PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 12 de agosto de 2015

791.- DON ALFREDO CABRERA SERRANO



Edgar Eduardo Cortés P.

En agosto de 1946 en la Hacienda Campoalegre, en la recepción ofrecida con motivo del matrimonio de Humberto Vargas Wittingham y Beatriz Caballero Lamus. En ella aparecen: Leo Fossi, Teresita Morelli, Dr. Cuervo, Clara Laura Morelli, Carlos Mutis Duplat, Mariela Hernández Duplat, Alfredo Cabrera Serrano, Teresita Lamus Girón, Rafael Lamus Girón, Blanca Victoria Hernández y Benjamín Rojas Pacheco. En la otra gráfica aparece Alfredo Cabrera Serrano con su esposa Margarita González McCausland.


En alguna ocasión el poeta rumano Luicen Blaga decía que “Luego de haber descubierto que la vida no tiene sentido, sólo nos queda darle alguno”, y esto último fue lo que hizo de su vida Don Alfredo quien a lo largo de su vida fue hombre extremadamente pulcro, exitoso empresario, elegante, enamorado de la vida y especialmente un esposo y padre afectuoso.

Fue un hombre que amaba tanto la vida que no tenía espacios para la melancolía ni la tristeza, y eso ya es una fortuna. Nunca le escuché un reproche ni a la vida, ni hacia nadie, ni siquiera en los últimos días antes de su muerte. Extrañaba sí la Cúcuta de antes.

En las tertulias que con frecuencia se hacían en el balcón de su casa, rodeadas siempre de ese aire que cautiva las noches de Cúcuta. Hoy recuerdo una de las últimas, quizás a principios de este año, en la que con Memo recordamos muchas de nuestras anécdotas de París; y allí, en ese balcón, aún veo a Tatiana, Margarita Rosa y Don Alfredo haciendo apuntes en esa charla emotiva en la que los minutos pasaban como si la vida nunca fuera a terminar, como seguramente debería ser cuando la vida es tan grata.

Esa noche cuando me despedí recuerdo que Tatiana me dijo que faltaban más anécdotas por contar, que había que seguir la reunión otro día, y Don Alfredo, en la despedida como siempre me lo hizo sentir, al igual que Doña Margarita, su casa como si fuere la mía. De hecho por muchos años ha sido mi segunda casa en Cúcuta.

La vida de Don Alfredo desde su niñez siempre estuvo rodeada de circunstancias y motivos que dieron lugar para que amara la vida. En 1.930, su padre, Manuel Guillermo Cabrera Luciani fue nombrado embajador en Venezuela, labor diplomática que se extendió por seis años.

Por eso Don Alfredo siempre fue un Gentleman, porque desde los primeros años de su vida frecuentó el mundo de la diplomacia y las buenas costumbres, que después de los años en Caracas, se extendieron a Madrid y París donde vivió algunos años.


Un recuerdo de la familia Vásquez Morelli,. Fue tomada el 10 de junio de 1950, en el matrimonio de Camilo Vásquez y Clara Laura y en ella recordamos, de izquierda a derecha a: Amílcar Vergel Cabrales y Elvira Escalante (Padrinos), Cayetano Morelli (padre), Clara Lázaro de Morelli (madre), los novios; Margarita González de Cabrera (Reina de la Marina en Barranquilla), Alfredo Cabrera, Ana María Lázaro (tía) y Cayetano Morelli Lázaro.


Entre Don Alfredo y Manuel Guillermo siempre hubo una devoción, una relación muy afectuosa entre padre e hijo, y por ello hace cerca de 30 años cuando llegamos con Memo a estudiar a París, en una noche de invierno, antes que ir a conocer la tour Eiffel o los campos Elíseos, o igual, antes que desviar nuestras miradas a cualquier hermosa francesa, lo primero que fuimos a conocer en la ciudad luz fue la casa donde vivió Don Alfredo.

Yo aún recuerdo la casa y el frío esa noche, pero para Memo seguramente uno de sus primeros propósitos de haber ido a París, ya se había cumplido. Creo que ni siquiera sintió frío. Y la vida se encargó de hacer muy cercana esa relación de padre e hijo a los pocos días, porque Don Alfredo vivió en 16 avenue Kléber y a los pocos días nosotros encontramos con Memo un apartamento para vivir en el numeral 69 de esa misma calle. Sin duda la magia de la vida.

La escritora española Rosa Montero llegó a decir en alguna ocasión que cuando una persona envejece descubre que uno ha vivido no una vida sino varias, y claro, Don Alfredo vivió varias empezando desde muy temprano la vida de la diplomacia y el mundo.

Luego vinieron los años de una Cúcuta maravillosa llena de encantos y buenas costumbres de los años 50 y 60, en los que él fue uno de sus mejores exponentes ya en el mundo empresarial; vendrían los años de la familia al contraer matrimonio con quien fuera la primera reina de la marina, Doña Margarita, con quien formó un hogar encantador.

Y como a todos nos sucede, los momentos difíciles: su secuestro, la rápida partida de su señora, y ahora, ya en los últimos días, la inesperada muerte de Tatiana; y como la vida continúa, de todos modos las tertulias con Memo seguirán siendo ya sin Don Alfredo, ese bon vivant como dicen los franceses, de quien recibí muchos consejos, y el recuerdo se extenderá en los sitios que nos seguirán permitiendo la vida. 

Luis Raúl López complementa la descripción de la vida de don Alfredo con lo siguiente:

Cuando debió subir al carro de sus secuestradores, furioso le dijo al tipo que con crueldad le vaticinaba días de lágrimas que le aseguraba que nunca lo vería llorando. 

El día que fue liberado mandó a llamar al fulano secuestrador y le dijo: fíjese que le cumplí.

Esa anécdota retrata muy bien lo que fue don Alfredo Cabrera Serrano: un hombre que honraba cabalmente su palabra en cualquier contexto, virtud que siempre le caracterizó en el ejercicio de su actividad empresarial y en el desempeño de sus roles de padre de familia y de ciudadano.

Será muy difícil olvidarlo, no solo por el especial afecto que le tenía, sino por su extraordinaria personalidad, su porte de gran distinción y su talante.


Era uno de esos hombres legendarios de comienzos del siglo pasado a quienes llamaban “gentleman”. Y a fe que lo era, tanto en sus formas como en su fondo.

Se distinguía, y mucho, por su honorabilidad y proverbial corrección en sus negocios de comercio, gracias a lo cual continuó con éxito la empresa familiar heredada de su padre, la que con sus cien años de existencia es, sin duda, la más antigua de la región.

Había nacido en Nueva York y tuvo su ciudadanía estadounidense hasta que un día lo asustaron con líos legales al regresar allá por no haberse alistado en su momento en el ejército para ir a la guerra de Corea.

De una galantería exquisita y singular éxito con las damas, trato cálido con sus amigos, de quienes tenía una extensa memoria de las bromas gastadas a casi todos ellos, pues era, a fin de cuentas, uno de los mejores exponentes de la idiosincrasia de la Cúcuta de antes: buenas maneras, gran cultura, señorío, honorabilidad y fina mamadera de gallo.

Don Alfredo Cabrera Serrano, falleció el domingo 12 de abril de 2015.





Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario