PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 6 de diciembre de 2011

102.- LA ESTATUA DE SANTANDER

Acta de la inauguración de la estatua del General Francisco de Paula Santander y entrega de ella al H. Concejo Municipal



En San José de Cúcuta a 7 de Agosto de 1893 la Junta del Centenario de Santander cumpliendo las funciones de su cargo pone al cuidado del pueblo de esta ciudad, representado por el Honorable Concejo Municipal, el monumento al General Francisco de Paula Santander erigido en la plaza de este municipio; y en tan solemne acto, con que sella su misión, extiende la presente acta en que consta la somera relación de los trabajos que ha tenido para dar cima a tan grata como importan te empresa.

El General Francisco de Paula Santander, hijo de los valles de Cúcuta, fue uno de los próceres de la magna lucha de emancipación; estudiante en el Colegio de San Bartolomé cuando los sucesos políticos de 1810, abandonó los claustros para enrolarse en las primeras huestes libertadoras que se organizaron en Cundinamarca, y desde entonces militó bajo las banderas de la libertad, en Nueva Granada y Venezuela hasta la memorable y decisiva batalla de Boyacá el 7 de Agosto de 1819. La historia guarda en sus páginas los señalados servicios y relevantes méritos, que le hicieron acreedor al distinguido puesto de Vicepresidente de la Gran Colombia.
 
Si notable fue el General Santander en la organización y disciplina del ejército Libertador en Casanare, no menos eminente se mostró en el ejercicio del P.E. en defecto del Libertador Bolívar cuando siguió a la campaña del Sur.
 
En tan elevado puesto y en época tan laboriosa para atender al gobierno de la república fundando todo un sistema de administración, mayor atención demandaba la provisión de armas, dinero y hombres al ejército que marchaba de victoria en victoria hasta el Alto Perú para completar la independencia de Sur América con las batallas de Pichincha, Cochabamba y Ayacucho.
Tan altos hechos elevaron al General Santander al segundo lugar después del Libertador Bolívar, como una de las figuras más culminantes en la inmensa pléyade de próceres.

La gratitud nacional no podía quedar inactiva y buscó los medios de expresarse para dejar en el mejor monumento un homenaje al héroe y al legislador.
 
Se acercaba la fecha del primer centenario del natalicio del General Santander y era el día propicio para saldar esa deuda de gratitud.
 
En ninguna parte mejor que en esta ciudad, próxima al valle en que vio la luz, debía elevarse el monumento a su memoria; nadie mejor que los hijos de Cúcuta para el pensamiento. Así sucedió cuando los señores Luís Francisco Peralta, Joaquín Estrada y Hermes García G., solicitaron una suscripción el 5 de julio de 1890 y en tres horas aparecían en lista $ 1.300. Con tal éxito el 17 del mismo la numerosa concurrencia congregada en el teatro acogió la idea y eligió una junta que se encargara de su desarrollo con fe y decisión a tan noble tarea. Constituyeron esta junta los señores doctor Marcos Hernández, Carlos Ferrero G., Joaquín Estrada, Eliseo Suárez, Florentino González, Dr. Teófilo Prato, Benigno Parra, Oscar Pérez F., Hermes García G., Miguel Ardua, Francisco de P. Barroso y fue el primer secretario el joven Luís Francisco Peralta. Muy justo es consignar en esta Acta el nombre de este malogrado joven, que bajó al sepulcro sin ver coronados sus esfuerzos; con el entusiasmo de su espíritu ardiente y pertinaz fue el mejor obrero de esta empresa, a la que consagró toda su inteligencia y voluntad en su carácter de Secretario.
 
Constituyó el principal trabajo de la junta la consecución de los fondos para la obra y quiso que a ella contribuyera la nación entera, los colombianos todos para constituir un monumento formado grano a grano con el óbolo del pobre, con el oro del rico, porque si el General Santander era una gloria suramericana, es astro de primera magnitud en el cielo de Colombia.

La excitación de la junta circuló por toda la república y pronto se obtuvo un resultado halagador, correspondieron a ella las colonias colombianas del Táchira, Maracaibo y Nueva York. El señor Juan N. Luciani suscribió $ 1.600 y así pronto la junta pudo disponer la construcción de la estatua.
 
Encomendada la comisión a la casa comercial de los señores Van Dissel Thies & Cía. el socio señor Gilberto Van Dissel se encargó de contratar su ejecución en Europa al escultor C. Borner en la ciudad alemana de Hamburgo; y digna de encomio es la esmerada consagración que dedicó para obtener una obra artística de gran mérito que debía representar al Hombre de las Leyes.
 
La junta empero se hallaba en serio compromiso para cubrir el valor del monumento por no haber alcanzado el monto de la suscripción al total del costo; y en tal emergencia el Honorable Concejo Municipal de esta ciudad contribuyó con la suma de $ 6.000 para cubrir el valor total y atender a los gastos de la erección en esta plaza, cantidad que fue generosamente puesta a disposición de esta junta.

Hoy la junta ve terminada la comisión que aceptó de buen grado; el monumento adorna la plaza que tiene el nombre del egregio prócer y al inaugurarla con la solemnidad debida, la entrega al Honorable Concejo Municipal para su custodia y a la población de San José de Cúcuta para que contemple en ella las glorias nacionales y la manifestación gráfica del reconocimiento público al Guerrero y al Magistrado cuyo nombre aparece glorioso en los anales de la emancipación política y consolidación de la República.

Marcos Hernández, Carlos Ferrero G., Félix H. Hernández, Joaquín Estrada, Francisco de P. Barroso
 
El Secretario, Melitón Angulo Heredia
 
Esta estatua del General Santander fue fundida en bronce en Hamburgo (Alemania) por el escultor C. Borner.



Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario