PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 6 de abril de 2015

739.- DEL TA´BARATO AL TA´CARÍSIMO!



Gerardo Raynaud

Antes de febrero de 1983, cuando se presentó la primera gran devaluación, había escrito mi pronóstico unos meses atrás, de cuál sería la situación que se presentaría cuando efectivamente ocurrió. Y puedo decir que mi pronóstico fue premonitorio, pues las cosas, en Venezuela ocurrieron tal cual.

Ahora bien, no es brujería ni se trata de técnicas sofisticadas de proyección o de prospectiva, pero lo que viene ocurriendo en la hermana república es, simplemente el producto de las desacertadas políticas económicas que fueron archivadas hace muchos años y que algunos dirigentes apenas acaban de conocer y están convencidos que son la panacea, cuando está comprobado que no funcionaron en su momento y ahora tratan de resucitarlas como si fueran la gran solución a sus problemas, que vistos de otra perspectiva, no son sino el producto de la acumulación de errores y de contrasentidos, en un mundo que ha cambiado y dejado de ser lo que era hace menos de medio siglo.

Para quienes recién comienzan a leer estas crónicas, no tendrán claro su significado, pero la idea es mostrar la evolución que ha sufrido el turista y comprador venezolano desde finales del siglo pasado hasta la fecha.

Desde el mismo inicio de la vida republicana de ambas naciones, la frontera entre ambas, pero especialmente esta pequeña franja que separa el estado Táchira y el departamento de Norte de Santander, se ha visto afectada por las continuas variaciones políticas económicas y sociales que se presentan en ambos costados.

Hagamos un breve recorrido por la historia reciente; iniciemos bien avanzado el siglo veinte, cuando eran frecuentes y comunes las peleas por el poder en uno y otro lado.

Las coincidencias y diferencias fueron particulares, toda vez que mientras en una de las orillas se disputaban el dominio entablando cruentas guerras civiles, en el otro, el acceso a la autoridad se hacía por la fórmula del golpe de estado o las vías de hecho, sin observación de las normas constitucionales, en ninguno de los casos, de manera que así fue transcurriendo buena parte de la primera mitad del siglo hasta llegar al punto de inflexión, es decir del aguante ciudadano y producirse el primer giro democrático, que surgió prácticamente por la misma época, en 57 primero en Colombia y en el 58 en Venezuela.

Mientras esto sucedía en lo político, la economía presentaba otro aspecto, ese sí diametralmente opuesto.

El desarrollo de los proyectos petroleros descubiertos en el Lago de Maracaibo era cada día mayor; la inversión extranjera, especialmente la gringa, llegaba a manos llenas.

La migración europea era de tal magnitud, que a mediados de la década de los cincuenta, era la misma de los venezolanos, lo que hizo que prosperara la vida fácil y la abundancia en detrimento del trabajo y la laboriosidad doméstica llegó a su más bajo nivel, generando oportunidades para sus vecinos, que llenos de necesidades buscaban el ‘sueño venezolano’, al punto que durante al tiempo de prosperidad se le llamaba desdeñosamente la ‘Venezuela Saudita’ en alusión a su colega petrolero asiático.

Este fue el momento del ‘ta barato, dame dos’. Pero, ¿de dónde sale esta expresión?

Durante la bonanza cucuteña de los años setenta, venezolano que venía a la ciudad, según estudios, en los cuales tuve la oportunidad de trabajar, tenía dos objetivos primordiales, comprar vestuario y divertirse, particularmente en la zona de tolerancia de La Ínsula.

Para estos compradores, el diferencial cambiario era tan grande y atractivo que todo le resultaba tan barato que compraba par de unidades, claro que es un decir que se generalizó, aunque no fuera absolutamente cierto.

Claro que debo anotar que los venezolanos compradores que vienen o venían a Cúcuta eran los de las clases medias hacia abajo, pues los más privilegiados hacían lo mismo paro viajaban a los Estados Unidos, por lo general a Miami.

Adicionalmente, es necesario reconocer que la economía venezolana ha dependido casi exclusivamente de sus recursos naturales, razón por la cual no se ha preocupado por “sembrar su futuro”, aún sabiendo que esos recursos no son renovables y menos ahora, cuando han asumido que tienen las mayores reservas petroleras del mundo.

Ante esas circunstancias, los últimos gobiernos o mejor, el último gobierno se ha planteado un esquema o se lo ha inventado, bajo la denominación de “socialismo del siglo 21”, que no tiene mayores posibilidades de éxito, así sus oportunistas seguidores, como sucede en estos casos, se aprovechan de la ingenuidad de su conductor para obtener los beneficios que de otra manera no habrían logrado.

Pues bien, cómo puede uno explicarse que siendo un país “tan rico”, pensemos no más en los miles de millones de dólares que recibe por sus exportaciones de petróleo, no tenga recursos para satisfacer las mínimas necesidades de la nación; alimentación, salud, suministros de materias primas para la industria cada vez más reducida.

Eso sucede en los países donde imperan los controles estatales, como si esa fuera la tarea del Estado y no la de regular la función productiva, como sucede en la inmensa mayoría de los países, donde se ha comprado su efectividad.

Cuando aparece un personaje con ideas que fueron desechadas en su momento y las presenta como innovadoras ante quienes tienen un desconocimiento aún mayor, sucede lo que estamos presenciando, más que con temor, con asombro de saber cómo puede tener seguidores posiciones que resultaron fallidas en el pasado y digo, pasado reciente.

Hoy por hoy, nos asombramos de ver a los escasos compradores venezolanos, que vienen más por necesidad que por el beneficio que antes tenían de una moneda fuerte (pero artificial) a comprar los productos que allá han desaparecido de los anaqueles y que no tienen más opción que desembolsar “un montón” de bolívares para adquirirlos.

La miopía o más bien, la ceguera de la dirigencia oficial de nuestro vecino, la puedo resumir en un mensaje que recibí de un empresario cucuteño, cuyo nombre me reservo, pero que refleja el sentir que nos embarga a quienes vivimos y sentimos este ambiente:

“Cuando los venezolanos compraron en exceso, productos colombianos, se aumentó la producción con la consecuente generación de empleo. Cuando los colombianos compraron en exceso productos venezolanos, cerraron la frontera y sus empresas, generando más desempleo.”

Por eso, la segunda parte de la expresión del título, cuando se pregunta el precio del mismo artículo que en el pasado, solo que ahora, para él es “caríiisino”.

Hace veinte años no nos hubiéramos imaginado, ni remotamente que esta situación pudiera presentarse.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario