PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 3 de septiembre de 2014

628.- TEODOSIO CABEZAS QUIÑONEZ : EN SUS RECUERDOS



Oriana Godoy


Teodosio Cabezas Quiñones se reconoce como un romántico que atesora recuerdos, de los cuales extrae suficiente material para recrear sucesos personales que terminan entrelazados con la historia de Cúcuta. 

Su charla es amena, su tono es pausado y su mirada se fija en el horizonte, tal vez, buscando revivir en la mente instantes de la infancia y la primera juventud en Silos (Norte de Santander), de donde es oriundo.

De aquella época recuerda con especial aprecio el tesón de su padre, ganadero destacado de la región que junto a su madre, mujer hacendosa, sacó adelante un hogar de 12 hijos. 

Fue precisamente en la finca familiar  y por  los paseos montando caballo que formó un espíritu libre, ese que aún lo caracteriza y que le impide vivir en lugares pequeños donde no corran la luz y el aire.

A los 14 años dejó Silos para estudiar bachillerato en el colegio San Pedro Claver (Bucaramanga). Luego, viajó a Tunja donde se graduó. 

Llegó a Bogotá impulsado por un fuerte interés en la vida militar. En ese entonces,  alternó  dos años de Derecho en la Universidad Nacional con uno en la Escuela Superior de Cadetes, la cual abandonó y regresó a la Universidad con el objetivo de ganar el título en leyes para finalmente dedicarse al ejército por ocho años.

A pesar de permanecer fuera de su natal Silos por muchos años,  siempre sintió la natural añoranza del provinciano que extraña las costumbres, la gente y el excelente trato recibido por el buen nombre de su familia. 

El trabajo como teniente lo llevó a conocer diversos rincones del territorio nacional, estableciéndose por largos periodos en Cundinamarca y Tolima, por esta causa solo visitaba en las vacaciones a su querido municipio.

De la vida militar surgieron dos intereses que agitaron por mucho tiempo su existencia; uno, las mujeres, y el otro, la política. 

El primero, motivado por la galantería que inspira un hombre con uniforme; además por el trabajo como cadete de una Señorita Colombia y de una Señorita Tolima. Sonríe y señala que por asignaciones como esas  fue un consentido de los generales.

En cuanto a la política, el nombramiento como Secretario de Gobierno aun siendo teniente, en el periodo del gobernador Gonzalo Rivera Laguado, a finales de la década de los 50, consolidó su interés por esta etapa de la vida pública. 

En otra oportunidad ocupó de nuevo ese cargo, cuando había terminado la actividad militar. Luego, fue juez,  aspiró a la Alcaldía de Cúcuta sin éxito y  optó por ser Representante a la Cámara por el Partido Conservador, elección que perdió por 112 votos.

La etapa de hombre político le dejó grandes enseñanzas, una básica y realista es que en esta tierra la envidia crece como una planta silvestre, limitando las ideas o iniciativas que busquen consolidar el progreso general. 

Aun consciente de lo anterior su vocación siempre ha sido el servicio y compaginó algunas actividades para fundar un pequeño periódico en Pamplona, lugar al que se mudó parte de la familia durante los 60.

La incursión total en el periodismo surgió cuando encontró el amor en Ligia Echeverría, viuda del periodista Luis Parra Bolívar y propietaria del Diario de la Frontera. 

En esa relación hubo estabilidad, nació su única hija y fortaleció la vocación como periodista. Durante 22 años dirigió  ese medio de comunicación.

Con genuina tristeza recuerda el final del periódico, lo cual considera un error del que no le gusta hablar mucho. De esos momentos aprendió a valorar lo difícil que es hacer periodismo y cómo solo puede mantenerse en el oficio aquel que cuente con vocación real.

A lo largo de la conversación surge varias veces la palabra ‘vocación’, para revelar lo importante que es  comprometerse sin reservas a cumplir con las metas trazadas en la vida.

Otro asunto que lo entristece es el estado actual de Cúcuta. Lo sucia y abandonada que está la ciudad. Se toma un momento para proponerle al próximo Alcalde que les dé importancia a las propuestas que surjan de la  Sociedad de Mejoras Publicas, olvidada en la actualidad.

La Academia de Historia de Norte de Santander le despierta un grato amor por los temas del pasado. Prepara la monografía sobre Silos, y asegura con tono grave en la voz que le preocupan los jóvenes que no conocen siquiera dónde nació el general Francisco de Paula Santander. 

“Ese desconocimiento es lo que condena al departamento a vivir atascado en el atraso”.

Este romántico divide el tiempo entre leer, escribir, caminar por las calles  y disfrutar con todo aquel que aprecia su inestimable banco de recuerdos.


La asamblea departamental otorgó al doctor Teodosio Cabeza Quiñonez, la Orden Gran Colombia, en grado Gran Cruz, como justo reconocimiento a los servicios prestados al departamento en el ejercicio de importantes cargos públicos y del sector privado. Posando para La Opinión aparecen el gobernador del departamento ingeniero William Villamizar Laguado, el condecorado y su hija Ligia Margarita Cabeza Echevarría.


Gustavo Gómez Ardila: Teodosio Cabeza Quiñones ha tenido más puestos que un bus de línea, de esos  que hacen la ruta Pamplona-Silos e intermedias. 

Según la solapa de su libro, el hombre fue  Teniente del ejército, Jefe de guarnición, Secretario privado de la gobernación de Boyacá, Secretario de Gobierno, de Agricultura y de Hacienda de Norte de Santander en donde llegó a ser hasta Gobernador encargado, Diputado a la Asamblea del departamento, organismo del que fue presidente. 

Abogado de la Universidad Gran Colombia, se desempeñó también como Asesor jurídico de la Procuraduría general de las Fuerzas Militares, Ayudante de jefatura del Estado Mayor conjunto, Juez penal militar, Fiscal general de la Sexta Brigada, Comandante de la P.M. en Chaparral, Director de Justicia en Norte de Santander, Fiscal tercero superior en Cúcuta, Gerente de la Caja de Previsión Social del departamento, Presidente del Concejo de Pamplona, Concejal de Silos, Cónsul de la Escuela militar de cadetes en Cúcuta, fundador y presidente de la Asociación de militares retirados (Acore) en Norte de Santander. Además de Miembro de otras instituciones, clubes y academias.

Como si fuera poco, tiene en su hoja de servicios el haber sido edecán de reinas de belleza, tal vez por su pinta, por su gracia, por su buen genio o por su don de gentes, pero lo cierto es que pocos militares de nuestra tierra han logrado ponerle el brazo a alguna reina, para que se sujeten de él. 


Le fue tan bien en la experiencia real, que unió su vida a la de una matrona, que fue toda una reina en belleza, elegancia y señorío, la pamplonesa Ligia Echeverría.

Lo único que le faltaba a Teodosio era ser escritor, aunque ya había sido columnista, periodista y director de periódico. Como miembro de la Academia de Historia de Norte de Santander, se le midió a la no fácil tarea de monografiar a su Santo Domingo de Silos. Y a fe, que lo logró con méritos sobrados.




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario