PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 26 de julio de 2017

1162.- QUEJAS CONTRA EL IMPUESTO PREDIAL, 1956



Gerardo Raynaud

No hay que creer que las quejas contra el impuesto predial en nuestra ciudad son recientes. Las administraciones municipales, entiéndase alcalde y concejales, siempre han tenido el ojo puesto sobre este tributo, el más importante y a la vez, el más sencillo de recaudar.

Por razones como estas, se presentan con frecuencia, disgustos y protestas entre los pobladores y aunque estas no prosperan, dejan un amargo sinsabor, especialmente porque las inversiones que deberían hacerse con su colecta, no aparecen traducidos en bienestar y prosperidad para la ciudad.

Pues bien, en 1956, la Cooperativa de Habitaciones Colsag Ltda. y las Juntas Cívicas de las urbanizaciones Colsag y Pescadero, que representaban a más de 350 familias se dirigieron al Concejo de Cúcuta con el fin de solicitarle se ampliara el plazo de la rebaja del 50% sobre el predial que se había establecido en 1953, hasta el 31 de diciembre del año 61.

Antes de comentar este evento, es bueno recordar que los dos barrios antes mencionados fueron promovidos y construidos como parte de las obras que la compañía petrolera que explotaba los yacimientos del Catatumbo, entregaría a sus funcionarios y empleados como parte de sus prerrogativas.

Las Juntas Cívicas de los barrios en mención estaban encabezadas por los párrocos respectivos, lo que nos lleva a pensar que las cooperativas habrían solicitado de los sacerdotes su apoyo, toda vez de la gran autoridad que en esas épocas ejercían sobre la administración pública en todos los niveles.

Desde el año 31, se había aprobado la Ley 134, en la cual se autorizaba a las Asambleas y Concejos para que fomentaran la creación de sociedades cooperativas, a las cuales se les decretarían subvenciones, exenciones, rebajas de impuestos y toda clase de dispensas que fomentaran la realización de proyectos en beneficio de la clase trabajadora.

Efectivamente, el Decreto-Ley 1310 de 1953, había establecido una exoneración de todos los gravámenes nacionales, departamentales y municipales, incluyendo los de valorización, para las viviendas urbanas que ocuparan un área no mayor de 150 metros cuadrados y cuyo valor de construcción, sin incluir el terreno, no excedieran la suma de $25.000.

Sin embargo, como suele suceder frecuentemente en este país, algunos funcionarios públicos, entre los que estaban los Tesoreros Municipales y los Jefes de Rentas Departamentales, no se sabe si errónea o caprichosamente, optaron por considerar que dentro de esos 150 metros cuadrados de construcción, se incluían las áreas de los antejardines y los patios, como áreas construidas, haciendo caso omiso “de las condiciones climatéricas de nuestra ciudad” quedando, de esa manera, excluidas de esas exenciones, todas las casas urbanizadas en los barrios que la Colpet había construido.

La alcaldía, habida consideración de lo anterior y para contribuir con el bienestar de los propietarios trabajadores de la petrolera, expidió el decreto municipal 253 de 1953, en el que se contemplaba una rebaja del 50% del impuesto predial para las casas del Colsag y Pescadero, siempre y cuando las viviendas no excedieran los 250 metros cuadrados construidos y su avalúo fuese inferior a los $20.000.

Esta norma no satisfizo completamente a los directivos de la Cooperativa y de las Juntas Cívicas, pues consideraban que el descuento no era suficiente en comparación con lo que pagaban los demás propietarios, con el argumento adicional que el municipio no había realizado ninguna inversión en esos sectores ya que fue la Colpet la que pagó por las obras de acueducto, alcantarillado, red eléctrica y telefónica, así como los pavimentos de las calles fuera del 33% de los terrenos cedidos para la construcción de parques y zonas verdes.

En el pliego remitido agregan que “la Cooperativa de Habitaciones Colsag, al adelantar la construcción de dos modernos barrios que redundan en beneficio del progreso urbanístico de la ciudad, tiende a elevar el nivel de vida de los trabajadores de las clases menos favorecidas, por la fortuna que a trueque de privaciones y sacrificios, logran hoy su techo propio.”

Así pues y con base en las consideraciones anteriormente consignadas, los solicitantes aspiraban a lograr la extensión del decreto municipal de exención del 50% hasta finales del año1961, tanto para las casas ya construidas sino para las que serán construidas en el futuro, en ambos barrios.

Finalmente agregaban “Que dada nuestra sensibilidad social y elevado espíritu patriótico y razonado criterio, huelga ampliarnos en mayores consideraciones. Empero, si ello fuere necesario,  pedimos cabildo abierto, a fin de que un representante nuestro lleve nuestra vocería y en exposición de fondo sobre la materia,  deje más clara nuestras ponencias, con las cuales solo buscamos una fórmula ecuánime y más ajustada al imperativo del alto costo de la vida actual que castiga despiadadamente la clase media, pobre y trabajadora, creadora de nuestra soberanía nacional.”

La nota fue firmada el 6 de diciembre de 1954, por el presidente de la Cooperativa Luis F. Arenas y todos los directivos y por los presidentes y directivos de las Juntas Cívicas, presbítero Edmundo Guerrero por la del Colsag y presbítero Ángel Ramón Clavijo por la junta de Pescadero.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario