PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

domingo, 8 de enero de 2012

116.- GUSTAVO ROJAS PEREZ

La Opinión

Sesenta y tres años de su vida los dedicó Gustavo Rojas Pérez a los medios de comunicación, en Norte de Santander. Hasta el último día de existencia estuvo metido en el mundo de las noticias.

Se le recuerda por la versatilidad en Diario de La Frontera. Era periodista y reportero gráfico formado en la escuela de la experiencia. Siempre reconoció a Luis Parra Bolívar como su maestro y mentor.

Nació en tierras pamplonesas el 5 de marzo 1935. Cargaba en la billetera la Tarjeta de Periodista No. 029, expedida por el Ministerio de Educación Nacional.

Gustavo Rojas Pérez, en el centro, en sus épocas de ciclista

Su pasión por el ciclismo lo llevó a recorrer el territorio nacional. Él mismo escribió en La Opinión una crónica sobre su incursión en el mundo de las bielas.

-El 7 de junio de 1956, cuatro jóvenes ilusos, pero orgullosos de vestir la camiseta roja y negra, los colores de Norte de Santander, se alinearon en el Parque San Francisco de Bucaramanga, para emprender la odisea de enfrentar la orografía, las planicies y los terrenos quebrados de la geografía colombiana (…), reseñó el 13 de agosto de 2006 en el artículo ‘Pedalazos de 50 años’.

Douglas Superlano, de Cúcuta; Guillermo Rivera, de Bochalema; Gustavo Rojas Pérez, de Pamplona, y Hernando ‘Tribilín’ Barbosa, de Ocaña, se aventuraron en la Vuelta a Colombia. Rojas volvió en otras tres oportunidades.

Al devolver el tiempo para referenciar su recorrido como comunicador, salta a la vista que inició muy joven en oficios  relacionados. En los periódicos ‘Sagitario’ y ‘Hoy’ laboró como ayudante de linotipista.

Ligia Echeverría, antigua propietaria del desaparecido Diario La Frontera recordó la vinculación del muchacho pamplonés, de 12 años,  quien aprendió a levantar textos en tipo suelto.

En la celebración de los 50 años de La Opinión recibió un reconocimiento

De cajista pasó a prensista. El ángel que lo conduciría hasta convertirlo en periodista fue Parra Bolívar. Él y doña Ligia se convirtieron en sus segundos padres.

“Parra tomó a Gustavo como un hijo. Lo empezó a formar. Le pagó el estudio porque vio que era inteligente y vivo”, dijo ayer la señora Echeverría desde el lecho de enferma.

Entristecida por el súbito fallecimiento de quien ‘consideró su mano derecha’ en el periódico conservador, relató el proceso de aprendizaje que le permitió a Rojas Pérez dar el salto a la redacción.

“Parra vio la aptitud de Gustavo quien tenía el deseo de aprender periodismo. Entonces, lo primero que hizo fue enseñarle a escribir en máquina”.

Luego, según los detalles que se le vinieron a la cabeza, el entonces director lo instruyó en lo relacionado con la redacción de noticias, la ética y la orientación de las informaciones. También aprendió lo relacionado con la fotografía.

“Yo le decía todero”, destacó Ligia Echeverría sobre las capacidades de Gustavo Rojas, quien fuera redactor, jefe de redacción y director encargado del diario que funcionó en la calle 14 entre avenidas tercera y cuarta, de Cúcuta.

El trajinar por los caminos de la comunicación social lo llevaron a desempeñarse como corresponsal de El Espectador, en Norte de Santander.

En la radio, manejó en la Voz de La Gran Colombia, en el noticiero ‘El Tribunal del Pueblo’.

Estuvo al frente de la Secretaría de Prensa de la Alcaldía de Cúcuta durante la administración de José Gélvez Albarracín.

En el campo gremial, se afilió al Colegio Nacional de Periodistas, seccional Norte de Santander, del cual fue presidente, y estuvo vinculado al antiguo Cicrodeportes, reveló Eduardo Jaimes, quien hoy emitirá una reciente entrevista.

Cuando era candidato, el presidente Juan Manuel Santos visitó La Opinión, y en la sala de redacción saludó a Gustavo Rojas Pérez

El 24 de abril del 2000, Gustavo Rojas Pérez entró a hacer parte de la planta de periodistas de La Opinión.

Cubrió hechos relacionados con las áreas judicial, económica y política, al igual que noticias referentes a Cúcuta y Norte de Santander.

El sábado 27 de noviembre 2010 quedó marcado como el último día de brega periodística de Rojas Pérez, quien el domingo 28 de noviembre en la mañana, a los 75 años, dejó de existir.

En la página segunda consignó las noticias locales tituladas: “Faltan 242 artículos para aprobar”, “Viceministro viene a Cúcuta” y “Presentaron programa Policía Cívica Juvenil en el AMC de Cúcuta”.

Intempestivamente,  Rojas Pérez se enfermó en la madrugada del domingo. Recibió atención en la clínica Santa Ana. Como al regresar a la casa, su estado empeoró, los familiares lo volvieron a llevar al médico, pero no pudieron salvarlo.

Le sobreviven su esposa Marta Cecilia Garavito y sus hijos Gustavo, Jhon, Ivonne y Marta a quien inculcó el amor por la reportería gráfica.

Los compañeros del periódico quedaron compungidos con la desaparición del veterano periodista. “Estaba donde el matasanos”, les dijo jocosamente el 27 de noviembre, mostrándoles la bolsa de medicamentos. Esa noche se le vio salir sonriente y hasta ayudó a desconectar las luces del pesebre de la sala de redacción.

Mary Stapper  : Hoy tengo sentimientos encontrados. Buenas noticias porque mi hijo mayor acaba de informarme que es papá, mejor dicho que soy abuela y malas noticias porque en la Clínica Santa Ana, falleció el colega Gustavo Rojas Pérez, quien en Diario de la Frontera por allá en el 76, me enseñó cómo redactar una noticia, escribir una crónica o hacer un gran reportaje, aunque muchas cuartillas fueron a dar a la cesta de la basura. Gracias Gustavo por haber sido exigente en el trabajo y generoso en la amistad.


En una máquina de escribir Remington, Gustavo Rojas comenzó a escribir sus primeras noticias

Hablar de Gustavo es hacerlo de la historia del periodismo en Norte de Santander porque creció en Diario de la Frontera donde me cuenta doña Ligia Echeverría de Cabeza, comenzó desde niño cuando apenas el periódico abría sus puertas y se levantaba letra por letra en tipografía y luego en linotipo (plomo) de la mano y genialidad de  su primer esposo el también periodista Luis Parra Bolívar. De eso hace 62 años. Allí Gustavo era redactor, editor, jefe de redacción, entrevistador y maestro.  Cuando el doctor Parra Bolívar murió, fue Gustavo, hombro a hombro con doña Ligia quien sostuvo la calidad del periódico y continuó con Teodosio Cabeza Quiñones hasta que el diario se modernizó y comenzó a imprimirse en Offset a todo color. Cuando llegaron los problemas económicos, fue vendido al ex senador Félix Salcedo Baldión.  Después de ser un periódico conservador pero con apertura a otras corrientes políticas como la liberal, el diario se convirtió en vocero de una fracción del partido liberal. Después pasó a manos del conservador Mario Javier Pacheco y ahí fue “enterrado” el que por años fuera el medio de lectura obligada de Norte de Santander.

También hizo radio y desde más o menos ocho años para acá, comenzó en el Diario La Opinión donde trabajó hasta el día de su muerte.

Gustavo también fue ciclista y no le importaba si era el primero o el último pero  llegaba a la meta final en la vuelta a Colombia.  En periodismo pasó de la vieja máquina de escribir Remington al computador e Internet, de montar en camión, bus, bicicleta, helicóptero o avión o de hacer largas caminatas para cubrir una noticia.

Cumplida la meta de su vida, Gustavo descansa en paz.

Esta fotografía en homenaje a Gustavo Rojas Pérez, fallecido repentinamente el domingo 28/11/2010 en la ciudad. Gustavo desde muy joven ejerció el periodismo en el Diario de la Frontera casi toda la vida y los últimos diez años en La Opinión, donde gozaba del aprecio de todos nosotros. Cuando requeríamos ayuda con estas fotos antiguas, él era uno de los que nos sacaba del apuro con los nombres de las personas. Esta gráfica debió ser de la década del 70 o comienzos de los 80 en alguna reunión de periodistas en su estado natural o sea brindando, y en ella de izquierda a derecha recordamos a: Gustavo, Mary Stapper Vargas, Rafael Bruno Bruno, Jaime Calderón, Laura Villalobos, Rosa Emma Arenas de Méndez, Miguel Méndez Camacho, Samuel Cárdenas y Cicerón Flórez.

Cicerón Flórez Moya : No es por el hecho de su muerte que ahora adquiere relevancia el trabajo periodístico de Gustavo Rojas Pérez en los medios de comunicación de Cúcuta durante casi medio siglo.

En vida se le hizo reconocimiento a su buen desempeño cotidiano en el manejo de la información.

Gustavo Rojas fue un periodista de tiempo completo. Estuvo en todas las áreas de su oficio, sin caer en posturas de envanecimiento, sin incurrir en  actos reprochables y sin hacerle concesión  a las presiones de quienes les interesa más la distorsión o la tergiversación que la verdad.

La carrera periodística de Gustavo Rojas dejó huellas en  Diario de l,a Frontera, la que fuera  su casa paterna del oficio. Allí se formó y allí refrendó su vocación y su idoneidad día tras día. Lo hizo también en el radioperiódico El Tribunal del Pueblo, en la Voz de la Gran Colombia bajo la batuta de José Neira Rey, en El Espectador, diario del cual fue su corresponsal en Cúcuta. Finalmente se vinculó a La Opinión con el mismo  talante  que aplicó a la búsqueda de la clave de los hechos que eran noticia y tras los cuales se movía con   la dedicación de un apasionado lúcido.

En Gustavo Rojas habrá que apreciar su fidelidad a la sencillez y a la autenticidad,  la trasparencia en su relación con las fuentes, su disciplina en el cumplimiento de los compromisos y su acatamiento a los principios esenciales del periodismo.

Y hay que destacar también en Gustavo Rojas su sensibilidad por lo regional. Tenía conocimiento de los asuntos esenciales de Norte de Santander. Le dolían sus desgreños y sus frustraciones.

Es cierto que “Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es es el morir”, pero duele la partida de las personas que debieran seguir trazando rumbos.




Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario