PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 4 de enero de 2012

114.- SIEMPRE QUISE GANARLE TIEMPO AL TIEMPO : PEDRO RAFAEL SAYAGO ROJAS

Celmira Figueroa

El 3 de febrero de 1974 pisó la Cámara de Comercio y el 30 de septiembre de 2010 salió a gozar del beneficio de la pensión.

Nació en la avenida octava No.7-75 donde funciona la vidriería Roma. Esa casa paterna sigue intacta. En esa época 1949 era la zona de los Caobos de hoy. Su vecino fue el periódico El Frente y compartió con la gente ´dedo parado´ de apellidos Díaz, Ayala, Ospina.

Cúcuta tenía 100 mil habitantes y llegaba hasta el hotel Tonchalá y el que se iba a casar o bautizar tenía que ir hasta la catedral de San Antonio. A Jorge Muñoz y Amelia Ayala le llevó las arras el día del matrimonio. Pedro Rafael Sayago Rojas tenía solo cuatro años.

Allí vivió hasta 1960 con su padre Pedro Sayago Mora, su mamá Beatriz Rojas y sus hermanos ocho hermanos: Flor, Rodrigo, Carlos, José, Rosa, Beatriz, Luz María y Álvaro.

Se mudó para la avenida 3 con calle 6 donde funcionó el consulado de Venezuela en Cúcuta.

La primaria la inició en el Domingo Savio y pasó al Calasanz donde salió bachiller en 1967. Hizo muchos amigos y por medio del baloncesto y ciclismo los cultivó.

Después sus padres se trasladaron al barrio Latino y se topó de vecinos a la familia Cabrera, Pabón Hernández y Gereda.

Se consideraba estudioso, aplicado, más no cuadriculado. Acompañaba a su padre a la finca que quedaba en Boconó. Se sentaba en la tienda de la esquina de la calle sexta a departir con sus amigos y partió a Bogotá a estudiar economía porque en ese entonces la naciente Universidad Francisco de Paula Santander carecía de la carrera. Se matriculó en la Jorge Tadeo Lozano y se graduó de 20 años, pero por no tener cédula de ciudadanía casi que no le entregan el título de economista. Sin embargo, sus amigos le ayudaron a sacar la cédula antes de ser mayor de edad.

Regresó como profesional y se vinculó a Acopi (Asociación Colombiana de Pequeños Industriales).

Al año Sergio Entrena lo llama para que lo acompañe en la Cámara de Comercio en la oficina de promoción y desarrollo. Se inicia el proceso de consolidación a finales de los 80. Entrena se retira de la dirección de la Cámara de Comercio y la junta directiva lo nombre su reemplazo. La crisis toca la frontera en 1983 a raíz del desplome del bolívar.

A Pedro Sayago Rojas lo encargan de empezar a trabajar con Juan Santaella, José Neira Rey, Pedro Entrena un programa que se bautizó ley de fronteras. Se constituyó la comisión fronteriza y se crean mecanismos mediante la ley 10 de 1983.

Hoy se siente orgulloso de ese logro porque a partir de ahí “nos dieron nombre y apellido, en el sentido que las zonas de frontera somos unidades territoriales, porque somos colindante con un país vecino`.

En 1984 el entonces alcalde Luis Vicente Serrano Silva le propuso gerenciar las Empresas Públicas Municipales que estaba en plena crisis. Logró gestionar un crédito con el Banco Mundial para invertirlo en la traída del agua del río Zulia. Suscribió el crédito siendo testigo el inmolado Álvaro Gómez Hurtado, quien era embajador de Colombia en Estados Unidos.

Lideró la conexión del río Zulia para complementarlo con El Pórtico, actual acueducto. En esa época gerenciaba no solo acueducto sino alcantarillado, matadero, aseo. Es decir, seis empresas en una y se inicia la separación de cada una.

Cuando llega el primer millón de dólares se acuerda dejarlo depositado en el Banco de la República de Cúcuta, por algunos inconvenientes de revaluación del peso, para iniciar con el proceso de licitación y contratación.

La presión fue muy fuerte. Y decide retirarse de las EPM. Había logrado su objetivo: conseguir ese dinero, que después se convirtió en su propia arma enemiga.

Trabajó en Corponor y después en Comfaoriente, como subdirector, donde consolida el proyecto de Villa Silvania.

Siendo gobernador Antonio José Lizarazo Ocampo lo llama para que sea el secretario de planeación. En 1991 acepta el reto. Crea la idea del Área Metropolitana de Cúcuta que posteriormente la consolida el alcalde Manuel Guillermo Mora.

Estando en ese proceso revive la crisis en la frontera y es el mismo Lizarazo quien le sugiere que regrese a la Cámara de Comercio donde  sería más útil. Reemplaza a Alberto Santaella, julio 2004, en la dirección ejecutiva hasta septiembre 30 de 2010.

Reconoce que se cometieron errores, pero también éxitos. El principal error: el `divorcio` entre el sector privado y público porque cada uno va por un lado distinto. Sin embargo, con el gobernador Juan Santaella se armó un plan para crear estímulos para la región. “Si crecía el comercio, también repercutaba en el ganadero, agropecuario,  vivienda, construcción”.

Hace cinco años a raíz del esquema del nuevo planteamiento de desarrollo del país con el plan regional de exportación “nos obligó a pensar más allá de la inmediatez. A proyectarnos a diez años en ese proceso se consolidó el sector de las confecciones con la Gobernación, Alcaldía, Proexport, Cámara de Comercio, Sena y empresarios.

Se está en la tarea de recuperar el mercado nacional porque siempre se ha consentido es al vecino Venezuela.

Pedro Sayago Rojas nunca se dejó tentar por el poder. Ni siquiera político. Entrena López a quien consideraba su amigo, formado en Cámara de Comercio, se distanció y rompió relaciones. “Olvidando que la Cámara de Comercio es un vaso comunicante y un soporte para la gobernación”.

Su aspiración no pasó de servirle a Cúcuta. En lo político lo reconsideró porque en la gerencia de las Empresas Municipales vivió una negra experiencia. “Personas que los consideraba muy amigos desde la Cámara de Comercio, de un momento a otro cambiaron de camiseta y eso me desconcertó muchísimo. Las EPM era muy política.”

Su padre  le advirtió: sigue en el sector privado porque el público es muy desagradecido. Sin embargo, “le sostuve a él que quería correr el riesgo y vivir la experiencia. La viví en menos de un año”. Y decidió alejarse.

La academia

De la universidad regresó en 1974 y Jaime Pérez López, quien era el presidente de la Cámara de Comercio lo invita a dictar cátedra en la naciente Universidad Libre. Siempre había sido monitor en las clases.

También dictó clases en un tiempo en la Universidad Francisco de Paula Santander, pero los horarios le impidieron continuar. Fue durante cinco años profesor de posgrado en la Udes.

La jubilación

Siempre se preparó para ese día. Siempre quiso ganarle tiempo al tiempo y hacer las cosas más rápido posible.

¿Nostalgia? El no lograr consolidar una nueva infraestructura física para la Cámara de Comercio.

Primero le apuntó al proyecto Bavaria, que desafortunadamente se le cambió la orientación. Se le había propuesto al gobierno municipal que tomara las dos torres de la Cámara para que reuniera todas las secretarías que están regadas en la ciudad. Y la Cámara consolidara en el nuevo edificio un museo para Cúcuta.

Después surgió la otra alternativa: la de comprar el edificio Rosetal. Le llamaba la atención la ubicación y por considerarlo icono arquitectónico. Tenía soñado abrir un auditorio con capacidad para 700 personas y pasillo para exposiciones de pintura y escultura.

Sin embargo, no se siente del todo frustrado. Logró que la Cámara de Comercio fuera  entidad líder, que tuviera una fortaleza institucional, que coincida la visión y la misión de la institución con lo que piensa el sector privado. 


En estos momentos la Cámara de Comercio es líder, después de la de Bogotá, en registros virtuales.

Investigar y estudiar es una inclinación natural. Por eso se ha vuelto en el consultor obligado de propios y extraños. Al comportamiento del bolívar no le pierde el rastro.

Siendo estudiante de primer semestre hizo la remodelación de la planta a pastas alimenticias Fama y se ganó $5 mil. Hizo, también el ejercicio del montaje del matadero de Cúcuta en compañía de dos pastusas y un antioqueño.

Su obsesión es la ciudad, la región y todo lo estudiado y aprendido lo aplica en pro de esta zona.

Dejó a un lado la práctica del deporte porque tomaba los fines de semanas para investigar, estudiar y escribir. En la Cámara de Comercio no le quedaba tiempo porque tenía que escuchar a todo el que llegaba. Dice que es “la rockola del oyente, siempre complaciendo peticiones” para referirse a las quejas que llevaban los usuarios.

Escribió un libro donde hace una retrospectiva del desarrollo de la región. Será una especie de incunable.

Sigue en la cátedra, viajando y de consultor.

El  Reconocimiento

En acto especial que se llevó a cabo en la Casa Natal del General Santander, en Villa del Rosario, la Cámara de Comercio de Cúcuta entregó en la celebración del 95 aniversario las distinciones al Mérito Empresarial y a toda una vida Cámara de Comercio de Cúcuta 2010.
La junta directiva de la Cámara de Comercio de Cúcuta le otorgó la distinción ‘A toda una vida’ como reconocimiento especial a Pedro Sayago Rojas.



Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario