PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 3 de agosto de 2013

420.- EN CUCUTA SI SE JUGO BEISBOL



Manuel Waldo Carrero B.



Equipo juvenil de béisbol del colegio Provincial de Pamplona e 1949. (De pie) 2 Alfonso Muñoz, (4) Ciro Casanova, (6) Jorge Reyes y (7) Marcos Carrero. (De rodillas) (1) Víctor Uribe (2) Alberto Ardila, (3) Tulio Carrero, (4) Aliri,  (5) Maracucho. No recordamos los números 1, 3 y 5 de pie.

Aunque ahora y desde hace varios años no se juega, en Cúcuta si se jugó béisbol, y del bueno. Un deporte que se conserva y aún se juega es el softbol en la cancha Pescadero Colpet.

En el año 1910 llegó a vivir al barrio Carora un venezolano de nombre Federico Williams y  como allí había un campo donde era el antiguo Cementerio de Carora, que se empezó a llamar Plaza Deportiva de Carora (donde se jugaba futbol rudimentariamente), este señor se dio a la tarea de enseñar a jugar béisbol y conformó varios equipos, que tenían por primera vez la participación femenina con el carácter de madrinas entre las más bellas estudiantes de los colegios.

Al paso del tiempo, años 40, vino a vivir a esta ciudad, y aquí jugó y promocionó el béisbol, hasta su muerte, Tomás Arrieta, técnico de aviación, el famoso jugador barranquillero de quien, después, sus restos fueron trasladados a Barranquilla y el estadio de béisbol de su ciudad lleva su nombre. Con él un grupo de beisbolistas volvieron a practicar ese deporte en la cancha de Carora donde se había iniciado, conformaron varios equipos y jugaron un torneo.

En 1942, época en que había muchos estudiantes venezolanos en colegios de Cúcuta y Pamplona se incrementó el auge del juego del béisbol, que se había iniciado como el segundo deporte de Cúcuta desde principios del siglo.

Aquí en el Instituto Nariño, fundado en 1943, de Ramón Cárdenas Silva, en el Colegio San José de León García-Herreros y en Pamplona en el Colegio Provincial de los Hermanos Cristianos, había internado lo que facilitaba la venida de los venezolanos, especialmente del Táchira y del Zulia, siendo su capital Maracaibo, cuna de grandes jugadores.

El mejor equipo era el del Instituto Nariño, casi siempre campeón de los torneos. Ganó invicto un torneo en 1945, en los Primeros Juegos Inter-colegiados Departamentales, que se realizaron en Pamplona, y se distinguieron sus jugadores como campeón bateador Adalberto Fuenmayor, campeón cátcher Pablo Granados y campeón pitcher Rafael Barrios.

Otros equipos eran el del Colegio San José, el de los gringos de la Petrolea, el de la “Cumotors”, distribuidora de vehículos, cuyo propietario y algunos empleados eran muy aficionados, el del Colegio Provincial de Pamplona, y otros de particulares dirigidos por Gonzalo Girón, dueño de un taller mecánico, Carlos Ramírez Paris, llamado el Maracucho y más tarde ‘Trompo Loco’, quien era el mayor impulsador del béisbol con las trasmisiones por La Voz de Cúcuta y Radio Guaimaral, y se inventaba sus propios términos; como su famoso grito ¡  y,,,se,,,romaniza…!, cuando el bateador se ponchaba.

En 1947, era el principal deporte en la ciudad, el que más espectadores traía al estadio y el de más audiencia por las trasmisiones radiales de “Trompo Loco”, que las iniciaba pregonando “Cuando la voz de ¨play ball¨ retumbe en el ámbito del General Santander, una nueva era ha nacido para el deporte nortesantandereano”.

A nombre del consulado de Venezuela, para ese deporte, Manuel Waldo Carrero Becerra, nacido en Chinácota, donde aprendió a jugar béisbol con los estudiantes venezolanos del colegio San Luis Gonzaga, pero por sangre paterna, perteneciente a la colonia venezolana y por su condición económica, era el encargado de la compra de guantes, bates, bolas, uniformes, etc. Estas personas también hacían parte de los equipos como directores técnicos y jugaban los sábados y domingos, desde las nueve de la mañana.

Había otro campo de juego en los años 50, en el sitio de Corral de Piedra, de donde tomo su nombre el naciente estadio especial para béisbol, que había sido de una hacienda de la familia García Lozada, y la había comprado el Departamento, donde se construyó la Plaza de Ferias y un lote cercano fue dado en préstamo cuando la gobernación de Miguel García-Herreros para el campo de béisbol, cuyo encierro se hizo con la marcha del ladrillo traído por los aficionados.

Aquí se practicó el béisbol hasta cuando Germán Guerrero Vargas, de la Defensa Civil, con la noticia que Venezuela iba a deportar 5000 indocumentados solicitó al gobierno permiso para alojarlos allí transitoriamente; al final, no llegaron ni 100 pero acabó con el campo deportivo. Así se dejó de practicar el béisbol ahí, cuya liga estaba presidida por el Doctor Rosendo Cáceres Durán, quien hizo todo lo posible para que permaneciera este deporte en Cúcuta.

Esta misma liga construyó una nueva cancha en terrenos de la universidad Francisco de Paula Santander, donde se jugó el campeonato nacional juvenil. También se jugó en la hoy llamada, Plaza de Banderas y hasta en las calles de los barrios de Cúcuta, como el Barrio Popular, donde había un equipo dirigido por un Sr. Hernández que hacía de pitcher. La madrina era una espectacular morena de ese barrio, que fue el primero construido como tal en la ciudad, a la que se unía por la vía de la línea del ferrocarril que pasaba por la estación Rosetal, (donde una vez fue el matadero municipal), por frente del que después fue Hotel Tonchalá.

En los torneos a veces venían equipos de Rubio, San Antonio, San Cristóbal, Ureña, y Táriba, y hasta de Maracaibo, de donde eran los principales jugadores venezolanos como León y  Enrique Hoblat, Toro, Villasmil, Mendoza, Negrón, y otros del llano como Gregorio Gilly, El Negro Grieco, Nereo Hurtado, Guevara, de San Cristóbal, Manuel Antonio Contreras Carrero, etc… Varios de estos jugadores también fueron grandes basquetbolistas.

Otros que jugaban cuando venían de vacaciones del Provincial de Pamplona eran los del equipo juvenil de ese colegio de 1949: Alfonso Muñoz, Ciro Casanova, Jorge Reyes, Marcos Carrero, Víctor Uribe, Alberto Ardila, Tulio Carrero, uno llamado Alirio y el  Maracucho.

Caso singular era el mocho Moncada que se acomodaba un guante especial en la mocha y  bateaba con una sola mano.

De Colombia vinieron novenas de Coveñas, Barranquilla, Cartagena y Medellín e imposible no recordar al que hacía de “umpire” (árbitro), Eugenio Sandoval Ferrero, ‘Severidad’.

Después del juego, a los equipos visitantes les gustaba que los llevaran a tomarse unas cervezas y a comer menudencias y pichón donde la “Turra Petra”, que ayudaba a los taxistas que se ubicaban al frente del “Salón Blanco” y que también tenían su equipo que ellos llamaban de los “Blancos”, porque así vestían siempre.

Otros fueron La Tachirense, Buenos Aires, Alfa, Carora y Piratas quien ganó el torneo petroleros en Bucaramanga, derrotando a la novena de esa ciudad y a las de Barrancabermeja y Colpet de Tibú.

Luego vino el Estadio General Santander donde se hizo un convenio para jugar béisbol por las mañanas y fútbol por las tardes; había muchos aficionados para ambos deportes. Carlos Ramírez París narraba los partidos de béisbol y gracias a eso este deporte alcanzó gran popularidad y se conocieron los nombres de los dirigentes y jugadores, tanto locales como nacionales: como “Petaca” Rodríguez y “Chita” Miranda.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

4 comentarios:

  1. actualmente donde se juega beisbol en cucuta, tiene algun nombre de alguna escuela

    ResponderEliminar
  2. Esto me trae bellos recuerdo yo jugué en los equipos de guiaral.que dirija el señor cuberos porra y mi hermano jairo soto recuerdo los equipos de sevillano y el sena

    ResponderEliminar
  3. En Cúcuta hay alguna escuela de béisbol para niño de 11 años

    ResponderEliminar