martes, 30 de julio de 2013

418.- LA MASONERIA EN CUCUTA



Gastón Bermúdez Vargas

(Información tomada del libro ¨ Sociedad de Artesanos Gremios Unidos, 100 Años de Historia, Jaime Contreras Valero)

Casa Grande en Cúcuta. 


Las primeras logias organizadas en este valle de Cúcuta se remonta a 1864, el día 4 de diciembre es fundada la logia Estrella del Norte. 

Para el 15 de junio de 1883 se funda la logia Bella Esperanza Nº 7. 

Igualmente la logia Estrella Boreal Nº 9 se funda el 10 de abril de 1914, conformada por los siguientes hermanos: Jorge Enrique Barcos, Alberto Camilo Suárez, el coronel Teodoro Camargo, el doctor Durán Durán, Pedro Manuel Hernández Arenas, Pedro Pablo Cachón Peñaranda, el doctor Miguel Villa Mora, el doctor Luis A. Cuellar, José Benito Calderón, Ismael Pelayo, el general José Antonio Valero, el general Justo L. Durán, Roberto Soto, Albert Reiwon, el doctor Manuel Antonio Pineda, el coronel Saúl Mateus Briceño, Francisco Díaz.

Está por averiguarse si estas logias funcionaron bajo los auspicios del Supremo Consejo Neogranadino para el Grado 33 con sede en Cartagena o del Supremo Consejo Central Colombiano con sede en Bogotá. 

La logia Estrella Boreal Nº 9 fue la última logia de este valle que trabajó bajo los auspicios del Supremo Consejo (Neogranadino o Central), fundada el 10 de abril de 1914, y en el año 1923 tuvo la necesidad de clausurar el templo y abatir columnas ante la grave amenaza que representaba para la institución e inclusive para la integridad física de los hermanos, por la presencia en esta ciudad del cura conservador Demetrio Mendoza, quien persiguió con saña a los masones, los liberales y los hijos naturales, hasta obligarlos a buscar en el éxodo, la tranquilidad personal y familiar a quienes tenían derecho y que se les negaba en esta tierra generosa.

El período de receso en las actividades masónicas duró de 1923 hasta 1932, ya en este año los Maestros masones empiezan a romper el velo de la oscuridad y entran en actividades para reagruparse. 

Es así que el 28 de abril de 1933 se instaló la primera reunión con los siguientes hermanos asistentes: doctor Marco A. Ceballos, Teodoro Camargo, Elio P. Pacheco, Pedro Manuel Hernández, el general Gabriel Jaramillo, José Antonio Valero, el doctor Julio Bengoechea, el doctor Espíritu Santos Potes, el doctor Jorge Lamus Girón.

Como se puede observar la orden estaba conformada por personalidades influyentes de la ciudad. 

Se constituyen en logia preparatoria, con el objeto de crear nuevamente en este oriente de Colombia una logia masónica. 

El 1º de mayo se efectúa la segunda reunión y se escoge el nombre de logia ¨Sol de Santander del Norte¨, el cual se considera provisional hasta que lo apruebe la gran logia Nacional de Colombia con sede en Barranquilla a cuya jurisdicción pertenece este territorio. 

Además se eligieron los dignatarios y oficiales de la logia: Venerable maestro Marco A. Ceballos, primer vigilante Gabriel Jaramillo, segundo vigilante José Antonio Valero, orador Jorge Lamus Girón y tesorero Teodoro Camargo. 

En la tercera reunión realizada el 27 de mayo se posesionan los dignatarios y oficiales.

El nombre de logia Sol de Santander del Norte fue aceptado por la Gran Logia Nacional de Colombia y se radicó bajo el Nº 14 en el registro.

Ya reconocida la logia Sol de Santander del Norte Nº 14, se realiza la tenida de fundación el día 27 de octubre de 1933. 

Posteriormente la Gran Logia Nacional de Colombia expide la Carta Patente para que sea fijada en el templo y allí perdure para el resto de su existencia. 

El gobierno nacional con la firma del doctor Eduardo Santos, Presidente de la República, y la del doctor Carlos Lozano, Ministro de Gobierno, expidió la personería jurídica de la logia Sol de Santander del Norte Nº 14, bajo la resolución ejecutiva Nº 191 del 26 de septiembre de 1938, solicitada por el Venerable Maestro señor Nicolás Colmenares. 

La logia consigue personería jurídica, gracias al tesón y capacidad de dirección de un hombre como lo fue Nicolás Colmenares quien con sus dotes de comerciante y político, y siendo amigo personal de Eduardo Santos, se encargó de tramitar la legalización ante las autoridades del país.

A partir del 27 de octubre de 1933, se iniciaron o afiliaron gran cantidad de personas que dieron realce, además de engrosar las filas de la institución, y aportar su conocimiento masónico. 

A continuación se hace mención de muchos de ellos. 

Se da un reconocimiento a todos estos miembros por el amor, realce e interés de formar para la historia del oriente colombiano la masonería, como institución de hombres libres y de buenas costumbres:

1933.- Juan N. Baena, Luis Buenahora, Teodoro Camargo, Marco A. Ceballos, Pedro N. Hernández, Darío Hernández, Daniel Hernández, Gabriel, Jaramillo, Jorge Lamus Girón, José de Jesús Porra, Ismael Pelayo, Antonio Reyes Moncada, José Antonio Valero, Alfredo Eslava, Enrique Páramo, Alfonso Max Niño, Aziz Abrajim, José Mª Bautista, Carlos Ardila Ordoñez, Manuel Estrada Peralta, Roberto Ardila Ordóñez y Luis Francisco Guerrero.

1934.- Domingo Pérez Hernández, Alí M. Alhartouch, Nicolás Colmenares, Miguel Villa Valero, Manuel Díaz Soto, Darío Hernández Bautista, José Rafael Sabino, Marco Tulio Atencio, Alejandro Caicedo, Alejandro Salvino, Lorenzo Rubín Z., Héctor Blanco Fombona, Luis A. Gutiérrez, Saúl Villamizar, Cecilio Nieto, Avelino Ramos, Gonzalo Mejía y José Cozza.

1935.-  Manuel Villa Valero, Reinaldo Lara y Gustavo Buenahora.

1936.- Joaquín Ramírez, Ernesto Ardila Durán, Néstor Leal Contreras, Monte Granario Sánchez, Francisco Quiroga, Luis Francisco Hernández, Jorge Lombana, Rafael Olaya, Alberto Perman, Gonzalo Laguado, Luis E. Bautista, Carlos Helo, Miguel Saikali, Alberto Arenas Ruiz y Moisés Sazón.

1937.- Emiro Arias, José Manuel Villalobos, Jorge Soto Olarte, Manuel Alberto Durán y Carlos Riascos Z. .

1938.- Víctor M. Gáfaro.

1939.- Miguel Durán Durán, Pedro A. Beltrán, Fernando Gómez, Gustavo Duarte, Eduardo Castro, Julio Londoño, Luis Fernando Bautista y Luis Francisco Moreno.

1940.- Luis U. Lozano.

1941.- Rafael Añez, Ramón Mª Bautista, Alfonso Vargas y Francisco Lexus.

1942.- Patrocinio Miranda, Allan Roy Corinaldi, Héctor Vale, Milton Gallardo, Isaac Perman, Manuel Fernando Vega, Manuel de Jesús Moreno, Horacio Carvajal, Martín Suárez y Digon de Waray.

1943.- Enrique Niño, Humberto Pineda Ropero, César Perdomo, Tulio Valero, Jerry Short, Martín Bermúdez, Mc M. Bowman, José W. Calderón y Willing Zell Coy.

1944.-  Rodolfo Castro, Néstor Moros, Julio Berbesí, Víctor M. Rodríguez, Gordon M. Musgrave, James Robbin C. y Luis A. Bermúdez (mi padre).

1945.- Joaquín Fresneda, Eugenio Arguelles, Roberto Meister C., Alcibíades Molina y Rafael Navia Varona.

Basta con pasar una mirada en estos nombres de masones de nuestra región, para ver lo importante que era el pertenecer a la masonería pese a su persecución.
 
Llegó el momento en que por las grandes distancias que separaban a las logias de los Santanderes con la Gran Logia Nacional de Colombia ubicada en Barranquilla y a la cual pertenecían,  muchas veces no les permitía a sus representantes asistir a las sesiones ordinarias y extraordinarias, debido a que los medios de comunicación eran difíciles y costosos, lo que hacía más difícil la unidad de acción masónica.



Integrantes de la logia Sol de Santander Nº 14 con el Gran Maestro Rafael Durán de la Gran Logia Nacional de Colombia. De pie, izq. a der.: Manuel Durán, Nicolás Colmenares, Francisco Guerrero, Roberto Ardila Ordóñez, Allan Roy Corinaldi, Alfonso Max Niño, Cecilio Nieto; Agachados: 5º José Manuel Villalobos. 18 de noviembre de 1945.

En mayo de 1945 se reunieron en Pamplona, las logias Sol de Santander del Norte Nº 14, Estrella de Pamplona Nº 16 y Renovación Nº 12 de Bucaramanga, y en histórico momento determinaron el estudio de la formación de una Gran Logia con sede en el territorio santandereano, convencidos de la necesidad y la utilidad de trascendental paso, y deseando en todo momento estar dentro de los principios legales y hasta de cortesía, solicitaron ante la Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Barranquilla, la sesión de los territorios de los departamentos de los Santanderes los cuales estaban bajo esa jurisdicción, y en ellos formar una Gran Logia soberana e independiente.

Se dieron todos los pasos necesarios hasta llegar a la fundación de la Gran Logia Oriental de Colombia ¨Francisco de Paula Santander¨, el día 18 de noviembre de 1945, en homenaje al gran prócer de nuestra independencia e hijo ilustre de esta tierra, cuando se reunieron y lo acordaron las logias de los Orientes de Bucaramanga, de Cúcuta y de Pamplona. 

Se conservaron los números que les correspondían en la nomenclatura de la Gran Logia Nacional de Colombia, pero a esta nomenclatura se le adicionó un dígito por orden numérico, antecediendo al original, quedando de la siguiente forma: Renovación Nº 1-12 de Bucaramanga, Sol de Santander del Norte Nº 2-14 de Cúcuta, Estrella de Pamplona Nº 3-16 y Catatumbo Nº 4-17 de Cúcuta (logia fundada y presidida por Jerry Short, el 17 de noviembre de 1945 o sea un día antes). 

Todos estos antecedentes dan pie a que la logia de Cúcuta, Sol de Santander del Norte Nº 2-14, ha conservado su nombre a través de sus años ininterrumpidos de fundada.

El cuadro directivo de la Gran Logia quedó constituida de la siguiente forma:

Gran maestro Roberto Ardila Ordóñez, gran diputado Nicolás Colmenares, gran primer vigilante Vicente Rodelo Cadena, gran segundo vigilante Alejandro Leal Contreras, gran orador Rafael Navia Varona, gran tesorero Alfonso Max Niño, gran hospitalario Jerry Short, gran guarda templo interior Alirio Sánchez, gran guarda templo exterior Eliseo Martínez Hernández.


A partir de la creación de la Gran Logia Oriental de Colombia ¨Francisco de Paula Santander¨ comienza una nueva historia de la masonería en los departamentos hermanos de los Santanderes y ayudó a la proliferación de nuevas logias en todo su territorio, mejorando al mismo tiempo la unidad de acción masónica. 


Pasa el tiempo y casi por los mismos motivos, y aunado a diferencias existentes entre los hermanos masones, se propone la creación de una nueva Gran Logia en el territorio de Santander del Sur. 

Luego de estudiada la solicitud fue aprobada por la Gran Logia Oriental ¨Francisco de Paula Santander¨ su creación, quedando establecido que si por cualquier caso llegare a disolverse dicha Gran Logia, el territorio pasará inmediatamente a la jurisdicción de la Gran Logia Oriental de Colombia ¨Francisco de Paula Santander. 

Se denominó Gran Logia de Los Andes y quedó solemnemente instalada el 14 de marzo de 1972.

De la elección de dignidades y oficialías de la gran logia oriental de Colombia “Francisco de Paula Santander” el 20 de julio de 1965; de superior a inferior, Roberto Ardila Ordóñez, Alirio Sánchez Mendoza, José Manuel Villalobos, Argemiro Cardona Restrepo, Enrique Cadavid, Jaime Hurtado Cuervo, Jesús Guillermo Porras, Arnaldo Sandoval Castellanos, Miguel Daw Álvarez. José María Ramírez Parada, Mario Shoonewolff Molinares, Enrique Guerrero Ramírez y Jorge Lamus Girón.


Para el año 2012 la Gran Logia Oriental de Colombia “Francisco de Paula Santander” está conformada por 5 logias de la ciudad de Cúcuta, logia Sol de Santander No. 2-14, logia Catatumbo 4-17, logia Estrella Boreal No. 5, logia Obreros del Silencio No.7 y la logia Renacimiento No. 15, y una de la ciudad de Pamplona, logia Estrella de Pamplona No.3-16.

Algunos Grandes Maestros a través del tiempo de la Gran Logia ¨Francisco de Paula Santander¨, 1945-2011:

Roberto Ardila Ordóñez, odontólogo; José Manuel Villalobos, periodista; Eliseo Martínez Hernández, ganadero; Argemiro Cardona Restrepo, Capitán (r) Ejército; Vicente Roberto Cadena, comerciante; Alfonso Max Niño, comerciante; Joaquín Ardila Durán, farmacéutico; Alirio Sánchez Mendoza, médico; Jesús Guillermo Porras, contador; Manuel Montagut, periodista; Allan Roy Corinaldi, jubilado; Jaime Hurtado Cuervo, comerciante; José Mª Ramírez Parada, comerciante; Miguel Daw Alvarez, odontólogo; Jorge Lobo Carvajalino, ingeniero; Luis Ernesto Villamizar, comerciante; Luis Eduardo Barreto, agrónomo; Enrique Yáñez Zafra, comerciante; Enrique Guerrero Ramírez, comerciante; Arnaldo Sandoval C., odontólogo; Julio César Hernández, comerciante, Ernesto Ahumada Trujillo, economista; Luis Raúl López Maldonado, economista; Hugo Rafael Thyme, médico; Alirio Alfonso Vergel G., contador; Julio Enrique Clavijo M., comerciante; Carlos Lorenzo Ibarra S., abogado; Gonzalo Vega Cárdenas, médico; Jorge León León, comerciante; Ricardo Arturo Martínez, médico.




1 comentario:

  1. MASONERIA DEL NORTE DE SANTANDER......... ADMIRABLE, DIGNA DE MOSTRAR EN EPOCAS ANCESTRALES
    LAMENTABLEMENTE QUE AD PORTAS DE SUS 70 AÑOS DE FUNDADA LA GRAN LOGIA ORIENTAL DE COLOMBIA, ESTE DIRIGIDA POR MENTES MEZQUIINAS, RETROGRADAS, PIGMEAS DE LA TOLERANCIA Y DE JUDAICA FRATERNIDAD. ALLI IMPERA EL INTERES PERSONAL QUE SE COMEJENEA EL PATRIMONIO ECONOMICO LEGADO DE ANTIGUOS ARTESANOS. MASONERIA SIN ORIENTE FILOSOFICO Y DE ESCASA MEMBRESIA.

    ResponderEliminar