PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 24 de junio de 2017

1143.- NATACION, 1940-1970



50 Años de Natación Cucuteña Contado Gota a Gota 
(Libro de 50 años de Historia de la Natación - Liga de Natación de N. de S.)


Hablar de la historia de la natación en Cúcuta es tal vez remontarse a principios del siglo XX en donde, al no existir piscinas (al menos públicas), los ciudadanos de nuestra urbe fronteriza utilizaban los diferentes pozos que se ubicaban desde el puente de San Rafael y hasta el puente de San Luís, sobre el río Pamplonita, pozos como Niágara, Don Matías, El Cantara y La Canoa, recibían los “chapoteos” de los bañistas desprevenidos y de los chicos que se escapaban de clases y se divertían nadando en estos pozos mientras veían subir las gabarras río arriba en un Pamplonita navegable a principios e incluso mediados del siglo.

Corría el final de la década de los 30 e inicios la década de los años 40, de una ciudad distinguida por la fuerza del comercio binacional y sobre todo, del deporte en donde el fútbol y el baloncesto eran las actividades insignes de la época.

Ya desde hacía varios años, el Concejo de Cúcuta, venía gestionando la búsqueda de un terreno idóneo para poder organizar la práctica del fútbol cucuteño e infructuosamente había podido llegar a un acuerdo gentil con la afición de ese deporte.

Solo a finales de los años 30 la gobernación del departamento compró una finca llamada “La Garita” de propiedad del general Modesto Castro quien fue el padre del primer presidente de la Liga de Natación en 1971 el médico César Castro Ordóñez, sitio donde se iniciaría el mayor complejo deportivo del departamento, donde existirían el estadio de fútbol, de basquetbol y una piscina para la práctica de la natación y el esparcimiento de la ciudad, terreno de 12 hectáreas que inició, por supuesto, con las obras del estadio de fútbol y de baloncesto, y de la piscina si alcanzaba el presupuesto.

Como era de esperarse, el presupuesto solo alcanzó para el estadio de fútbol, el cual se inaugura en mayo de 1940 con sucesivas reinauguraciones  por adecuaciones, construcciones de nuevas graderías, en fin, situación que retardó, tanto la construcción de la cancha de basquetbol como la de la piscina olímpica del pueblo.

La construcción de la cancha de basquetbol fue iniciada e interrumpida varias veces en el lustro final de los años 40 y la esperanza de la piscina olímpica estaba prácticamente desvanecida, hasta que en el año 1953 llega al poder el dictador Gustavo Rojas Pinilla, quien además de militar, era ingeniero civil, que tras un golpe de estado al titular Laureano Gómez, ocupó la presidencia de Colombia del 13 de junio de 1953 al 10 de mayo de 1957. Su mandato se caracterizó por la realización de grandes obras de infraestructura, dada su visión política enmarcada en su condición profesional de ingeniero.

En Cúcuta, a mediados y finales de los años 50, existía una piscina llamada Moreno en el barrio San Luís, que era un lugar de esparcimiento de los cucuteños, que funcionaba para el público, pero que mejor que leer de la página Crónicas de Cúcuta,  el capitulo 12, La Cúcuta de Antaño VI, escrito por Gerardo Raynaud:

Empezaré con la Piscina Moreno; ubicada en el mismo sitio en que hoy se encuentra, era una piscina de agua corriente, valga decir que tomaba sus aguas del río Pamplonita mediante una represa hecha con piedras y maderos que desviaban el agua hacia la piscina. Claro que cada vez que el río abundaba la represa era “barrida” y la piscina se quedaba sin servicio hasta que se restableciera la “toma”.

 Recordemos que desde su fundación Cúcuta se alimentaba con el agua del río Pamplonita mediante estas “tomas” de las cuales quedan algunos vestigios tapados por el modernismo del asfalto y el concreto pero que pueden verse en la biblioteca pública Julio Pérez Ferrero que con acierto dejaron a la vista uno de los últimos asomos de estas obras.

Pero sigamos, la piscina Moreno ofrecía espectáculos populares con cantantes y bailarines de la época que venían a Cúcuta bien en tránsito a Venezuela o desde allí al interior del país. Era el más popular, conocido y frecuentado de los grilles pues tenía un agregado que los demás no tenían, la piscina, que era un lujo así fuera de agua del río.

El Club Cazadores ya contaba con piscina desde finales de la década de los años 40, pues una vez adquiridos los lotes de terreno en el año 1944 bajo la presidencia de Rafael Moreno, fue construida su sede social y su piscina en el mandato de su entonces presidente José María Ramírez Parada, siendo este club sitio de encuentro cucuteño de la época.

Aunque su piscina fue usada para recreación, solo con el auge de la natación competitiva de los años 70, dio sus primeros grandes pasos.


Con el proyecto de la cancha de basquetbol frustrado e inconcluso, y con el de la piscina desvanecido ya que la natación no era visto como deporte, y la piscina era vista más como elemento recreativo para el esparcimiento familiar, las fuerzas vivas de la ciudad aprovecharon la visita que Rojas Pinilla hizo a Cúcuta para que hiciera el saque de honor en un partido de futbol del Cúcuta Deportivo en el nuevo estadio.

En una de las ya conocidas peripecias del famoso periodista “Trompo Loco” Carlos Ramírez París, este aprovechó la ocasión para comprometer al dictador a que impulsara la terminación de la cancha de basquetbol. El general Pinilla aceptó el reto que la ciudad le propuso o fue porque se extasió por la lisonja del periodista, que dio la orden al gobernador del departamento Gonzalo Rivera Laguado para que de manera inmediata, se hiciera la cancha de baloncesto.

Aprovechando los recursos que llegaron para las obras de una cancha de baloncesto que se terminó en tiempo record y la cual llevo el nombre del dictador, se pone la primera piedra de la piscina en la zona norte del estadio. Con muchos tropiezos, lentamente se abre el hueco de 50 metros de largo por 20 de ancho, se construye la Concha Acústica en el sitio, pero el 10 de mayo del año 1957, cae el dictador y se paraliza la obra, quedando el escenario prácticamente en obra negra pero sin cerramientos, dormitando, hasta que 14 años después se convierte en la piscina olímpica.

En ese largo tiempo de latencia, los vecinos del barrio Lleras que vivieron en la avenida 1ª entre calles 4 y 5, pudieron ver como durante todos estos años de espera convivieron entre gallinas, patos  y aves de todo tipo, que los vivientes que tomaron el lugar para cuidarlo, criaron en corrales improvisados y  en el estanque de la piscina, que vio crecer un árbol de cují de más de 15 metros de alto y algunos guácimos más, cuyo lindero que separaba a la avenida 1ª y el escenario era una malla de pollos deteriorada por el tiempo.

Las primeras brazadas, el inicio de la natación cucuteña

Aunque el municipio de Durania tiene la que es tal vez la piscina más antigua de Colombia, pues en 1937 se da inicio su construcción bajo la dirección del ingeniero Ciro Caballero y se terminó en 1940 con la dirección de los ingenieros Víctor Pérez Peñaranda y J. Faccini, quienes con la feliz culminación de la primera piscina olímpica del departamento (33 metros) y una de las primeras de Colombia, le dieron a Durania la satisfacción de dar un paso adelante sobre la vanguardia del progreso moderno para uso público, en Cúcuta ya la gente hacía actividades acuáticas en el club Cazadores, el club Tennis, entre otras.

Sin embargo es en el año de 1967 cuando Alberto Ronderos, presidente del Tennis Club Cúcuta, contactó al joven Gustavo Arévalo para que viniera a esta ciudad a iniciar el proceso de la natación en este club social.

Es así como llega de Bogotá el joven entrenador, quien estudió y practicó natación en la Universidad Pedagógica, y que vio en nuestra ciudad la oportunidad de explotar sus conocimientos técnicos, iniciando en el Club Tennis,  primero con la enseñanza y luego con entrenamiento a los chicos y adultos afiliados a este importante club cucuteño.

Evento del Ejército Nacional  en el Tennis Club en 1968. Se pueden identificar: Delante de izquierda a derecha, Sandra Gómez, Cristina Peñaranda, Mónica Vela, Yolanda Abello, Sabrina Gómez, Mª Cristina Ronderos, Esperanza Lara, Ana Mª Abello, Daniel Ronderos, Alvaro Upegui, Abello, Juan Pablo Ronderos, Luis Fernando Luzardo. Atrás, uno de los hermanos Ronderos, Cristian Huet, Alejandro Abello, Joaquín Abello, NN, Gustavo Arévalo.


La imagen anterior fue tomada en el año 1968 en un evento que el Tennis Club Cúcuta realizó para la Caballería del Ejército Nacional  donde se efectuó lo que podría llamarse el primer campeonato de natación de Cúcuta, con los chicos de la escuela del Tennis Club.

Para ese entonces no existía la Liga de Natación y la práctica de esta, solo se realizaba de manera técnica organizada en el club Tennis y en el club Cazadores con el profesor Arévalo.

Paul Helmuth Elze Aguirre

Mientras en Bethel se desarrollaba el que sería el concierto más memorable de la historia, Woodstock 69, Gustavo Arévalo iniciaba formalmente la natación cucuteña en el Club Tennis y ocasionalmente en el club Cazadores, incluso, había llegado a Cúcuta un técnico de mantenimiento de aviones de Avianca, barranquillero de origen alemán que se instaló en Cúcuta a finales de los años 60 en su casa de habitación de la avenida Guaimaral frente a Villa Conchita, donde dedicó su tiempo a la avicultura, y en sus ratos libres, se escapaba con sus 5 hijos a alguna piscina disponible en la ciudad, para enseñarles uno de sus ´hobbies´ preferidos, la natación.

Y es que en su natal Barranquilla, Paul fue nadador y waterpolista en sus años mozos, representando a su departamento en campeonatos nacionales y a Colombia en los V Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla 1946, y ahora en Cúcuta, sus hijos eran la excusa para el inicio de su legado.

Para el año 1969, ya Paul Elze se pasaba por la piscina del colegio La Salle, inaugurada en el año 66 gracias a la gestión de su director, el hermano Rodulfo Eloy (Ramiro Pinzón) quien desde el año 62 gestionó su construcción, y posteriormente en el colegio Sagrado Corazón de Jesús como profesor de natación al inicio de los años 70, motivando la práctica de la natación escolar, pero fue al inicio de la piscina olímpica de Cúcuta en el año 71, cuando Paul Helmuth Elze Aguirre inicia de manera formal la enseñanza de la natación y se entrega a ella hasta el día de su muerte. 

Piscina olímpica de Cúcuta, un sueño hecho realidad

Era necesario un visionario, o mejor dicho, otro visionario que diera el reinicio a la obra inconclusa de Rojas Pinilla en la década de los 50, y ese fue Argelino Durán Quintero.

Aunque este no es una historia de política, es inevitable reconocer a un político muy importante en nuestra región y es, tal vez, el nortesantandereano cuyo nombre se encuentra en más obras de infraestructura de todo el país y en premios de ingeniería, lo que habla de su visión de ingeniero por el desarrollo de un país en el ámbito de infraestructura como plataforma de desarrollo.

Diario La Opinión Agosto 1970.

El presidente Carlos Lleras Restrepo lo nombra gobernador del departamento Norte de Santander desde 1968 hasta 1970, en donde a finales de su mandato inicia las obras de terminación de la piscina olímpica.

Posteriormente, Misael Pastrana Borrero lo nombra ministro de Obras Públicas de 1970 a 1974, dándole la puntada final desde su ministerio en Bogotá  en el año 70, a la terminación del que sería por más de 40 años, el escenario deportivo de la natación cucuteña.

El ingeniero que la construyó

Quienes practicamos natación en la piscina olímpica Carlos Ramírez Paris, podíamos leer en una placa de bronce pegada en la puerta de salida que quedaba en la avenida 1ª, una dedicatoria al ingeniero civil que la había terminado, y este era Angel Edecio Corzo, un gran constructor de la época a quien se le atribuye también la construcción del hospital universitario Erasmo Meoz.


En la demolición para la construcción del nuevo complejo acuático, esta placa se perdió y sin embargo, la antigua piscina sigue perenne, retocada y funcional, oficiando como piscina de afloje del escenario. Esa placa debía guardarse y mantenerse cerca a su piscina. El ingeniero Corzo se convertiría posteriormente en el segundo presidente de la Liga de Natación en el año 75 en remplazo del médico César Castro Ordoñez.

Mientras las ordenanzas departamentales y los actos administrativos ministeriales ordenaban la terminación del complejo deportivo acuático, la natación seguía formalmente su curso en nuestra ciudad en cabeza del Tennis Club Cúcuta, en manos de su ya reconocido entrenador Gustavo Arévalo, siendo noticia constante en los periódicos de la ciudad, desde antes de la inauguración de la piscina olímpica.

Sin embargo, junto a los destacados logros de Arévalo y los  esfuerzos de don Paul, se recuerda a un grupo de jóvenes que de manera esporádica practicaban en la piscina de su casa, dirigidos por el hermano mayor, eran los hermanos Clavijo que bajo la factura de Jairo, quien aprendió natación en un curso que la Cruz Roja realizó en el Club Cazadores, volcó todo lo aprendido en sus hermanos menores quienes posteriormente en el Cazadores dieran grandes glorias a nuestra natación.  

Inauguración de la piscina olímpica de Cúcuta 


El 7 de Octubre del 70 el diario La Opinión lanza por fin la noticia esperada, la inauguración de la piscina olímpica. Sin embargo, el comité provisional de la Liga de Natación de Norte de Santander en cabeza del señor Alfredo Bustos, tuvo dificultades de logística para lograr tener en la inauguración a la nadadora colombiana Olga Lucía De Angulo, que no permitieron que se hiciera esa inauguración el día prometido.

Pero que hacía de especial la presencia de Olga Lucía en el evento?

Casi nada, dos años atrás, 1968, participó en los Juegos Olímpicos de México 68 con 12 años de edad, record que no ha perdido hasta la fecha, entre muchos otros múltiples premios, y en otra olimpiada en el año 1970 (2 meses antes de la inauguración de la piscina) era noticia nacional, pues había destrozado las piscinas de Maracaibo - Venezuela en el marco de los VI Juegos Bolivarianos con 10 medallas de oro,  con solo 14 años, lo que la hacía figura nacional y la deportista más importante del momento.

Pero el día llegaría y fue entonces cuando el jueves 12 de noviembre de 1970, el hueco con un árbol de cují de 15 metros de alto, se convertiría en la nueva piscina olímpica de Cúcuta, evento que convocó a miles de personas alrededor de la piscina y sin duda el evento deportivo más importante del año.

Era la primera vez que la concha acústica cumplía la función para la cual fue diseñada, para recibir a las 5 de la tarde, primero a los coros de Pamplona, dirigidos por el presbítero Gabriel Pinzón en una experiencia alucinante para los asistentes, que ahogaron en aplausos el escenario al ver como el monumento de cemento con boca de rana, amplificaba magistralmente las voces del coro y posteriormente el Orfeón Cúcuta dirigido por el maestro Pablo Tarazona dando las puntadas finales a tan especial evento.

Cerca de las 7 de la noche y con la mayor expectativa del momento, se cuela entre el tumulto una pequeña niña de 14 años, algo tímida pero decidida a mostrar, qué era ser una nadadora de talla olímpica.


El público no podía dar fe de lo que veían pues se encontraban ante la mejor deportista de América y sin embargo tenían al frente tan solo a una niña. Pero fue amor a primera vista. Olga Lucía no solo se robó los aplausos, sino los corazones del pueblo cucuteño que en múltiples ocasiones después de la inauguración, solicitaron a las fuerzas vivas de la región que la piscina olímpica llevara su nombre.

Olga Lucia nadó la prueba 200 metros combinado, para mostrar al público cucuteño los 4 estilos de la natación y posteriormente se organizó una competencia de relevos entre 4 jóvenes nadadores de la ciudad frente a la campeona bolivariana en 200 metros.

No se logró establecer claramente quienes conformaron este relevo, ya que ningún documento histórico lo referencia, sin embargo quienes estuvieron en el evento y fueron entrevistados, coincidieron con los siguientes nombres que quedarán enmarcados en el recuerdo, no solo de quienes estuvieron, sino de estas páginas.

Los nombres coincidentes  fueron Gerardo Sánchez, Gabriel Yáñez, Jairo Jaimes, Justo Calderón, Gustavo Ruán y Jairo Clavijo.

Al evento asistieron, además del alcalde Eustorgio Colmenares, el director de Coldeportes Humberto Zuloaga, el presidente de la Federación Colombiana de Natación (FECNA) Fernando De Angulo con su esposa Gladys de De Angulo, padres de Olga Lucía, el ministro de Obras Públicas Argemiro Durán Quintero, el Comité Pro-Liga de Natación en cabeza de Alfredo Bustos, Abdón Cañolati, Carlos Díaz Calderón entre otros, los entrenadores Gustavo Arévalo y Helmut Paul Elze  con jóvenes nadadores de su cantera, quienes formaron el relevo de exhibición entre muchos otros.

Ese mismo día, el presidente de la FECNA Fernando De Angulo, tomaría el juramento a la que sería la primera Liga de Natación de Norte de Santander, la cual obtendría su personaría jurídica Nº 127, de manera oficial el 3 de febrero de 1971 por parte de la gobernación del departamento.

Es una lástima no poder tener los nombres de quienes conformaron la primera Liga de Natación, ya que no existen documentos, ordenanzas, actos administrativos, y demás archivos de la gobernación del departamento desde 1964 hasta 1980, por causas del incendio, y esta parte de la información solo se ha podido recopilar de la hemeroteca de la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero de su colección de diarios La Opinión y Diario de la Frontera, revisados desde enero de 1970 hasta diciembre de 1971.

A partir de ese momento se inicia una nueva etapa de la natación competitiva de Norte de Santander.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario