PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 31 de agosto de 2013

433.- EL ALMACEN DE TITO ABBO


Gerardo Raynaud



Para el 2º quinquenio de los 50 en la edificación de Tito Abbo se instaló el almacén LEY. Obsérvese el nombre de Tito Abbo y Hno en la parte superior de la edificación.

Tal vez, la más emblemática esquina comercial de Cúcuta sea la que corresponde al cruce de la avenida quinta con calle doce. Hoy, se levanta allí, un edificio de características inusuales para una ciudad como Cúcuta, si no lo han detallado bien, es una edificación sin ventanas. Claro que las condiciones de hoy son bien distintas a las de hace cien o más años y las razones de esta particularidad, son la seguridad y el control climático de las instalaciones. Pero en años anteriores, en ese mismo lugar, se habían erigido otras edificaciones, todas de importancia comercial, desde que se reconstruyó la ciudad, después del terrible cataclismo que se abatió sobre ella. La primera información que se tiene sobre este lugar, data de finales del siglo 19 cuando la ciudad comenzó a ser atractiva como punto de inversión para los extranjeros, especialmente alemanes e italianos, quienes habían establecido sus casas matrices para América, en la ciudad de Maracaibo, ciudad que les servía como punto de embarque, ya fuera para la importación como para las exportaciones que se tenía con el viejo continente.

Tanto la introducción como la salida de mercancías, se hacía de manera ventajosa para los comerciantes colombianos, así como para los venezolanos asentados en el occidente de ese país, pues era el camino más expedito, más económico y más rápido para ese tráfico, debido al uso mixto del ferrocarril y el trasporte fluvial y lacustre. Esta situación incentivó el establecimiento de casas comerciales que servían de mayoristas para el resto del país y como era de prever, la ubicación de sus puntos de exhibición y de ventas debía ser tan estratégica como fuera posible y por ello, todas se ubicaron alrededor del parque principal y frente a las vías del tranvía –que era una extensión del tren- lo que les permitía el cargue y descargue sin tener que efectuar desplazamientos adicionales. La primera casa comercial ubicada en la dirección que hoy nos concierne fue la Casa Riboli y hasta donde he podido investigar, uno de los socios era don Tito Abbo padre, que se instalaron en 1854, en una vetusta casa de adobe, en la cual atendieron a su clientela, durante casi noventa años.

A finales del año 43 del siglo pasado, la Casa Riboli cerró sus puertas y los hijos de don Tito, decidieron continuar con la tradición familiar y construir, en el mismo sitio, una edificación que fuera más moderna y que conjugara las necesidades de sus clientes, dadas las nuevas condiciones que se imponían en esa época, debido a las dificultades que se originaban en Europa y los Estados Unidos como consecuencia de la guerra que se estaba librando.

En el diseño y la construcción del moderno edificio, de dos plantas, intervinieron, el ingeniero-arquitecto Víctor Pérez Peñaranda como director de la obra, José Faccini Andrade, el maestro constructor y el arquitecto Herbert Ramprich quienes dirigieron a un numeroso grupo de obreros  y albañiles que lograron sortear con éxito las dificultades propias de la época y presentar a la sociedad cucuteña el más bello edificio del momento.

Una vez terminada la construcción, su amueblamiento y dotación, así como el surtido de las mercancías, escasas entonces por la situación antes referida, se importaron, en su mayoría de los Estados Unidos, pero buena parte se compró en las grandes ciudades del país, especialmente en Medellín, donde estaba radicaba gran proporción de la producción nacional, esencialmente en cuanto a textiles y confecciones se trataba.

La inauguración se hizo el sábado 28 de octubre de 1944, a las cinco de la tarde, con la asistencia de las autoridades civiles, militares y eclesiásticas y un importante número de personajes de los distintos círculos sociales, políticos y comerciales de la ciudad y la región.

Durante el evento inaugural se produjo la bendición del local por parte del Padre Daniel Jordán, quien más tarde intervino con un discurso de apertura en el que, como en todos ellos, hizo gala de sus dotes como orador, en el que puso como ejemplo de civismo y amor por la ciudad, la entrega que hacían los  señores Abbo, don Tito Jr. y su hermano, de esa construcción. Sirvió su alocución para recordarle a los asistentes, que la ciudad no podía seguir ‘en la época del terremoto’, en alusión a quienes se habían enriquecido sin dejarle ninguna utilidad de progreso. Hizo un alto elogio de los profesionales constructores, Víctor Pérez y José Faccini y los puso como ejemplo a seguir, especialmente entre los comerciantes que allí se habían congregado.

El edificio estaba adornado con el pabellón de Colombia en su frente principal, en el punto donde se cruzan las dos vías y en la parte superior del elegante salón de entrada, fueron colocados los retratos de los dos próceres más representativos de la región, Santander y Bolívar, cada uno acompañado de su respectivo tricolor nacional.

Por su parte, los anfitriones agasajaron a sus invitados con champaña francesa, que aunque traída con dificultad, lograron conseguirla y algunas de las viandas locales, así como algunas importadas, específicamente de España, como jamones y embutidos, aceitunas y algunos enlatados con pescados y frutos del mar, tradicionales en ese país. Todos los productos que más tarde serían ofrecidos en el almacén que en adelante se llamaría Tito Abbo Jr. y Hermano Ltda.

En el discurso de inauguración, don Tito Abbo Jr., agradeció en primer lugar, al gobernador, por su presencia y al grupo de sacerdotes, encabezados por el padre Jordán por la bendición impartida, lo que según él, le daría al negocio la protección divina y le auguraría éxitos futuros sin límite. Posteriormente, rindió un justo y merecido homenaje a los constructores, pero especialmente, al grupo de obreros, sin los cuales, materialmente no habrían podido desarrollar la obra.  Como al comienzo del acto se había entonado el Himno Nacional, don Tito, en un gesto caballeroso insinuó que era un himno al trabajo ennoblecedor de la actividad humana y la expresión más sincera de la simpatía y el cariño que le profesaban a esta noble tierra nortesantandereana.  Y con el consabido brindis, el almacén quedó oficialmente inaugurado y a disposición del honorable público.









Abbo, Tito (Junior) Tito Abbo Fontana nació en Maracaibo en 1890 y murió en esta misma ciudad el 7 de abril de 1991. Sus padres el italiano don Tito Abbo y Adela Fontana. Hermano de Adela, Luis, Enrique y María. Empresario, comerciante e industrial. Heredero de una tradicional y arraigada actividad familiar, dirigió con sus hermanos las empresas Tito Abbo & CO. Sucesores y Tito Abbo Jr. & Hermano. Éstas tuvieron dos modernos edificios en las ciudades de Maracaibo (1939) y de Cúcuta (1944), firmas ya centenaria en tradición, fundada en 1854 por su padre, Ríboli, Abbo & Cía, y dedicada a negocios de importación de víveres, mercancías secas en general y licores en su casa matriz; a la importación de materiales de construcción y ferretería, a través de su filial la S.A. El Diamante. También tuvieron negocios de exportación de café colombiano y venezolano, y de consignación de mercancías de tránsito.
En la década de los 40 las empresas extranjeras en Venezuela sufrieron los rigores de pertenecer a una LISTA NEGRA, que era una nómina de firmas y personas que emitían los gobiernos de los Estados Unidos e Inglaterra, sospechosos de pertenecer a sus países enemigos, Alemania, Italia y Japón, en la cual se prohibía cualquier contacto financiero y comercial. El 15 de mayo de 1943 aparece en el semanario La Espuela de Maracaibo, un ataque contra don Tito Abbo donde lo acusaban de proveer mercancía a empresas que pertenecían a esa lista, y se extrañaban que no estuviera incluido a pesar de su nacionalidad italiana, además los señalaron que colocaba a su hijo Tito Abbo Jr. al frente de las actividades comerciales, aprovechando su nacionalidad, por lo que era utilizado  como mampara para ocultar dichos manejos. Sin embargo nunca fue incluido, aparentemente porque llegó a un entendimiento sospechoso con el cónsul norteamericano en Maracaibo.
Tito Abbo Junior se desempeñó como Presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo (1968). Fue el creador de las industrias Jatu (flecha en guajiro), planificadas desde 1955 e inaugurada en noviembre de 1977, como los fabricantes para Venezuela de los productos Arrow, empresa que logró obtener primero y segundo lugar en calidad, de las 27 licencias otorgadas para todo el mundo, por la Cluett Peabody International. Esa gran empresa está presidida por su heredero Víctor Abbo y Manuel Medina como Vicepresidente Ejecutivo. Estas empresas continúan bajo el nombre de Tito Abbo Jr. & Sucesores, tras la muerte de Luís A. Abbo Fontana en 1993, con la tradición familiar de un ilustre apellido ligado al comercio y a la industria en el país. (Portal Cámara de Comercio de Maracaibo y otras fuentes)



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

2 comentarios:

  1. Esto fue escrito por el Historiador Jesús Semprún de la Ciudad de Maracaibo, estado Zulia, Venezuela, veo que Ud. "recopiló" , sin embargo, sería conveniente escribir el crédito que le corresponde al escritor Jesús Semprún. Gracias y excelente Blog.

    ResponderEliminar
  2. DON TITO ABBO Y SU ESPOSA DOÑA SILVIA VIVIAN EN LA AV EL MILAGRO EN UNA HERMOSA QUINTA AL FONDO DE ESTA ESTABA LA DE LUIS ABBO LAS CUALES QUEDABAN AL LADO DEL HOTEL DEL LAGO Y HOY EN DIA YA NO EXISTEN YA QUE FUERON DEMOLIDAS Y CONSTRUYERON UN EDIFICIO... :'(

    ResponderEliminar