PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 14 de abril de 2015

743.- LA REINA QUE NO FUE REINA



Gerardo raynaud




Amparo Canal Sandoval

Desde mediados del siglo pasado los reinados, de todas las clases, han sido de las actividades que más ha llenado de alegría y felicidad a los habitantes de esta comarca del mundo.

Especialmente en Colombia, se han celebrado de manera constante y reiterada las funciones ceremoniales de reinados, carnavales, festivales y fiestas conmemorativas de cuanto producto, bien o servicio se encuentre a disposición de los mortales que la habitamos.

Pero desde mucho antes que se instituyeran oficialmente estos certámenes, nuestros antepasados hacían sus primeros ‘pinitos’ en estas carnestolendas, presagio de lo que sucedería en los días por venir.

Leía, hace algunos días, en uno de esos periódicos regionales, en La Tarde más específicamente y que paso a narrarles, que Colombia es un país que se destaca por su alegría a pesar de la problemática interna con la que debe convivir diariamente.

Ese optimismo propio de los colombianos se une a su creatividad hasta para celebrar. No importa cuál sea la época del año, en Colombia, sin duda, algún reinado, feria o celebración, en cualquier lugar de su geografía nacional se lleva a cabo, pues los colombianos siempre cuidan de mantener vivas sus tradiciones, herencia de españoles, indígenas y africanos.

Festividades religiosas, los momentos memorables de la historia y hasta los triunfos de los deportistas son acontecimientos que se festejan mientras el cuerpo aguante con carnavales, desfiles, bailes, comparsas y cabalgatas, la celebración es al son de música tropical y en medio de una alegría contagiosa.

Entre las 3.794 celebraciones anuales de carnavales, ferias, fiestas folclóricas y patronales, que se realizan en el país, más de la mitad tiene un reinado, en el que se compite para obtener el título de soberana de tubérculos, hortalizas, verduras, frutas, arboles, minerales, animales, bailes, bebidas, mares y belleza, entre otros.

Pero esta crónica no trata de esos eventos tan tradicionales y de tanta importancia en el imaginario de los colombianos, sino de uno de tantos traspiés que se suceden en los mismos, algunos de buena fe pero otros, no tanto, ya que ciertos se rodean a veces, de elementos con intereses particulares que desdibujan los objetivos nobles que persiguen.

Nuestra historia se ubica a finales de 1956 cuando se realizaba el torneo para escoger a la representante del departamento que iría a defender los colores de su región en el reinado del café a nivel nacional, que entonces se desarrollaba en la capital de la república.

Hago aquí la salvedad, de que no se trata del actual Reinado Nacional del Café, que se celebra cada año en el marco de la Fiesta Nacional del Café y cuya ganadora representa al país en el Reinado Internacional del grano, como uno de los programas de la Feria de Manizales. Era pues uno de tantos reinados que comenzaban a radicarse dentro de la tradición y que tenía el apoyo de la mayoría de los entes territoriales existentes en el país.

En el teatro Zulima, que entonces era el centro de los acontecimientos sociales y culturales, habiendo desplazado al majestuoso Teatro Guzmán Berti, por sus ventajas de modernidad y comodidad, se proclamó en sesión solemne el acto de coronación de la soberana del café del departamento, resultando ceñida la corona en la sienes de Amparo Canal Sandoval y en sus manos el cetro que la identificaba como la más hermosa del grupo de damitas que competían por la distinción.

Desde el mismo momento de su entrada al recinto del teatro, la muchedumbre la aclamaba y le gritaban que sería la próxima reina nacional. Los medios se deshacían en elogios al mencionar su extraordinaria belleza, su simpatía, su gracia, su porte, su juventud y lo más importante, su vinculación a través de varias generaciones al cultivo del precioso grano, todo ello presagiaba que conseguiría el éxito sin mayores dificultades.

En su traslado al aeropuerto se produjo una avalancha de admiradores, así como a su llegada al entonces aeropuerto de Techo en Bogotá, la muchedumbre la reconocía  de tal  manera que le gritaban, ¡qué linda! Esa será la reina!

De igual manera, la prensa capitalina la señalaba como la más segura ganadora. En los desfiles, por las calles de Bogotá, el público no dejaba de ponderar su belleza y con orgullo, nuestros coterráneos gritaban con entusiasmo, ¡viva el Norte de Santander! ¡viva la reina nacional del café!

Y llegó la noche de la elección, en la amplia sala del Teatro Colombia, apiñada de concurrentes de todas las regiones de Colombia, se destacaba el clamor ¡El Norte si! El Norte si! ¡Amparo reina!¡Amparo reina!

Comenzaron los desfiles de las beldades y para Amparo la adhesión se hacía cada vez más intensa y en las primeras eliminatorias, Amparo quedó entre las ocho finalistas.

En la fase semifinal, Amparo punteaba entre las cuatro mujeres que fueron escogidas y el clamor popular era cada vez mayor, el delirio entre sus paisanos casi llegaba al éxtasis, ya no quedaba duda, definitivamente, Amparo era la segura ganadora.

El maestro de ceremonias, encargado de la presentación estaba listo para declarar: ‘la reina nacional del café es Amparo Canal Sandoval’.

El jurado calificador le entregó el sobre con el resultado y casi sin abrirlo dijo: La reina es Amp… Gloria Aristizábal del departamento de Antioquia.

Nunca se supo qué pasó ese día, pero lo que sí es seguro, es que alguna mano, de esas misteriosas, se introdujo en el sobre del jurado y por arte de magia, cambio los nombres y hasta el sol de hoy es el caso de una auténtica reina que no lo fue.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario