complemento de esa familia llegó Isabel Cristina, para alegrar ese hogar que ha estado ahí, ofreciendo sus mejores frutos a la sociedad a la que pertenecen.

Julio, consciente de sus enormes responsabilidades en un medio que requería elevar su nivel científico para atender con acierto la enorme demanda de pacientes, no solo de ese Departamento, sino de la vecina república de Venezuela, se dedicó a ejercer un apostolado desde los claustros de los hospitales San Juan de Dios y Erasmo Meoz y desde las nacientes clínicas privadas, que él se encargó de impulsar con su talento y dedicación.

Pero a su vez asistía a foros nacionales e internacionales y dictaba conferencias para transmitir el conocimiento que diariamente adquiría, hasta que participó activamente del nacimiento de organizaciones como las sociedades de medicina interna y de cardiología, el tribunal de ética médica y la Academia de Medicina.

He tenido el privilegio de contemplar de cerca el trabajo de Julio Coronel en los últimos 20 años y siento una profunda admiración por su capacidad de trabajo, que alimenta en jornadas diarias que comienzan a las cuatro de la mañana, sin pausa alguna, y que lo mantienen hasta avanzada la noche, en donde analiza documentos sobre los últimos avances de la ciencia médica, atiende sus pacientes, dirige procedimientos clínicos en los centros hospitalarios, participa de comités científicos y comparte criterios con sus colegas, que lo reconocen como a un verdadero maestro de la profesión.

Yo siempre he estado convencido de que Julio fue premiado por el Creador con un talento superior, que él ha puesto al servicio de los demás.

Esa vocación es acompañada por un don de gentes, que hace transmitir un sentimiento de afecto, de nobleza, de compañerismo y de solidaridad, que hoy todos los que lo distinguen le reconocen, rodeándolo de una admiración que en verdad merece.

Sería bueno que pronto se analizara el alcance de esa tarea magnífica, que ha cumplido y sigue cumpliendo sin pretensiones de ninguna clase, y siempre pensando en aplicar el máximo de su talento en las responsabilidades de su profesión.

Me vienen al recuerdo las palabras de un médico ya ido, Manuel Dangond, quien lo conoció desde las aulas de la universidad, quien un día me dijo: Julio ha sido un médico superior en todo, ninguno de los de nuestra generación ha podido igualarlo.

Y también el recuerdo de su gran amigo de todos los tiempos: Edmond Saaibi, que se refería al desempeño profesional de Julio, como inigualable en el medio y de mostrar ante extraños. 

Sé que la modestia de Julio se va a ver notablemente afectada por este reconocimiento, pues siempre ha sido ajeno a esta clase de actos que tal vez hieren su sentimiento de misión, dentro del apostolado que se impuso; pero como es deber rendir tributo a quien tributo merece, nada más adecuado que esta emotiva expresión de sus propios colegas, para señalar el alcance de una tarea que todavía se cumple y que se seguirá cumpliendo, pues esa responsabilidad la continuará viviendo a unísono con su sangre. 




Recopolado por: Gaston Bermudez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario