PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 23 de enero de 2012

123.- DOCTOR ERASMO MEOZ

1858 - 1918

Fuentes: Medina S, Luis A. Cita histórica, tomo 2. Academia de Historia de Norte de Santander. Pp 349-353. Ramírez Calderón Juan Agustín. Historia de la Medicina. Academia de Historia de Norte de Santander. Pp 15.

Nos ocuparemos del filántropo discípulo de Hipócrates Padre de la medicina, el más ilustre médico de la antigüedad. Vamos a evocar el recuerdo del Dr. ERASMO MEOZ, destacado galeno y benefactor de la sociedad y comunidad cucuteña, porque es necesario resaltar nuestros valores humanitarios, la generosidad personificada y nobleza de corazón de un médico que le sirvió a la humanidad, el hombre humanizado con el dolor y la solidaridad social humana y cristiana donde ahí estaba diciendo presente el Dr. Erasmo Meoz.

Cúcuta guarda con gratitud y cariño el nombre de este preclaro hijo, nacido en los valles  Guasimaltecos de San José de Cúcuta acariciados por el roncar sonoro del río Pamplonita.

Aquí transcurrieron los años de su infancia, alejándose hacia Maracaibo en donde hizo estudios de medicina, y regresando nuevamente a su patria, a su terruño, para serle útil a la humanidad doliente, con una virtud sin límites ni condición humana. Tanto fue su amor y solidaridad humana con el desvalido y doliente agobiado por el dolor, que el Dr. Erasmo Meoz, visitaba todos los hogares de Cúcuta atendiendo sus necesidades de consulta médica a la hora que sus servicios eran solicitados, así estuviera lloviendo a cántaros, o el sol candente y fatigador lo agobiara. Así acudía a prestar sus servicios médicos con la más buena voluntad. Lo llevaban a caseríos vecinos hasta montado en burro como cabalgadura; y, él con la sencillez que lo caracterizaba y con espíritu humanitario y apostolado cristiano y médico acudía presuroso.

El Dr. Erasmo Meoz fue un médico de gran fama y prestigio, de vastos conocimientos que lo aprestigian como un apóstol de la ciencia y del humanitarismo y la caridad. Filántropo por excelencia, jamás opuso a su ciencia y profesión barreras que obstaculizaran su labor, no supo de egoísmos ni de castas, ni de privilegios; llevó el consuelo y mitigó el dolor desde la mansión más lujosa, hasta la covacha más humilde que carecía de medios económicos para remunerar los servicios médicos.

A su iniciativa se debe la fundación del Salón de la Maternidad en el Hospital San Juan de Dios de esta ciudad, donde prestó sus servicios. Fue durante muchos años médico de la Sociedad Mutuo Auxilio y también del Sindicato Femenino, a cuyas entidades prestó sus servicios en una forma desinteresada, sin esperar el lucro ni la recompensa; esa era su gran virtud SERVIR.

Este ilustre médico, nació en Cúcuta el 5 de octubre de 1858, hijo legítimo de Francisco de Paula Meoz y doña Ana Wills . Pasó su infancia en Cúcuta, cursó estudios de medicina en Caracas, Venezuela graduándose el 21 de octubre de 1885.

A reglón seguido se trasladó a su ciudad natal y de inmediato comenzó a ejercer su profesión correspondiéndole la atención de los enfermos de fiebre amarilla, tras la epidemia que se presentó en 1884. Ejerció por treinta años su profesión. Fue fundador del salón de maternidad del Hospital San Juan de Dios de Cúcuta, médico de la Sociedad de Mutuo Auxilio y del Sindicato Femenino. Aunque fue un filántropo y benefactor de la sociedad y comunidad de la ciudad de Cúcuta, no dejó escrito ningún artículo científico. Las visitas a los pacientes las hacía en cabalgaduras que ponían a su disposición. Luego compró una mula a la que llamó Morrocota.

Era un hombre al que le gustaba vestir bien, en su casa se reunía con gente importante, tocaba violín, era robusto, usaba barba y bigotes a la época, bien sostenidos. Abnegado, gentil, humanitario, desinteresado y muy buen amigo. Los biógrafos dicen que su huella como ser humano y como médico es algo imitable, ejemplar; por varios años fue miembro del Ayuntamiento (Concejal). Erasmo Meoz poseía un carácter fuerte propio de su rectitud y honestidad.

Médico de los cucuteños, de la mayor parte de las familias, por eso, aún su memoria flota en la gratitud y el recuerdo de muchos hogares, y su memoria es sagrada para todos en el reconocimiento de sus merecimientos científicos y su apostolado, su abnegación y desinterés, condiciones todas que brillan en la personalidad del Dr. Erasmo Meoz.

En 1916 viajó a Europa en busca de alivio para la enfermedad que padecía, pero fue demasiado tarde. Volvió a Cúcuta y murió el 1º  de junio de 1918, a la edad de sesenta años.

En el año de 1918, la muerte inexorable le arrebató su existencia al médico que tantas veces llevó el consuelo, a los que yacían en el hecho del dolor, el amigo sincero y caritativo, el ciudadano correcto y ejemplar y el benefactor de la humanidad doliente.

El escultor Olinto Marcucci, a solicitud del Dr. Juan Agustín Ramírez Calderón, Presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas, ejecutó la obra de un busto del Dr. Erasmo Meoz, siendo colocado en el Parque Colón frente al Hospital San Juan de Dios, donde él prestara sus servicios.

SUS DESPOJOS MORTALES. Los despojos mortales del ilustre y filántropo galeno, yacen en Cúcuta.

Primero reposaron en la Iglesia de San Antonio, bajo una Placa de mármol que rezaba así:
“Aquí yacen los restos mortales del Dr. Erasmo Meoz, excelso médico que sirvió a la ciudad con su ciencia y su vida”. La Sociedad de Mejoras Públicas rinde homenaje de gratitud a su memoria en el primer centenario de su nacimiento, 5 de Octubre de 1959.

HOMENAJE POSTUMO. Como homenaje póstumo, el moderno hospital  de Cúcuta y fantástico centro asistencial, lleva el nombre de “ERASMO MEOZ”. Ahora sus restos reposan en el monumento erigido en su nombre que está ubicado a la entrada del hospital que lleva su nombre. El historiador Mario Mejía Díaz escribió como homenaje al médico Meoz: Esta mole arquitectónica, refugio y alivio de los males del pobre y del potentado, fuerte y estilizada, blanca y hermosa, simboliza como templo de la caridad, la grandeza del corazón, la fortaleza de la acción y la inmaculada nobleza del alma de quien fuera el doctor Erasmo Meoz Wills.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario