PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 10 de febrero de 2012

127.- HISTORIA DE SAN LUIS


Luís A. Medina S. y otras fuentes

Iglesia San Luis Gonzaga. Barrio San Luis. Década del 70.


ESTA PARROQUIA...ES UNA DE LAS MAS COMPLEJAS DE TODAS…

La parroquia fue creada en 1660, y estaba en la avenida segunda entre las calles 15 y 16, pero fue destruida por el terremoto de 1875.  

Sin embargo la creación oficial de la parroquia parece ser en 1734, y después del terremoto fue reconfirmada su creación en 1897. 

La parroquia de San Luís es la más antigua de Cúcuta, su primer libro de bautismo es del año de 1803.

El titular de la parroquia es San Luís Gonzaga y su patrona la Virgen de Chiquinquirá en donde se le venera un bello cuadro de su imagen que según su tradición es del año de 1587 y a la cual se le tiene mucha devoción.

La ciudad de Cúcuta toma su origen del hoy barrio San Luís llamado antes pueblo de San Luís que por su desarrollo toma hoy el nombre de ciudad de Cúcuta, conservando San Luis el derecho de ser municipio aparte, integrado hoy a la ciudad como barrio, ya que lo único que lo separaba son los puentes del Pamplonita; tradicionalmente ha sido un pueblo mariano ya que de fecha inmemorial se ha tenido la devoción a la Virgen de Chiquinquirá, cultivada por su antiquísimo cuadro de la virgen que se venera y que recibe permanentemente a sus devotos peregrinos nacionales y del país fronterizo de Venezuela.

                                          

Esta es una imagen que ha estado en la ciudad de Cúcuta por más de 432 años, es pintura original de Alonso de Narváez el mismo que pintó la imagen en Chiquinquirá (Boyacá) y que después de 265 años del milagro de la renovación en Boyacá se trajo una réplica para la ciudad de Cúcuta para afianzar la amistad con los indios kukutas, la cual la llamaron "kasica".

La primitiva imagen fue encargada por el conquistador Rodrigo de la Parada para los indios Kukutas. 


Pintada en 1587 por el pintor Alonso de Narvaéz, en Tunja con colores y aceite sobre un lienzo de cañamazo tejido por los Chibchas. 

Llamada Kasika de San Luís presidió desde la colonia hasta la república toda la vida religiosa de la comarca.

Milagrosamente se salvó de una violenta inundación que arrasó con la capilla de los indios y muchas moradas. También del terremoto de 1875. 

Su devoción por lo tanto es un patrimonio muy sagrado para el pueblo cucuteño y muy especialmente para San Luis.

El mayor símbolo arquitectónico de este barrio es el templo parroquial dedicado a la Virgen Nuestra Señora de Chiquinquirá, patrona de Colombia.

El sacerdote Demetrio Mendoza, hijo ilustre de estas tierras, la consagró en 1897, como San Luis Gonzaga de Cúcuta.

“El pueblo de Cúcuta (hoy San Luís de Cúcuta), fue asiento de los primeros indios Motilones que los conquistadores pudieron someter, poco antes de fundar a San Faustino. 

Se formó el pueblo de Cúcuta, cerca del río Pamplonita donde tenía sus dominios el Cacique Cúcuta, en los valles del Pamplonita, Táchira, Zulia, Catatumbo, Sardinata y Tarra. 

Esta tribu era temible por su bravura y resistencia que oponían en defensa de sus tierras y cultivos. 

Tenía una buena iglesia construida por un cura que vivía allí muchos años alternando el curato con la de maestro constructor.

Era tierra de fértiles cultivos y de abundante comercio de grandes plantaciones de cacao que producía y donde comerciantes de todas partes acudían a comprar las cosechas, embarcándolo también para Maracaibo por el río Zulia.

Es de notar, que esa grande abundancia de los cacahuales mermó su producción, porque las tierras se volvieron improductivas, ya fatigadas por el cultivo de una sola especie.

Existían Aguas Termales en todo lo alto de la colina y bajando hacia el oriente, (hoy el Seminario) en el barrio La Libertad, aguas ferroginosas que las gentes creían tenían poderes medicinales. 


A una legua, al oriente de esos manantiales al pie del cerro llamado “El Mono”, existían algunas cavidades que variaban de lugar y arrojaban borbollones de una especie de barro gredo amarillo diluido, frío, inoloro, que las gentes se aplicaban para las dolencias reumáticas con resultados saludables.

Esa región era una finca de cultivos de cacao, pastos y árboles frutales de distintas especies, y vertientes de aguas ferroginosas utilizadas como fuentes de salud.

Según estudios geológicos esas vertientes son ramificaciones de las aguas termales de Ureña, Venezuela, otros las califican como la boca de un volcán. 


De esas vertientes abundantes de aguas calientes, aún existe una naciente que ha mermado su caudal, las pequeñas cavidades que arrojaban borbolles de greda amarilla diluida, fría e inolora ya no existen.

Es de notar que los pobladores del pueblo de Cúcuta (hoy San Luís) lo componían según don Luís Febres Cordero, “más de cien indios ricos en su esfera, que eran dueños de cacahuales, que aunque no tenían vecinos blancos este curato, le bastaba con los indios por ser competente y haber cofradías ricas, que rentaban más de 700 pesos para el sostenimiento de la Iglesia del cura y maestro Zapata”.

Y habiendo desaparecido el tipo indígena; igual suerte le ocurrió a las productivas plantaciones de cacao por lo fatigada de las tierras para producir y así cesó el comercio; concluyeron las cofradías, y de la antigua riqueza del pueblo no ha quedado mas señal que la grande y sólida Iglesia con refacciones y remodelaciones frecuentes, y así dándole vigencia al dicho popular: “El Cura que no fabrica, no come”.

Fue sitio famoso en los comienzos del siglo XX por los canoeros y pescadores de panches, apenas si conserva vestigios de mejores días, cuando fue el centro comercial y productivo de la ciudad.

Templo de San Luis Gonzaga de gran belleza arquitectónica y estilo gótico, cuya torre principal semeja a una aguja que apunta hacia el cielo, obra del ingeniero Vladimir Corredor, está ubicada en el barrio San Luís.



Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

7 comentarios:

  1. Señor Bermúdez, no hay pruebas de que haya una segunda copia del lienzo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá hecho por de Narváez. Por favor revisar el dato. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Ricardo, muchas gracias por la observación. Se debe tener en cuenta.

      Eliminar
  2. Por los trazos del lienzo obedece a la escuela del mismo pintor que pintó la de Chiquinquirá y esos datos son altamente fidedignos porque pintores de ese estilo eran muy escasos en estas pobres tierras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor enviar prueba de trazos tan fidedignos. Para le fecha de la supuesta copia, su autor Alonso De Narváez, ya había muerto.

      Eliminar
    2. Por favor enviar prueba de trazos tan fidedignos. Para le fecha de la supuesta copia, su autor Alonso De Narváez, ya había muerto.

      Eliminar
  3. En que año y quien fundo el cementerio en San Luis?

    ResponderEliminar
  4. uds saben quien dono las lamparas de la iglesia

    ResponderEliminar